Recuperan música olvidada de compositores palmareños

Cada rincón de Costa Rica tiene una historia musical que muchos desconocen: sus compositores, obras, agrupaciones y canciones que hemos cantado sin saber de

Cada rincón de Costa Rica tiene una historia musical que muchos desconocen: sus compositores, obras, agrupaciones y canciones que hemos cantado sin saber de dónde vienen. Quienes proceden del cantón de Palmares y estudiaron en la Escuela Manuel Bernardo Gómez recordarán el himno que en cada acto oficial se canta. ¿Y quién lo compuso?

En Nuestros compositores, cantón de Palmares, provincia de Alajuela, una investigación del profesor Antonio Varela Sancho, de la Etapa Básica de Música de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica (UCR), encontrarán la respuesta. Esta investigación trata de rescatar esos personajes que ya no están y que contribuyeron al patrimonio cultural por medio de su música.

El Lic. Varela realizó un estudio de campo, en el que se planteó como objetivos reconstruir la semblanza de al menos dos compositores del cantón, rescatar obras musicales no editadas para procesarlas en partituras musicales y difundir el material encontrado.

Los compositores escogidos para la investigación fueron los palmareños Tertuliano Mora Pacheco (1898-1967) y Juan Félix Vargas Rodríguez (1915-2007).

“De don Tertuliano me doy cuenta que fue el compositor del himno de la escuela de Palmares, que canté tantas veces, que se le hicieron varios homenajes en la escuela, en el parque y ahora no se le recuerda. Son nuestros compositores olvidados”, aseguró el investigador.

Por medio de investigación documental en diferentes archivos, como el de la Escuela de Artes Musicales de la UCR, y de entrevistas a familiares, Varela reconstruyó la biografía de estos dos músicos, recuperó su obra y también la obra de otros compositores que se encontró en su recorrido.

PRODUCCIÓN ARTÍSTICA

Tanto Tertuliano Mora como Juan Félix Vargas fueron compositores con una gran producción artística, quienes tuvieron la oportunidad de formarse desde muy pequeños en el campo de la música.

Don Tertuliano inició sus estudios musicales a la edad de 7 años con su padre y a los 9 empezó a participar en la Banda Municipal de Palmares. En 1920 recibió el título de Maestro de Música.

Según Varela, la investigación evidenció las diferentes actividades musicales que Mora llevó a cabo en el cantón de Palmares: “Creó un orfeón (grupo coral que no utiliza instrumentos musicales), fue maestro de capilla, maestro de la escuela central y dirigió la filarmonía o banda musical”.

“Con el orfeón trabajó con material humano propiamente palmareño: 18 señoritas y 22 caballeros, a quienes los preparó en el canto”, dijo Varela. Tal fue su éxito –agregó – que se presentaron en el Teatro Nacional en 1935.

Se trasladó a San José en donde fue maestro en muchas instituciones, como la Escuela Juan Rafael Mora, la Escuela Mauro Fernández, el Colegio Seminario, el Colegio de los Ángeles y el Colegio Don Bosco, en donde dirigió la banda por 12 años.

Por su parte, Juan Félix Vargas se trasladó a vivir a San José desde muy corta edad, en donde realizó sus estudios primarios y secundarios. En 1933 inició como maestro de música en la Escuela Presbo. Manuel Bernardo Gómez y trabajó también en la Escuela República de Panamá, el Liceo de Nuestra Señora de Desamparados y el Colegio Vocacional Monseñor Sanabria.

En 1955 viajó a Estados Unidos y trabajó como maestro de capilla en el Hospital Presbiteriano de Monte Alto e interpretaba música en el consulado costarricense en Los Ángeles, California. Sus últimos años los vivió en el Hogar de Ancianos de Palmares, donde ejecutaba música en el órgano y oficiaba las misas.

RECOPILACIÓN DE OBRAS

El estudio permitió la recuperación de gran cantidad de música de varios compositores palmareños y conservarla por medio de archivos digitales.

Tertuliano Mora compuso más de 700 obras y de Juan Félix se recuperó toda su obra musical, un total de 528 folios.

Acerca de la obra de don Tertuliano, Varela afirmó que es difícil cuantificarla. “Lo que pasa es que no hay obras completas, apareció música para órgano, formó muchos cuartetos y quintetos con instrumentos como violín, violoncello, flauta, clarinete y contrabajo”, comentó.

En su producción musical destacan piezas eclesiásticas, marchas como la Gran marcha a Palmares, pasodobles y villancicos.

Según el investigador, este autor se destacó por una composición formal, en su mayoría instrumental, aunque algunas veces escribió letra para sus composiciones, como es el caso de los villancicos.

Desde el punto de vista artístico, don Tertuliano “es el compositor más importante de los que he estudiado en la región, su trabajo no tiene comparación con ningún otro compositor de Palmares”, aseguró.

Composiciones como el pasodoble Mujer y hogar, Misa de réquiem a la memoria de su hija Dinorah, su Virgiliana con letra del poeta ramonense Lisímaco Chavarría, el Himno a Don Bosco y la obra infantil El lecherito son parte del legado de Tertuliano Mora.

En la obra de Juan Félix Vargas se encuentran más composiciones con letra y que transmiten imágenes típicas y regionales, como Luna Palmareña u otras que rescatan personajes del cantón, como la canción de Chepa y Doña Conchita. Este autor compuso canciones populares, religiosas, villancicos, marchas, himnos y música patriótica.

Entre las piezas recuperadas se encuentran: Costa Rica patria mía, Romances a las 7 provincias, valses como Fue allá en Puntarenas, el Himno a Desamparados y el Himno al Sagrado Corazón de Jesús.

Varela señaló que fueron identificadas tantas obras, que “hay una sensación de urgencia cuando uno está investigando algo y se entera de que es un material valioso. Se siente la necesidad de recoger toda la música posible y al menos digitalizarla”.

También se rescataron composiciones de otros tres músicos: Efraín Morera Cordero, Neftalí Castillo y Luis Ángel Estrada.

A la fecha, se tienen los arreglos de tres villancicos de Tertuliano Mora, que serán interpretados en el Concierto de Navidad de la Sede de Occidente por el Coro de Niños y la Orquesta de Guitarras de la Etapa Básica de Música.

También el villancico Oh mi niño Jesús de Efraín Morera, que ya estrenó la Orquesta de Guitarras; la obra Te aclamamos de Tertuliano Mora, que está en manos del Coro Universitario de la Sede de Occidente y cuatro obras de Neftalí Castillo y de Tertuliano Mora que se están preparando para ser ejecutadas por la Banda de Occidente.

El profesor Varela opinó que la investigación es un porte importante para el patrimonio cultural de la región de Occidente, ya que se rescata y revalora el trabajo realizado por muchos artistas.

“Tenemos historia, debemos sentirnos orgullosos de donde venimos, de nuestros antepasados y no olvidarlos, porque no podemos construir pensando en que somos los iniciadores, nosotros somos continuadores de este legado”, aseguró.

Otros Artículos

Aduciendo la "sinrazón" de la "conducta antisocial" que generó dizque el "caos callejero" con ocasión de la marcha y los "bloqueos" universitarios del 29

En el año 1995, Nicholas Negroponte publicó el libro Ser Digital (Being Digital). Lo leí ese mismo año, y debo confesar que me fue

Con gran entusiasmo, una nueva agrupación teatral, “Arteria Teatro”, aparece en el  ámbito costarricense y para su primera presentación llevará a escena “La Colina”,

El estudio de la infancia desde su propia perspectiva, experiencia y realidad, es un enfoque pertinente en Psicología del Desarrollo. El tema general de

 El gobierno de Costa Rica recibió la notificación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la demanda relacionada con la prohibición

Preguntarles a cien personas qué son los derechos humanos sería una tarea  encuestadora bastante compleja, usted y yo somos diferentes y por ende tendríamos

Desde hace varios años, se viene impulsando un Plan Fiscal por parte de los gobiernos de turno, pues alegan tener serios problemas de orden

El proyecto de reformas fiscal que la Presidenta Laura Chinchilla y el Partido Acción Acción Ciudadana (PAC) acordaron impulsar en la Asamblea Legislativa empezó