Universitarias

UCR invocó el año pasado “cláusula de escape” de regla fiscal para invertir en becas

El diputado del Frente Amplio, José María Villalta, sugirió a la Rectoría de la UCR que aplique el mecanismo.

Las universidades estatales tienen la posibilidad de activar una cláusula de emergencia para poder sobrepasar las limitaciones sobre el gasto corriente que impone la regla fiscal y así lo hizo la Universidad de Costa Rica el año anterior.

El exrector de transición de la UCR, Carlos Araya, mencionó a UNIVERSIDAD que durante su administración se invocó esta cláusula, debido a la emergencia provocada por la pandemia de la Covid-19.

“El año pasado gestionamos ante la Comisión Nacional de Emergencias lo que la ley de fortalecimiento de finanzas públicas señala como «cláusula de escape» a la regla fiscal, que es cuando estamos ante una situación de emergencia nacional, como la que vivimos por la pandemia”, señaló.

El exrector indicó que el pago por conectividad es uno de los casos en los que se puede activar la cláusula:

“En esos casos los recursos que las instituciones destinen a atender la emergencia son recursos que no afectan la regla fiscal. El pago de conectividad es evidente que es producto de la emergencia sanitaria que vivimos porque. si no hubiese Covid, los estudiantes estarían en las aulas y no necesitarían el pago del servicio de internet”.

Araya añadió que esa gestión quedó documentada en Rectoría, por lo cual la administración actual podría hacer el mismo procedimiento.

Villalta sugiere aplicar el mecanismo

El diputado del Frente Amplio, José María Villalta envió una comunicación  a la Universidad de Costa (UCR), en la que sugiere aplicar la cláusula ante la medida de suspender el aumento temporal del 30% en la beca de alimentación y 15% en la de gastos de carrera, así como el apoyo por conectividad para estudiantes con beca 4 y 5.

Esta cláusula de escape, establecida en el artículo 16 de la regla fiscal, dispone que la aplicación de este mecanismo se puede suspender “ante la declaración de un estado de emergencia cuya atención requiera de un gasto corriente superior al 0,3% del producto interno bruto (PIB), según Villalta. 

Por su parte, el rector actual manifestó que ya están realizando todos los esfuerzos para solucionar la situación.

“Dejamos cualquier cosa de lado para atender el apoyo socioeconómico y no permitir que ningún estudiante deje las aulas por un tema económico”, aseveró.

Según la circular R-22-2021, el rector, Gustavo Gutiérrez, explicó que la decisión de limitar los apoyos en becas proviene de las restricciones que impone la regla fiscal al gasto corriente y del aumento en la demanda de becas.

También, la disposición obedece a que desde el gobierno “las becas lo ven como un gasto y no como una inversión”, según Gutiérrez.

Por el momento, según Gutiérrez, el tema del bono de conectividad se podría resolver tomando un préstamo de la partida de transporte, que no se ha utilizado, y reintegrarlo después con un presupuesto extraordinario.

Sobre los otros beneficios suspendidos, la vicerrectora de Vida Estudiantil (VIVE), María José Cascante, expresó que se encuentra a la espera de una respuesta de parte del Movimiento Estudiantil, donde indiquen la ruta que consideran mejor según la actualidad universitaria.

 

Ir al contenido