Equipos de emprendedores pondrán a prueba sus proyectos

Unos 15 proyectos tendrán la oportunidad de avanzar a una etapa de preincubación que organiza la Agencia Universitaria para la Gestión del Emprendimiento (AUGE).

La Agencia Universitaria para la Gestión del Emprendimiento (AUGE) de la Universidad de Costa Rica (UCR) iniciará a finales de marzo su primera fase amarilla de este 2016.

En ella recibirá proyectos de emprendimiento avanzados, que recibirán orientación para desarrollar un producto o servicio, con el fin de determinar la viabilidad de las propuestas.

Los proyectos que sean admitidos para iniciar la fase amarilla serán parte de los 41 que fueron contemplados en la primera etapa de desarrollo de las ideas de emprendimiento realizada por AUGE, conocida como fase azul, etapa en la que los emprendedores idearon soluciones potenciales a problemas mediante sus proyectos.

Las ideas que se presentaron en la etapa azul y que, según determine una evaluación, podrán avanzar en su proceso de emprendimiento trataron diversas temáticas, tales como diseño, educación, cultura y desarrollo de tecnologías de información y comunicación (TIC), entre otras.

De esa primera etapa, un promedio de 15 proyectos tendrá la oportunidad de avanzar a la fase amarilla: la segunda etapa del proceso de preincubación, en la que los emprendedores desarrollarán un Producto Mínimo Viable (PMV), que les permitirá poner a prueba las hipótesis sobre la pertinencia de sus ofertas.

En otras palabras, a los generadores de las ideas de negocio se les orientará para que generen una propuesta de producto o servicio a costos mínimos, de manera que puedan medir el valor real de los mismos, como una oferta ante clientes reales.

Así, los responsables de los proyectos identificarán un modelo de gestión, diseñarán características esenciales que tendrán sus productos o servicios y definirán un plan de acción que contemple los principales retos que involucraría el eventual desarrollo de sus trabajos.

Algunos trabajos

Entre los proyectos que concluyeron la fase azul y que ahora esperan por la aprobación para continuar en la fase amarilla, se encuentran ideas como las de los hermanos Jorge y Josué Ortega, jóvenes que desarrollan el proyecto Jervice, un asistente virtual que indica tareas y organiza o acomoda agendas por medio de plataformas en Internet y comandos de voz.

También existen trabajos como el de Adriana Naranjo, antropóloga, comunicadora social e ilustradora egresada de la UCR, que con su proyecto Arborem (que comparte con dos socias), busca combinar sus conocimientos para la elaboración de materiales educativos, con el apoyo de TIC para niños y niña,s en materias como derechos humanos y diversidad cultural.

Los proyectos nacen de necesidades e ideas de emprendimiento de los diversos participantes, que llegan a AUGE con la intención de ser orientados en su proceso de desarrollo. Una vez concluida la etapa azul, los trabajos que buscan continuar son analizados y, según ciertas valoraciones de sus potenciales, son invitados a continuar de la mano de AUGE en la fase amarilla.

Las primeras dos fases de AUGE son, precisamente, la azul y la amarilla, que corresponden al proceso de preincubación de la idea. Una vez terminadas, siguen la fase verde, que corresponde a la etapa de incubación de la idea (en la que se crea el producto en su versión más exhaustiva y se impulsa de lleno al emprendimiento) y la roja, que se trata del proceso de post-incubación (en el que AUGE apoya al proyecto con estrategias de crecimiento).

La importancia de la fase amarilla

Según el gestor de Pre-Incubación de AUGE, Luis Hernández, el máximo valor de la fase amarilla (que está por iniciar) es su capacidad de permitir a los emprendedores obtener aprendizajes directos a partir de un producto modelo; ello, con clientes reales, sin generar mayores costos y, sobre todo, a una velocidad importante.

En la última fase amarilla, de los 15 proyectos que participaron fueron siete los que recibieron la aprobación para iniciar la fase verde (en la que los emprendedores desarrollan a máxima escala sus ideas) y los restantes ocho iniciaron un periodo para trabajar mejorando sus proyectos, hasta obtener la invitación para avanzar o, en caso de considerarse necesario, darlos por finalizados.

El trabajo de la Agencia

AUGE trabajó con 69 proyectos en el 2015, de los que 37 pasaron por la etapa azul, 15 por la amarilla, 14 por la verde y 3 por la roja.

Para el director de la Agencia, Luis Alonso Jiménez, un proyecto que desee ser parte de este proceso de acompañamiento profesional sólo debe tener dos características: pasión por emprender y disposición para enfocarse en un proyecto para trabajarlo en equipo.

Para Jiménez, la labor de AUGE es especialmente importante para que interesados en emprender cuenten con el apoyo de una organización que entiende el contexto nacional e internacional para realizar sus trabajos.

“El país necesita hacer frente a los retos de un desarrollo inclusivo y sustentable por medio de nuevas organizaciones, que resuelvan problemas y aprovechen oportunidades contribuyendo a una democratización de la economía y una mejor distribución del bienestar social- económico”, explicó Jiménez.

Desde que empezó a funcionar en noviembre del 2012, AUGE ha capacitado a 200 emprendedores y ha atendido 120 proyectos distintos, en sectores tecnológicos, de industria creativa, educativos, alimenticios, biotecnológicos, de construcción, ambientales, entre otros.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments

Otros Artículos

La clase política dominante, a través de sus múltiples mecanismos de intervención en la vida cotidiana de los diversos sujetos,

Si todas las culturas han tenido una interpretación dualista de la realidad y afirmado que consta de dos ámbitos

La guerra no constituye un fenómeno aislado, pues esta se caracteriza con fundamentos teóricos e ideológicos inscritos en la perspectiva de los grupos de poder