“Toda la información en manos del Estado es en principio pública”

Luego de 25 años de ejercer como periodista, Mauricio Herrera Ulloa se convertirá en el primer Ministro de Comunicación del gobierno de Luis Guillermo

Luego de 25 años de ejercer como periodista, Mauricio Herrera Ulloa se convertirá en el primer Ministro de Comunicación del gobierno de Luis Guillermo Solís, que hasta el momento sólo había tenido al comunicador Boris Ramírez como director de comunicación.

Entre problemas de comunicación y declaraciones de Solís quien calificó de “acoso mediático” la cobertura que le ha dado la prensa nacional, Herrera pretende coordinar la comunicación entre altos jerarcas y el gabinete, así como fortalecer el trabajo en temas de transparencia y acceso a la información. 

El gobierno ha venido teniendo una serie de tropiezos en materia de comunicación, ¿cómo se plantea abordar esta comunicación desde el gobierno?

Un ministro de gobierno debe funcionar con una absoluta vocación democrática y republicana, la comunicación gubernamental debe ser vista como una obligación con la ciudadanía: avisar las actividades, rendir cuentas de cómo se administran fondos públicos; debe ser un ente promotor de los derechos humanos y nunca tener la intención de controlar el contenido de los medios, manipular o maquillar información pública como simple propaganda.

El primer requisito para que el ministerio de comunicación funcione con efectividad es que el gobierno tenga un buen desempeño y que cada funcionario se comprometa a trabajar de manera eficiente, transparente y eficaz.

La transparencia es un valor absolutamente clave que debe ser acompañada por una voluntad de facilitar el acceso a la información pública desde todos los niveles del estado. Desde un Ministerio de Comunicación las crisis deberán ser gestionadas con transparencia y verdad. 

Usted está prometiendo transparencia, el presidente prometió transparencia y habló de la casa de cristal. Hasta el momento esa casa no ha sido de cristal sino que ha sido más bien opaca. ¿Cómo va a operar ese cambio?

Es que todo eso va a cambiar, tiene que cambiar. Esos son errores que se han cometido, si en algún momento se ha transmitido la percepción de opacidad eso va a cambiar por completo. Lo que se quiere es que todos lo ministros sean los principales voceros y que estén siempre abiertos a la comunicación con la prensa y la ciudadanía, se deben respetar los estándares internacionales en términos de acceso a información pública. Toda la información en manos del Estado es en principio pública excepto algunos casos muy calificados.

¿Como va a hacer operativo ese cambio? Porque hemos visto resistencias, incluso de parte de jerarcas, a dar información a toda luces pública.

Evidentemente hay detalles que en los próximos días se van a afinar de cómo vamos a hacer esto, pero desde el más alto nivel, comenzando por el presidente de la República, la instrucción es que el gobierno tiene que ser absolutamente transparente. Es posible organizar talleres acerca de estándares internacionales, específicamente interamericanos, en temas de acceso a información pública. También estamos impulsando un proyecto de ley de acceso a información pública para que esto no sea sólo la voluntad de una administración sino que sea una política de Estado.

Desde el punto de vista de la estructura, ¿cómo se plantean este ministerio?

Es un ministerio sin cartera que va a funcionar con la estructura básica de comunicación que opera dentro de Casa Presidencial, pero con una coordinación muy estrecha con las oficinas de prensa de distintas instituciones y ministerios. Todavía no he asumido las tareas pero por el momento puedo decir que va a haber cambios muy importantes en la manera que se hace comunicación desde el gobierno.

Este gobierno ha tenido dos problemas: por un lado no ha sabido comunicar sus posiciones pero por otro lado ha sido poco eficaz en evitar que se salgan de la bolsa personas con frases altisonantes y opiniones de valor, ¿usted cómo va a manejar eso?

Una de las funciones fundamentales de un ministro de comunicación es ser un enlace de comunicación entre el gabinete y las altas jerarquías para mantener uniformidad en los mensajes y coordinarlos, de alguna manera es ejercer como periodista desde la estructura de un gabinete. La idea es que haya mensajes mucho más consistentes, coherentes y claros con la ciudadanía. 

¿En qué se diferenciaría su trabajo a la labor que ha hecho Boris Ramírez como director de comunicación?

Va a haber un trabajo mucho más estratégico y de mayor enlace en la jerarquía del gobierno, vamos a procurar una coordinación mucho más efectiva desde el rango ministerial. Eso implica una voz más fuerte dentro de lo que es la gestión de gobierno. Pero en primer lugar es avanzar en estas tareas de enlace entre el presidente, el gabinete y las altas jerarquías y hacer un trabajo más estratégico en definición, producción y difusión de mensajes clave, alineados con estrategias y metas del gobierno de la república.

En estos días el presidente expresó su incomodidad con la prensa, se quejó por la manera en que la prensa ha cubierto su gestión. La prensa siempre va a ser crítica, ¿cómo armonizar esa fluidez que se requiere?

Eso fue una expresión que hizo en su momento el presidente, yo ni siquiera pensaba en la posibilidad de estar en esta posición. Hay quien opina que la relación entre prensa y gobierno es tensa o inconveniente. Creo que hay una fricción natural y saludable en una democracia, y me parece que todos los funcionarios públicos debemos estar anuentes a vivir y convivir con esa fricción.

Usted está dando un cambio radical en su carrera, hasta ahora, y durante 25 años ha estado, de este lado del micrófono. Ahora va a estar del otro. ¿Cómo se plantea el trabajo con la prensa?

En primer lugar somos colegas, todos tenemos necesidad de información y como equipo de comunicación vamos a hacer todo lo posible por satisfacer las demandas de información de los colegas. Siempre que podamos responder vamos a responder; habrá otros momentos donde haya algún tema que momentáneamente no se pueda decir, cuando eso ocurra también lo vamos a decir con total transparencia, pero que eso no signifique que hay secretismo ni mucho menos.

Su renuncia al Semanario Universidad es efectiva a partir del 1ero de mayo pero ¿usted va a estar en un periodo de transición, como ministro de comunicación y ejerciendo editorialmente al frente de un medio de comunicación?

Mi renuncia se hace efectiva el 30 de abril y asumo como ministro el 1 de mayo, por el momento no tengo ninguna responsabilidad como ministro. Hasta el 30 de abril tengo el puesto de director del Semanario Universidad, sin embargo voy a sacar vacaciones para dedicarme a poner orden en temas administrativos. estos días no voy a tener influencia en temas editoriales ni en la dirección editorial, de eso se va a hacer cargo el señor Ernesto Rivera que asume la dirección de manera interina. Todos los proyectos y las líneas de trabajo que ha desarrollado el Semanario Universidad se mantienen sin cambios y hemos asegurado que haya una transición ordenada.

Otros Artículos

El equipo Herediano recibió una paliza de 6-0 en el estadio Azteca, en donde dijo adiós a la final de la Liga de Campeones.

RUEDA DE LA VIDA Antología personal Adriano de San Martín Poesía BBB Producciones 2014Desde Goethe y Baudelaire los poetas modernos han hecho de su vida ...

Migrantes de África subsahariana se sientan en un centro para inmigrantes ilegales en el distrito de Al-Karem, en Misrata, Libia, luego de que su

Esta foto fue difundida por la Guardia Costera de Italia este domingo y muestra el barco pesquero que zozobró con cientos de personas que

García Márquez es una presencia viva en Aracataca, como demuestra esta foto de la Casa del Telegrafista. (Foto: Rafael Andrés Jiménez, para UNIVERSIDAD)El próximo

El parque nacional de los Everglades, en Florida, tiene gran variedad de flora y fauna. Foto tomada de quitopolis.comWashington. “En la actualidad, no hay

La especialista de la firma Bonham, Cassandra Hatton, exhibe la máquina de cifrado Enigma junto al cuaderno perteneciente a encriptador británico Alan Turing, durante

Eduardo Galeano escribió el ensayo histórico Las venas abiertas de América Latina, libro que marcó la toma de conciencia de una América Latina doliente.