Edificio más alto del país es vigilado por ingenieros sísmicos

El Laboratorio de Ingeniería Sísmica (LIS) de la Universidad de Costa Rica colocó recientemente cinco acelerógrafos en las Torres del Paseo Colón, el edificio

El Laboratorio de Ingeniería Sísmica (LIS) de la Universidad de Costa Rica colocó recientemente cinco acelerógrafos en las Torres del Paseo Colón, el edificio más alto del país, con el propósito de registrar desde el inicio de su vida útil los movimientos laterales y su comportamiento ante un sismo fuerte.

Torres del Paseo Colón es una estructura habitacional nueva ubicada en el centro de la ciudad capital, tiene 29 pisos y una azotea y mide 98 metros de altura. Los acelerógrafos están colocados en los pisos 0, 7, 15, 21 y 29 y otro de referencia en el colegio María Auxiliadora, ubicado a una cuadra de la torre.

Los acelerógrafos son aparatos digitales que permiten conocer la respuesta del inmueble en forma remota y computarizada a los movimientos norte-sur, este-oeste y vertical (arriba y abajo), cuando ocurre un temblor o una vibración importante. Esa información se analiza y se publica en tiempo real en el nuevo sitio web del LIS, en donde el laboratorio planea mostrar los registros de eventos fuertes provenientes de acelerógrafos ubicados en estructuras altas, como es el caso de dicha torre.

El proyecto para colocar instrumentos de medición sísmica en la torre de condominios es un plan piloto del LIS y se realiza mediante un convenio entre la UCR e Inversiones El Parque, empresa administradora del inmueble, el cual fue construido por la firma Ingenieros Estructurales Consultores Asociados (IECA).

Según explicó el Dr. Aarón Moya Fernández, sismólogo del LIS, con la tecnología actual los acelerógrafos están siempre conectados a Internet y cuentan con un GPS que asigna la misma referencia del tiempo a cada aparato. Un sismo de magnitud 4 se registra en todos los equipos sin mayor problema. Además, el dato es recopilado por el LIS en tiempo real y en un lapso de cinco minutos se puede consultar por medio de Internet los gráficos (acelerogramas) y los datos acerca de la aceleración máxima del edificio ante el sismo.

CARACTERÍSTICAS DEL EDIFICIO

Además de ser el inmueble más alto del país, Torres del Paseo Colón es un edificio en su mayoría de uso habitacional, pero también cuenta con oficinas y locales comerciales en la primera planta, lo que ocasiona que esté ocupado durante el día y la noche y que el flujo de personas sea muy alto.

El Dr. Víctor Schmidt Díaz, ingeniero del LIS, considera que la torre es un edificio típico en relación con los que se están construyendo en el centro de la capital. Esta es una de las razones por las que el LIS lo eligió para colocar los instrumentos de monitoreo, tal y como lo establece el Código Sísmico para este tipo de construcciones.

Asimismo, es un edificio que se ubica en el Área Metropolitana, la zona con mayor densidad de población del país y una estructura de concreto reforzado que corresponde a los materiales de uso más común en Costa Rica.

Hasta el momento, los resultados del monitoreo del edificio en los últimos sismos muestran que las amplitudes de los pisos superiores son mayores, y conforme van bajando son menores, en cuanto a aceleración, velocidad y desplazamiento.

MONITOREAR EN TIEMPO REAL

La importancia de colocar acelerógrafos en las edificaciones ahora que San José crece hacia arriba es precisamente para que los ingenieros a cargo de los proyectos puedan monitorear el comportamiento de sus obras en tiempo real y así ser capaces de interpretar los datos y hacer los reforzamientos después de un temblor, en caso necesario.

Schmidt explicó que una estructura enfrenta un nuevo temblor según como haya sido afectada por el último sismo fuerte y añadió que la única manera de conocer ese deterioro es mediante el monitoreo.

El sistema acelerográfico del edificio no significa que la estructura sea ni más ni menos vulnerable, sino que “los acelerógrafos nos pueden indicar, mediante los estudios apropiados, la forma en que la estructura evoluciona con el tiempo ante las sacudidas sísmicas”, aclaró Moya.

Schmidt agregó que cada estructura se comporta diferente: “no se pueden extrapolar los resultados de una estructura a otra, porque la fundación, los muros y el sistema estructural provocan que los comportamientos de estructuras en apariencia similares, sean diferentes”.

Para el especialista, “cada estructura importante debería estar instrumentada, porque cada una proporciona resultados diferentes”.

Actualmente, un estudiante del Posgrado en Ingeniería de la UCR está realizando su tesis basándose en los datos del monitoreo de esta construcción, con el fin de comparar el modelo inicial del edificio con los resultados del monitoreo. En su investigación analizará el comportamiento de los pilotes sobre los que está fundada la estructura.

En su investigación, el LIS se propone, además de estudiar el comportamiento de la estructura, motivar a los dueños de otros inmuebles similares a invertir en la instrumentación.

Los especialistas del LIS explicaron que si una empresa constructora estuviera interesada en colocar acelerógrafos en una edificación nueva, lo ideal es que planifiquen desde la etapa del diseño para bajar costos. Sin embargo, si el edificio ya está construido, también se pueden colocar equipos. El costo unitario de un acelerógrafo ronda los $10 000.

El LIS puede dar el servicio de asesoría para la compra y la instalación de los equipos y participar en el monitoreo.

Para lograr un mejor resultado, los investigadores del LIS recomiendan colocar por los menos tres equipos: uno en el primer piso, otro en el último piso y un tercero fuera del edificio, en una zona cercana, el cual servirá como referencia.

En el país hay colocados 77 acelerógrafos en sitios de la Cruz Roja, del Cuerpo de Bomberos de Costa Rica, hospitales, escuelas y colegios. Su localización se puede conocer en la página electrónica del LIS.

Los propietarios de edificios altos interesados en colocar acelerógrafos, pueden tomar en cuenta que en San José hay varios equipos que les pueden servir de referencia: en la Facultad de Ingeniería de la UCR, en San Pedro de Montes de Oca, en el Teatro Nacional y en los Museos de la Plaza de la Cultura. También hay otros equipos en La Sabana, en el Hospital Calderón Guardia, en el Colegio María Auxiliadora y en la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias, en Pavas.

Otros Artículos

Luego de más de tres horas de haber obligado a estudiantes y profesores a salir de las aulas y de cerrar con

Óscar Castillo: “El impuesto del espectáculo público para el Teatro Nacional hay una porción muy grande que se lo están robando, que no lo

La Cámara de Apelaciones en lo Civil y lo Comercial Federal, un tribunal de segunda instancia de Buenos Aires, resolvió hace unos meses un

Las subculturas que emergen de la música Rock responden a una dinámica cultural de protesta y contestación.“Los generales se reúnen en sus masas como

La escritora británica Doris Lessing, nacida en Irán el 22 de octubre de 1919, criada en Simbabue, y premio Nobel de Literatura 2007, falleció

El Gobierno acordó pagarle a la empresa brasileña OAS $34,9 millones (¢17.500 millones) para dar por finalizado el contrato de concesión que permitiría la

Marjorie Azofeifa, auxiliar de enfermería del Programa de Atención Integral de Salud (PAIS), inició una huelga de hambre la tarde del pasado martes, a

Su atuendo en el escenario la distinguió en los últimos años de su carrera. (Foto: tomada de su sitio oficial en Internet)Parte de las