Luis Carlos Alvarado, investigador del Instituto Meteorológico de Costa Rica

“Ya estamos viviendo las proyecciones climáticas”

Incremento de las temperaturas en el océano alimenta la intensidad de fenómenos meteorológicos.

Las proyecciones climáticas de los próximos años, según especialistas como el investigador Luis Carlos Alvarado, del departamento de Climatología del Instituto Meteorológico de Costa Rica (IMN), son inciertas. La tormenta Nate deja en el país serios daños a la infraestructura y miles de evacuados pero, además, arroja un manto de incertidumbre sobre los efectos  del clima que afectarán al país en los meses que restan del invierno.

Según Alvarado, aunque  no se pueda determinar aún qué tan destructivo seguirá el invierno, la posibilidad de que se formen nuevos ciclones de gran intensidad queda abierta hasta finales del mes de noviembre, cuando terminará- oficialmente- la temporada de huracanes.

Eric Alfaro, investigador del Centro de Investigaciones Geofísicas (Cigefi) afirma que, más que determinar cuántos fenómenos podrían impactar de nuevo al país, es importante comprender que  la  formación de esos eventos del clima depende de dos cosas vitales: la temperatura del agua del mar (donde hay una marcada tendencia positiva de aumento)  y el efecto que provoca la “cortante del viento”.

“Por eso no hay un resultado certero de un aumento o una disminución de los ciclones tropicales en América Central hacia el futuro, porque por un lado la temperatura va a aumentar, pero por otro lado también se espera que la cortante vertical aumente y eso es terrible para la formación de un ciclón tropical porque prácticamente guillotina la nube y no la deja formarse”, expresó Alfaro.

Los especialistas señalan que existe preocupación por la intensidad de las tormentas que se podrían formar en lo que resta del año,  ya que durante esta temporada de huracanes países como Estados Unidos, ya recibieron el impacto de cuatro huracanes, de los cuales tres tuvieron categoría cinco.

Intensidad anormal

En Costa Rica, el paso de dos fenómenos meteorológicos tan seguidos, como el huracán Otto  y la tormenta, es considerado como  un comportamiento climático anormal por el IMN.

El Instituto reveló que el promedio de lluvias que había caído durante los días de la tormenta Nate,  sobrepasa los niveles normalmente alcanzados.

La tormenta Nate generó en 36 horas 550 ml de precipitación en algunas de las zonas más afectadas y en condiciones normales, el promedio de registro de lluvias es de 300 ML al mes.

“Es un récord histórico, es algo que estamos verificando. En apenas 36 horas cayó esa cantidad de agua, lo que significa que en día y medio cayó la lluvia que cae en todo el mes. Si podría representar algo que nunca habíamos visto. Estábamos acostumbrados a las experiencias similares pero mínimo de tres días”, aseguró el especialista.

En cuanto a ello, las comparaciones entre Otto y Nate tienden a ser inevitables. El especialista en climatología Luis Alvarado indicó que la tormenta pudo haber generado mucho más impacto.

Un análisis sobre el huracán Otto arroja que alcanzó un máximo de precipitaciones que acumularon 330 ml en 24 horas. En cambio con Nate, llegó a acumular precipitaciones de hasta 550 ml en lugares de mayor impacto.

Escenarios temidos

El aumento de las temperaturas en estos fenómenos juega un papel determinante en la formación de los ciclones. El Instituto Meteorológico manifestó que en el momento que se dio la tormenta, tanto en el mar Caribe como en la zona del Pacífico se tenían temperaturas que superaban un grado celsius, acompañados de altos niveles de humedad e inestabilidad.

Alvarado explicó que los huracanes se forman en el mar, nunca en tierra. Una de las condiciones necesarias es que sean en los océanos tropicales, porque ahí es donde las temperaturas son más calientes.

La formación de estos fenómenos pasa por un proceso en el que el calor que tiene el océano es usado para evaporar el calor que existe en la atmósfera. La humedad que se genera por la evaporación es lo que luego va a formar el huracán. Cuanto más calor,  más evaporación  y por ende, mayor formación de nubes que finalmente provocan huracanes.

Las proyecciones que existen acerca del aumento de las temperaturas a nivel internacional, en el  Quinto Informe de Evaluación de Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático del 2014 (IPCC),  plantean cuatro diferentes escenarios asumiendo diferentes niveles de esfuerzo de reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero  a nivel global y en cada uno de estos escenarios se tendría diferentes impactos del cambio climático.

Partiendo desde el escenario más optimista, se estima que para el período 2046 al 2065 habría una elevación mundial del nivel del mar (en metros) aumentará un promedio probable de  0,24 m. En el peor escenario el aumento será de  0,30 m.

En  este mismo estudio, se habla de una relación del aumento en la temperatura Atlántica, con un calentamiento asociado con el incremento proyectado de gases de invernadero.

Omar Lizano, oceanógrafo del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar), explicó que en cuanto al comportamiento de la temperatura de los océanos, se podría hablar de un ciclo en el que hay más calor en el océano y que por ende, genere más frecuencia de huracanes.

“En este momento  el Océano Atlántico tiene una fase positiva: es decir está más caliente y hay más calor en la atmósfera. Hay períodos donde se tienen por el contrario etapas negativas, pero las variaciones responden a periodos largos como se ha estudiado durante tiempos prolongados de 60 a  70 años”, aseguró Lizano.

 

 

 


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/ya-estamos-viviendo-las-proyecciones-climaticas/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments