País

Viajes de negocios: el nicho de oro que no volverá pronto para las aerolíneas

Un impacto sin precedentes ha generado el COVID-19 a la industria del transporte aéreo; aún con una creciente pandemia, el futuro es incierto para los gigantes aéreos.

Ana Méndez (nombre ficticio para guardar confidencialidad) tiene 11 años de trabajar en una compañía multinacional y hace unos cinco se trasladó a un puesto regional, el cual implicaba visitar y dar soporte a once países de Centroamérica y Caribe, pasaba un 50% de su tiempo fuera de Costa Rica. Ella es una de las miles de personas que tenían que viajar constantemente por negocios a diversas partes del mundo y que hoy se las ingenian para desarrollar su trabajo desde casa.

“En los primeros tres meses de 2020 ya llevaba siete viajes y en marzo (cuando se desató la pandemia en Centroamérica) me encontraba en El Salvador cuando salió un comunicado del Presidente Bukele donde advertía que cerraba el aeropuerto; fue una cosa de locos, correr sin saber si podría regresar a mi hogar. Pensamos que sería temporal, incluso nos dijeron que todos trabajaríamos desde casa por dos semanas y desde entonces hemos recibido directrices de la empresa, buscando salvaguardar el bienestar de sus colaboradores”, detalló Ana.

“Es probable que los viajes de negocios tarden más en llegar a la normalidad. Lo que hay en estos momentos son más viajes familiares y de parejas”, César Jaramillo, gerente general de Coriport.

Cuenta que poco a poco fueron evolucionando para organizarse, con más recarga debido a la integración de la vida personal y el trabajo, con el temor de perder el empleo al ver que tantas personas en diferentes compañías quedaban desempleadas, pero siguieron adelante y hoy más de 200 trabajadores cumplen sus funciones desde casa.

“Ahora damos soporte 100% virtual, probando cosas y desechando las que no funcionan, equivocándonos, pero rápido; confiando y delegando las cosas que hacíamos antes. Nos hemos adaptado a muchas herramientas. ¿Cuándo volveremos a viajar?, eso depende de cada país, política y puesto de trabajo. No todos volveremos a viajar”, añadió.

En su caso, Ana tiene asignado uno de los mayores presupuestos de viajes para este 2021, debido a que su trabajo incluye revisar documentación de forma física, pero hasta ahora, no hay bandera blanca para reanudar.

Los viajes de negocios eran precisamente uno de los nichos más importantes para las aerolíneas en todo el mundo; sin embargo, la pandemia provocada por el COVID-19 cambió todo y trajo consigo una de las crisis más profundas para esta industria, y muchas otras.

Para 2019 Costa Rica se vislumbraba como un excelente destino para el turismo de negocios, reuniones y convenciones. De hecho, entre 2018 y 2019, la cantidad de eventos internacionales creció en un 56%, pero la realidad hoy es totalmente distinta, así como en el resto del mundo.

Aunque el 2021 comienza a dar pasos para la lenta recuperación del sector de aviación, lo cierto es que los viajes de negocios no son los primeros en la fila de abordaje.

De acuerdo con el ministro de Turismo, Gustavo Segura, la pandemia y la virtualidad mostraron a las compañías que hay otra forma de hacer las cosas, por lo que es posible que la reactivación de los viajes de negocios no sea tan pronta.

“Sí hay reactivación de aerolíneas como Volaris o Copa, que tenían una fuerte presencia en los viajes de negocios, pero el regreso es incipiente aún. También pueden regresar con retardo todos los vuelos de reuniones y convenciones, pero en el país las empresas, hoteles y centros de convenciones han hecho una extraordinaria labor de protocolos y han creado mecanismos híbridos, para realizar actividades presenciales y virtuales”, detalló el jerarca de Turismo.

Por su parte, César Jaramillo, gerente general de Coriport, concesionaria del Aeropuerto Internacional Daniel Oduber, indicó a UNIVERSIDAD que según han observado es probable que a los viajes de negocios y convenciones les cueste mucho más llegar a la normalidad, aunque es viable que regresen con el tiempo.

“Siempre hay un factor en la presencialidad que no tienen los medios digitales, es aquello que pasa fuera de las conferencias, en los cafés y actividades por la noche donde la gente se reúne, se crean redes de negocios y amistades que son parte de la naturaleza humana. Se volverá, aunque no sabemos cuándo; por el momento parece que el viaje de turismo se recuperará primero”, analizó Jaramillo.

De hecho, un estudio de Gebta (expertos en gestión, eficiencia y seguridad en viajes de negocio) en colaboración con la aerolínea Iberia, reveló que más del 63% de los viajeros de negocios considera que la totalidad de los viajes que realizaban son indispensables para sus empresas y el 58% de las compañías participantes piensan continuar.

Claro está, la normalidad no se ve muy pronta en el horizonte, pues, aunque ya hay una vacuna, los contagios continúan creciendo, los países mantienen fuertes medidas de confinamiento, cierre de fronteras y restricciones que impiden volver a la normalidad.

Con datos tan contundentes, la voluntad por viajar no se corresponde con el porcentaje de viajes que registra el mercado, que a octubre de 2020 se situaba cercano al 30% en todo el mundo, respecto del 2019. El estudio de Gebta sostiene que está relacionado con las restricciones de movilidad implementadas en los países, el tema de las cuarentenas y, obviamente, el miedo al contagio.

Definitivamente, la falta de viajeros de negocios es un problema para las compañías aéreas ya que representaban cerca de un 30% de los pasajeros, pero aportaban la mitad de la facturación de estas empresas, según la Federación Airlines for America.

Según Scott Kirby, jefe de United Airlines en una reciente conferencia de prensa, los viajes de negocios eran extremadamente importantes para la compañía y los vuelos de esta categoría cayeron entre un 85% y 90%, pero se mostró optimista asegurando que las personas “somos criaturas sociales” y que es probable que se dé un repunte a finales de año o en 2022, con una posible normalidad en 2024.

Mientras esto sucede, las aerolíneas están en una ardua lucha por no morir en el intento de restaurarse y poco a poco empiezan a ver halos de luz que les permite mantenerse a flote.


Golpe profundo hinca a las aerolíneas

 María José Núñez Chacón

marí[email protected]

 La crisis generada por el coronavirus provocó un impacto histórico sobre las aerolíneas a nivel mundial, con una caída en su facturación de más del 60% en el 2020, según las estadísticas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) —organización que agrupa a 290 compañías aéreas—.

La facturación del sector se estima en unos $328.000 millones en 2020, en contraste con los $838.000 millones en 2019, lo que llevó a las empresas a tener pérdidas netas cercanas a los $118.500 millones el año pasado y para este 2021, pronostica una caída neta de $38.700 millones, más del doble de lo previsto hace cinco meses.

Por su parte, las compañías alrededor del mundo obtuvieron ayudas por $160.000 millones en 2020 para sobrevivir a la crisis sanitaria, pero ahora solicitan un segundo tramo de apoyo estimado entre $70.000 y $80.000 millones.

«Esta crisis es devastadora e implacable. Las fronteras deben ser reabiertas sin medidas de cuarentena para que los pasajeros puedan volar nuevamente y las compañías tendrán que continuar recurriendo a su liquidez, al menos hasta el cuarto trimestre de 2021; por ello, no hay tiempo que perder”, declaró el director general de IATA, Alexandre de Juniac, según la agencia de noticias France Press.

Por su parte, la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA) detalló en un comunicado que entre enero y noviembre del año pasado, las aerolíneas que operan en la región transportaron cerca del 40% del total de pasajeros, con respecto al 2019. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), en 2020 la industria del turismo mundial retrocedió 30 años, con mil millones menos de llegadas de viajeros y pérdidas aproximadas de $1,1 billones en ingresos.

Por su parte, el Consejo de Viajes y Turismo estima que están en riesgo unos seis millones de empleos en la industria de viajes y turismo y se dejarían de percibir más de $110.000 millones de contribución al PIB solo en Latinoamérica y el Caribe.

“Aunque los números durante todo el 2020 fueron tan negativos, noviembre marcó un hito con cerca de 16 millones de pasajeros en la región (45% del total de noviembre 2019) gracias a la reactivación de prácticamente todos los países. Esto demuestra que existe interés y necesidad en viajar; por tanto, no podemos volver a los cierres de fronteras ni reimponer obstáculos a los pasajeros”, comenta José Ricardo Botelho, Director Ejecutivo & CEO de ALTA.

En el caso de Costa Rica, diciembre también se convirtió en una veta de esperanza, tanto para las aerolíneas como para las empresas del sector turístico, dado que ingresaron 71.000 turistas por vía aérea, casi duplicando el número registrado en noviembre, cuando se reportaron 36.044 personas, según datos de la Dirección General de Migración y Extranjería.

A la fecha han reiniciado operaciones en el país un total de 20 aerolíneas, las cuales ofrecen vuelos desde los principales mercados. Provenientes de América del Norte, se recibieron 52.027 personas; 45.641 de Estados Unidos y 4.450 de Canadá.


“Reactivación comienza en turismo familiar”

 María José Núñez Chacón

marí[email protected]

 César Jaramillo, gerente general de Coriport, concesionaria del Aeropuerto Internacional Daniel Oduber en Liberia, conversó con UNIVERSIDAD y fue enfático en que la gente ansía viajar, pero que el proceso de recuperación será paulatino y lento, empezando con los viajes familiares, en pareja y más adelante los grupales y de negocios.

“Lo primero es que el COVID-19 no ha pasado, estamos en el medio, así que pensar sobre lo que haremos después de la pandemia no es una realidad. Los efectos hasta el momento sobre el sector de aviación y los viajes en general, que incluyen trenes y barcos, ha sido muy fuerte porque la estrategia es quédese en casa”, recalcó Jaramillo.

Y aunque las cifras todavía son muy tímidas, el gerente del Aeropuerto de Liberia está convencido de que aplicando educación, inteligencia y sensibilidad las personas podrán volver a moverse por estas vías sin enfermarse. A futuro la forma de viajar traerá cambios: las personas buscarán destinos sanos, seguros y que estén acorde con su presupuesto y a eso le debe apostar Costa Rica.

¿A qué le deben apostar las aerolíneas en estos primeros pasos de recuperación?

—Es probable que los viajes de negocios tarden más en llegar a la normalidad. Lo que hay en estos momentos son más viajes familiares y de parejas. La tendencia podría dirigirse a experiencias contemplativas, más deportivas, menos fiesteras o de estar en tumultos; disfrutar el arte y la cultura de cada país.

Hay un mayor deseo de viajar en familia (burbuja), los aeropuertos y hoteles tienen que prepararse para facilitar mucho más las cosas a los turistas familiares, experiencias en grupos de cuatro o más para que pasen felices. Los viajes en tren o avión han demostrado ser muy seguros en esta coyuntura, en parte porque los protocolos siempre han sido muy fuertes.

¿Cómo ha cambiado la demanda para las aerolíneas y los aeropuertos en estos meses?

—La industria se acomoda. En el caso de los aeropuertos tenemos retos como el distanciamiento social y procesos sin papel, ahí hay que hacer inversiones, algo difícil cuando el tráfico disminuye tanto.

Para las aerolíneas, uno ve que los aviones enormes que parecían ser tendencia hace un año ya no lo son. Vuelve el avión pequeño de unos 180 pasajeros que es muy eficiente y cada vez vuelan más largo; permiten embarcar y desembarcar más rápido y con mayor confort.

¿Podríamos pensar que pasarán muchos años para que la gente quiera viajar de nuevo?

—La virtualidad ha traído algo muy interesante, y es que la gente conoce un lugar por medios electrónicos, pero quieren verificar si realmente es como lo ven; buscan vivir la experiencia. Se trata de ver una hermosa tarde de diciembre en Costa Rica; el cielo de Quito en Ecuador; los cerezos en Kyoto o llevar a los hijos a Disney.

Para nuestro país es una gran ventaja y nos da esperanza, porque tenemos un país muy hermoso, con diversidad de espacios y ecosistemas, y las autoridades de turismo hacen un buen trabajo mostrando al mundo esas cualidades.

Juan Belliard. Director de Operaciones de AERIS

“Hemos logrado el regreso y la llegada de nuevos vuelos a Costa Rica, esto es un éxito, resultado del esfuerzo entre el Gobierno y el sector privado. Llegan a dar aliento en una situación muy difícil que le ha dejado la pandemia al turismo”.

Carlos Granados. United Airlines para Costa Rica

“Costa Rica, particularmente Guanacaste, es uno de los destinos preferidos por el turista y en United Airlines nos complace seguir aportando. Sabemos la importancia que tiene a nivel económico y turístico y esperamos que las nuevas rutas que hemos traído sean un total éxito”.

Guillermo Rojas. Gerente para Costa Rica de JetBlue

“Desde hace mucho tiempo, JetBlue ha sido una aerolínea líder en Latinoamérica y ahora iniciamos nuestro primer vuelo internacional desde Costa Rica a Estados Unidos. Estamos implementado toda una serie de medidas de seguridad para que la experiencia de viaje sea sin interrupciones, los clientes están poniendo su confianza en aerolíneas y destinos seguros”.

Silvia Mosquera. Vicepresidente Comercial de Avianca

“Ahora mismo tenemos un reto y es que la capacidad permitida es pequeña; si antes la aerolínea operaba 500 vuelos al día, ahora estamos en 200, por eso es importante que trabajemos alineados entre aerolíneas, gremios y hoteles para reactivar el turismo y la conectividad en la región”.

Francisco Lalinde. Viva Air

“Hoy los aviones cuentan con alta tecnología en su interior en temas de purificación de aire, elemento que disminuye al máximo la posibilidad de contagio”.

Declaraciones han sido emitidas por representantes del sector de aviación a través de comunicados de prensa.

 

 

 

Ir al contenido