Votos del Partido Libertario no alcanzan para cubrir sus gastos

Otto Guevara: “Nosotros sacrificamos nuestra posición electoral para evitar un mayor protagonismo del Frente Amplio”. (Foto: archivo)La apuesta del Partido Movimiento Libertario para ganar

Otto Guevara: “Nosotros sacrificamos nuestra posición electoral para evitar un mayor protagonismo del Frente Amplio”. (Foto: archivo)

La apuesta del Partido Movimiento Libertario para ganar las elecciones de febrero anterior fue bastante alta y por eso no escatimó en el gasto, con el fin de obtener la mayor cantidad de votos posibles en los comicios.

En su campaña electoral, la estrategia de la agrupación liderada por Otto Guevara Guth −en su cuarto intento por la Presidencia− se centró más en evitar el crecimiento en las encuestas del Partido Frente Amplio.

La propuesta de Guevara no caló en el electorado; si bien el Frente Amplio no ganó, el Movimiento Libertario, en lugar de aumentar su caudal de votos, lo vio reducido considerablemente.

Cabe recordar que el Frente Amplio, liderado por el exdiputado José María Villalta, llegó a posicionarse −según una encuesta publicada por UNIVERSIDAD en enero pasado− como segundo en la intención de voto, con cerca del 14,4%.

Guevara reconoció que “nosotros sacrificamos nuestra posición electoral para evitar un mayor protagonismo del Frente Amplio”.

El costo electoral de dicha jugada se evidenció en un elevado gasto en publicidad y propaganda, que ascendió a ¢911 millones. “Pretendíamos un mínimo de 15% de apoyo; así estaba proyectado”, acotó Guevara (véase: “Publicidad y pauta televisiva concentraron pagos”).

Ya en las votaciones, 395.000 electores apoyaron a la agrupación libertaria, tanto en las papeletas presidenciales como para diputados. Esto representa un 11,34% del total de sufragios y que monetariamente se traducen en ¢1829 millones, que el partido tiene derecho a cobrar al Tribunal Supremo de Elecciones.

Se debe tomar en cuenta que del dinero que los libertarios reciban del órgano electoral se les descontará el adelanto dado en campaña por ¢166 millones, así como los fondos que deberán reservar para gastos de administración y capacitación por los próximos cuatro años.

Estos números hacen que los cálculos previstos por los libertarios queden muy por debajo del fideicomiso de ¢2500 millones que suscribió el Partido con el banco Lafise.

CUENTAS POR PAGAR

A pesar de que la cantidad de votos obtenidos no alcanzan para cubrir los gastos de la campaña, según Otto Guevara −quien ocupa actualmente una curul−, a futuro la balanza será positiva.

“En el futuro −producto de las donaciones que recibamos y contribuciones, además de las nuevas participaciones electorales− podemos hacer abonos para cancelar esas obligaciones”, expresó Guevara.

Reveló, sin dar mayor detalle, que el Partido mantiene conversaciones con el banco Lafise para refinanciar la deuda pendiente. “Estamos en conversaciones”, indicó.

Por ahora, el Movimiento Libertario funciona al mínimo y la agrupación se estrechó para reducir los gastos. Como cualquier organización responsable de sus finanzas, tomaron medidas para sanear las cuentas, comentó Guevara.

Mientras tanto, el tesorero del Partido, Carlos Herrera, aseveró que la agrupación no fue irresponsable en el manejo de sus finanzas, aunque reconoció que el saldo actual es negativo (véase: “La situación financiera no es la mejor”).

La mayor de las erogaciones del Movimiento Libertario, entre octubre y febrero anteriores, fue el pago de los gastos en publicidad.

Otro de los rubros más alto fue la integración y funcionamiento de comités locales, a los cuales se destinaron ¢660 millones. Con este dinero se sufragó el pago de camisetas y signos externos.

Los gastos de organización, que contemplaron el pago de la planilla libertaria y los honorarios, son la tercera cifra más elevada reportada ante el TSE. Por estas dos partidas se generó un desembolso de poco más de ¢300 millones.

Otro monto importante fue para el pago de los intereses corrientes, correspondientes al fideicomiso con el banco Lafise.


Publicidad y pauta televisiva concentraron pagos

Anuncio publicitario de la campaña del excandidato Libertario, Otto Guevara, difundido el pasado 24 de enero en el canal de Youtube del excandidato presidencial.

Producir anuncios y pautar principalmente en televisión fueron el mayor gasto del partido Movimiento Libertario en la campaña electoral pasada, para lo cual destinaron ¢911 millones.

Representaciones Televisivas Repretel le facturó al Movimiento Libertario ¢270.887.000; y Televisora de Costa Rica S.A, ¢227.764.000. A estas empresas se les pagó por la emisión de anuncios del candidato.

Entretanto, la firma de publicidad Partner Publicidad de Centroamérica −encargada del diseño conceptual y producción de la campaña− cobró ¢75.014.000. A esta compañía, el partido libertario le adeuda el último mes de trabajo, según lo indicó su director general, Daniel Quirós.

“Estamos negociando un acuerdo sobre el pago final, porque no nos pagaron completamente”, añadió Quirós.

Al preguntar al publicista si la inversión valió la pena, este detalló que el esfuerzo en campaña se centró en evidenciar la ideología del Frente Amplio. “Él (Otto Guevara) se sacrificó para que Costa Rica no tuviera un gobierno de corte izquierdista y estilo comunista, como el que proponía el Frente Amplio”, justificó.

Guevara dijo sentirse satisfecho del trabajo realizado por la agencia de publicidad  y negó que el gasto en este rubro haya sido elevado.


Carlos Herrera, tesorero del Movimiento Libertario:

“La situación financiera no es la mejor”

 La cantidad de votos no acompañó a los libertarios y dejó un déficit financiero. ¿Cómo se asume la situación actual?

−La situación no es la mejor; el resultado no fue el que nosotros buscábamos y eso genera que el Partido quede con una deuda aproximada de ¢500 o ¢600 millones.

El dinero que obtenga el Partido no dará para cubrir el fideicomiso con el banco Lafise.

−Ya estamos en negociaciones con el banco, para ver cómo subsanamos esta situación, pero definitivamente no será a corto plazo. Tenemos que ver cómo financiamos ese hueco que queda en las finanzas. 

¿En qué términos se renegocia?

−Estamos apenas en los primeros contactos con el banco; a ellos más que a nadie les interesa negociar, porque tienen que responder ante la Sugef por todos los préstamos que hacen. Ahora buscamos la manera para que el Partido le haga frente a la deuda de campaña.

¿Falló lo previsto en campaña?

−No hubo ninguna irresponsabilidad de nuestra parte; el banco nos tenía medido día con día, de acuerdo a las encuestas. Al final, la gente es la que decide por quién votar. Eso fue lo que falló, no que tomáramos malas decisiones. Era algo que nadie podía prever.

Incluso los libertarios le adeudan a proveedores de la campaña. ¿Esto cómo se resolverá?

−A todos les hemos dicho que les pagaremos; ahora estamos en el recuento de los daños, viendo a ver cuánto le debemos a cada uno. Siento que es manejable. No es una cifra tan importante la de los proveedores, como sí lo es la del banco y que estamos negociando.


Otros Artículos

Lo que continuación encontrará puede parecer muy localista y ajeno a nuestra realidad; sin embargo, muestra trascendencia también para el aquí y ahora.Desde entonces

Problemáticas sociales como el “bullying” y el embarazo en adolescentes forman parte de los temas que deben atender los profesionales en Orientación. (Foto: Fabián

El estudiante de periodismo y reportero del Semanario Universidad, Sergio Zúñiga, muestra el premio recibido en un acto del Colegio de Periodistas, el 22

El ministro de Obras Públicas, Carlos Segnini, junto al director del Lanamme, Alejandro Navas, y el vicerrector de Docencia, Bernal Herrera, inauguró el Edificio

Esta es la sala principal de Club Unión donde selectos invitados observaron de cerca la pobreza a través de las pinturas de Juan Manuel

Las relaciones entre la arquitectura y el cine fueron abordadas en el seminario que se realizó entre el 22 y 26 de septiembre. (Foto:

El artículo 4 del Reglamento General del Sistema de Medios de Comunicación de la Universidad de Costa Rica establece como una función esencial de