País

Con ataques a la prensa, Aldesa intenta silenciar a inversionistas molestos

Aunque el comunicado de Aldesa Corporación de Inversiones reduce la molestia a dos de sus muchos inversionistas, a lo largo de sus investigaciones, este Semanario ha conversado con decenas de personas y familias afectadas.

Con ataques al Semanario UNIVERSIDAD y a Diario Extra,  la empresa Aldesa intentó por medio de un comunicado de prensa, minimizar las molestias de muchos de sus inversionistas, quienes hace años no reciben el dinero que se les adeuda, ni noticias al respecto, y quienes han realizado varias manifestaciones en distintos puntos del país.

La nota se generó luego de que el pasado sábado un grupo de inversionistas de la corporación realizara una protesta frente a un edificio de apartamentos en Nunciatura (en Rohrmoser). En ese condominio -afirma el grupo- Javier Chaves, presidente de la empresa, adquirió un lujoso apartamento para su hija.

Con consignas y pancartas, el grupo le reclamó a la familia Chaves «gastar dineros ajenos» en lujos, cuando hace años la empresa no realiza depósito alguno a sus inversionistas ni por concepto de devolución de montos principales, ni por intereses.

Cabe destacar que según el dictamen de la curaduría del Poder Judicial, la deuda de Aldesa Corporación de Inversiones y sus empresas asociadas con personas físicas, asociaciones solidaristas, personas jurídicas e instituciones del Estado asciende a ¢140,695,466,264.

En el comunicado, firmado por el mismo Chaves, se señalan «lamentables hechos que han estado ocurriendo y que perturban la correcta marcha del Convenio de Acreedores». Según el texto, el problema se resume a que dos inversionistas «sistemáticamente hacen ataques contra la empresa y sus principales socios» y su «objetivo es desinformar sobre el proceso en que está el Convenio de Acreedores que se tramita en el Juzgado Concursal, por razones muy poco claras».

Aunque el comunicado de Aldesa reduce la molestia a dos de sus muchos inversionistas, a lo largo de sus investigaciones este Semanario ha conversado con decenas de personas y familias afectadas. Aunque muchas de ellas solicitan resguardar sus identidades, sus relatos se han consignado en cada uno de nuestros reportajes sobre el tema.

La corporación, que desde 2019 está intervenida judicialmente, afirmó que estos «ataques» consisten en «manifestaciones de pequeños grupos en lugares públicos y constantes denuncias sin fundamento».

Además, en un arrebato contra la prensa que ha dado cobertura al caso – uno de los más cuantiosos de la historia nacional – afirmaron que este grupo acude «principalmente a Diario Extra y Semanario Universidad, que de manera complaciente publican sus versiones. De este modo, construyen relatos ficticios en contra de Aldesa y sus accionistas».

El objetivo de los inversionistas, concluye Chaves, es «utilizar» el sistema judicial «para crear confusión sobre la rectitud de nuestras actuaciones» y usar a «medios de comunicación complacientes o cómplices para tratar de manipular a la opinión pública».

El presidente de la cuestionada empresa afirmó que con protestas como la del pasado sábado – que asegura se dio en un lugar donde su hija no vive, ni es propietaria – se muestra que a los inversionistas molestos «solo les mueve un afán irracional de destruir y hacer daño».

En pasadas ocasiones UNIVERSIDAD ha consignado las verdaderas intenciones de varias personas que se han sumado a las protestas. Ellas mismas han afirmado que además de recuperar sus ahorros y los de sus familias, lo que desean es que en el caso «se haga justicia» y que las personas responsables «paguen por lo que hicieron».

En el comunicado la empresa cuestiona no solamente las intenciones del grupo de inversionistas, sino también los estándares de este y otros medios de comunicación, que han contado las historias de las personas afectadas. Señalan que esas «pequeñas manifestaciones y demandas legales carecen de sustento, pero no les importa, porque una vez planteadas, ellos mismos la llevan a esos medios, que las acogen sin adecuados filtros profesionales, y así logran legitimarlas y sembrar dudas sobre el proceso.»

«Aclaro lo anterior para alertar a las personas genuinamente interesadas en el proceso de Aldesa sobre la existencia de esta trama. Reitero, además, nuestra voluntad de seguir adelante impulsando la normal evolución del Convenio de Acreedores, para beneficio de nuestros inversionistas y accionistas», concluye la nota.

En múltiples ocasiones UNIVERSIDAD ha solicitado declaraciones de la empresa sobre los temas que se han abordado, vía correo electrónico de la comunicadora de la empresa. En las ocasiones en que estas solicitudes han recibido respuesta, las mismas se han consignado en las notas respectivas.

Ir al contenido