País

El Tempisque, un gigante que muere en silencio

Pequeños productores sobrevivientes de la sequía vuelven a ver al Tempisque con ilusión, pero se han encontrado con la triste realidad de un río maltratado.

Desde las faldas del Volcán Orosí hasta las aguas del Golfo de Nicoya, camina un río enfermo, no por causa de la naturaleza, sino por la acción humana y su indiferencia.

Ir al contenido