Suplementos

Ciudadanía digital

El Centro María Sibylla Merian de Estudios Latinoamericanos Avanzados en Humanidades y Ciencias Sociales (Calas), con sede en la Universidad de Guadalajara, México

Ciudadanos reemplazados por algoritmos

Néstor García Canclini

Ensayo

Calas

EUCR

2020

El Centro María Sibylla Merian de Estudios Latinoamericanos Avanzados en Humanidades y Ciencias Sociales (Calas), con sede en la Universidad de Guadalajara, México, a la cual está asociada la Universidad de Costa Rica, “busca consolidarse como núcleo científico que promueve el desarrollo y la difusión de conocimientos sobre América Latina y sus interacciones globales.” Con apoyo del Ministerio Federal de Educación e Investigación de Alemania, esta organización impulsa la publicación de textos que favorezcan el análisis y la discusión de perspectiva multidisciplinaria de algunos de los conflictos más acuciantes de América Latina.

Néstor García Canclini, destacado antropólogo argentino radicado en México, con su usual atinado criterio, analiza aquí algunos de los impactos y reacciones ante el desarrollo tecnológico reciente y su efecto en la vida social de las personas.

“El saber gigantesco de los algoritmos, su capacidad de empalmar miles de millones de comportamientos individuales, aparece como el nuevo poder estructurador. Pero la lógica totalitaria de su apropiación de datos personales y la ineptitud de los sistemas algorítmicos para crear gubernamentalidad social dejan fuera, sin intervenciones eficaces, a los ciudadanos-consumidores-usuarios.”

Pese a tratarse de un libro relativamente breve, 175 páginas, condensa una amplia y profusa reflexión desde aspectos sociales, políticos, económicos, comunicacionales y culturales de la sociedad contemporánea.

Los movimientos sociales, dice el libro en la contraportada, ganan batallas sectoriales por los derechos humanos, para verificar la información y defender la privacidad, pero logramos poco frente a los autoritarismos políticos y del mercado. El capitalismo electrónico debilita las formas democráticas de representación: las instituciones están siendo desplazadas por aplicaciones, concluye.

García Canclini reflexiona sobre esa doble condición de acceso y pérdida que el uso de aplicaciones instauró en los ciudadanos contemporáneos.

Por ejemplo, el término “amistad”, institución esencial en la dinámica social, se extrapoló a un tipo de vínculo establecido en una aplicación. Mientras el sujeto suma muchos de estos nuevos “amigos”, pierde calidad afectiva en el vínculo. Por otro lado, mientras utiliza aplicaciones para agregar velocidad a sus gestiones sociales y “ganar” tiempo, entrega un reporte detallado de sus comportamientos, el cual será procesado, sin su conocimiento ni consentimiento específicos, por algoritmos de las mismas empresas que le ofrecen el servicio.

 

 

Ir al contenido