Testigo señala a expresidente de Perú en caso de sobornos que salpica a empresas de Costa Rica

Las firmas costarricenses Milan Ecotech Consulting, Ecostate Consulting y Ecoteva Consulting Group se habrían utilizado para lavar el dinero proveniente de sobornos

Un testigo clave confesó haber pagado sobornos de hasta $20 millones al expresidente de Perú, Alejandro Toledo Manrique  (2001-2006), en una investigación por corrupción y lavado de dinero  que salpica a tres compañías costarricenses.

Se trata del el exdirector ejecutivo de la empresa Odebrecht, en Perú, Jorge Barata, quien se acogió a la figura de “colaborador eficaz” de la Fiscalía de esa nación.

Barata admitió que los sobornos se pagaron entre los años 2005 y 2008, para que la firma se adjudicara la construcción de una  carretera interoceánica en el país andino.

Según Barata, el intermediario entre él y el expresidente Toledo fue Avraham Dan On, quien entonces era su jefe de seguridad.

De acuerdo con la pesquisa de las autoridades peruanas, que iniciaron en el 2013, el dinero se depositó primero en cuentas en suiza de la compañía panameña  Confiado Internacional Corp., la cual pertenece al empresario israelí Josef Maiman, quien es amigo de Toledo y también había sido jefe de Dan On.

Esa empresa alimentó financieramente a tres firmas offshore costarricenses: Milan Ecotech Consulting S. A., Ecostate Consulting S. A. y Ecoteva Consulting Group S. A., en las cuales la suegra de Toledo, Eva Fernenbug, fungía como presidenta.

Desde esas cuentas, Fernenbug compró propiedades de hasta $5 millones en Perú, pagó hipotecas y solicitó un préstamo por $3 millones al Scotiabank Costa Rica, por lo que la fiscalía peruana la investiga por el delito de lavado de dinero.

Con base en la confesión de Barata, la fiscalía peruana allanó el sábado la casa de Toledo, en el distrito La Molina, en Lima.

El exmandario y su esposa, Eliane Karp, se encuentra actualmente en  París.

En suelo tico

La compañía Milan Ecotech Consulting S. A. ya no aparece en los registros costarricenses pues fue disuelta.

En el caso de Ecostate Consulting S. A., la información del Registro Nacional indica que fue fundada el 23 de noviembre del 2006, con el notario Harry Wohlstein Rubinstein para fines de “Comercio en general, industria, agricultura, pesca, turismo, ganadería y minería”. La firma no posee propiedades ni vehículos.

Aunque inicialmente su presidenta era la suegra de Toledo, actualmente ese puesto lo ocupa el empresario israelí, Sabih Saylan, quien también es director en corporaciones de Maiman.

La misma situación ocurrió con la sociedad Ecoteva Consulting Group, la cual se había fundado el 23 de enero del 2012 con el notario Melvin Rudelman Wohlstein. Esta empresa tampoco posee bienes muebles ni inmuebles.

Al parecer, cuando las  autoridades iniciaron las investigaciones, el dinero de Milan Ecotech y Ecoteva se trasladó a Ecostate. Actualmente y a solicitud de su par peruano, la Fiscalía de Costa Rica  mantiene congelados $6,5 millones de esta empresa en el banco Scotiabank.

Ante una consulta de UNIVERSIDAD, Luis Carlos Castro, fiscal  coordinador de la Fiscalía de Legitimación de Capitales, descartó que algún abogado o particular vinculado al caso hubiese hecho gestiones para retirar el dinero.

El funcionario añadió que ese decomiso se puede prorrogar mientras las autoridades de Perú lo requieran.

“Las autoridades de ese país han gestionado esa medida desde el año 2013, manteniéndose hasta la fecha la medida vigente, la cual vence el próximo 21 de febrero de 2017”, detalló Castro en la tarde de este martes.

El fiscal también especificó que, por las denuncias sobre este asunto, se tramitó en Costa Rica la causa penal  por legitimación de capitales, bajo el expediente 13-000051-0618-PE, pero se solicitó una desestimación en junio del 2015.

Las razones que tuvo la institución fueron que en Perú ya se investigaban los mismos hechos  y a las mismas personas.

“ Siendo que la tesis fiscal mantenía como delito precedente posibles actos de corrupción, la investigación en Costa Rica tenía una dependencia probatoria de la investigación que se realizaba en la República de Perú en cuanto a estos aspectos y al abarcar las pesquisas de las autoridades esos puntos, claramente existía una limitación para nuestro país en ese particular”, especificó.

Añadió que, durante la investigación, no se identificó que costarricenses o personas radicadas en el país hubiesen tenido con la operación de lavado de dinero que se investiga en Perú.

De  acuerdo con un informe de la Dirección de Migración, Eva Fernenbug vino a Costa Rica entre el 17 y el 19 de julio del 2012. En esas mismas fechas, estuvo Dan On. Él volvió en noviembre de ese año y en marzo del 2013.

UNIVERSIDAD consultó sobre el tema a Scotiabank de Costa Rica y a través de su agencia de comunicación respondió que, «por respeto a la competencia de las autoridades judiciales nacionales, no podemos referirnos al contenido de sumarias penales abiertas o en proceso de investigación, y tampoco revelar información sobre eventuales medidas cautelares ordenadas por las mismas autoridades judiciales. Tenemos establecidas políticas y lineamientos internos de gestión de riesgo; prácticas de cumplimiento y entrenamientos constantes para el personal acerca de temas relacionados con: anti lavado de dinero, contra el soborno y la corrupción, así como protocolos de Conozca a su Cliente. Scotiabank está comprometido a seguir todas las leyes y reglamentos vigentes en los más de 55 países en que opera, y respeta el debido proceso de las autoridades de los Tribunales de Justicia, como corresponde a un Estado de Derecho”.

 Una cena

En junio del 2013, un grupo de diputados de Costa Rica pidió llamar a comparecer al entonces vicepresidente Luis Liberman, quien había sido gerente del banco Scotiabank entre el 2005 y el 2009.

Esto luego de que trascendiera que, en el 2012, Toledo vino al país y participó en una cena de la comunidad judía junto con Liberman.

No obstante, la Fiscalía de Costa Rica descartó alguna participación del entonces vicepresidente costarricense con el caso que se investigaba en Perú. Los diputados también desistieron de llamarlo a comparecer.

Liberman dijo en aquel momento  que se trataba de una “novela que han tejido algunos medios” porque él había sido gerente de ese banco. “En mi vida hablé con el banco. No conocía el negocio”, argumentó entonces a Radio Monumental.

 

Colaboraron en esta información los medios de comunicación de Perú: Convoca y Ojo Público.

 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments