País

Multipensionados gozan de pensiones de expresidentes y exdiputados

Régimen especial de Hacienda tiene pensiones especiales para quienes hayan ocupado cargos de presidentes o diputados, aunque para estos últimos se eliminó esa posibilidad

El régimen especial de Hacienda tiene pensiones especiales para quienes hayan ocupado el cargo de presidente de la República o diputado de la Asamblea. Aunque para estos últimos se eliminó esa posibilidad desde 1996 todavía hay un grupo de personas que goza de ese beneficio, o incluso algunos de sus familiares que tenían posibilidad de heredar la pensión, por ejemplo, hijos que podían recibir ese beneficio siempre que no se casaran.

En el caso de expresidentes, existen diez con pensiones activas y dos de ellos son multipensionados, pues también reciben jubilaciones del régimen del IVM.

Estos son los casos de los expresidentes Miguel Ángel Rodríguez Echeverría (78 años) y Abel Pacheco de la Espriella (84 años), quienes tienen una pensión vitalicia de ¢3,8 millones (el salario de un diputado), las cuales no pagan contribución solidaria. Además, cada uno percibe del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte ¢1,5 y ¢2 millones, respectivamente.

Ambos sostienen que se justifica que un expresidente mantenga esa pensión especial.

Rodríguez advirtió que su posición tiene un sesgo porque “cada uno ve su caso como el caso más especial. Porque así somos, a cada uno le cuesta ser objetivo con uno mismo”.

“Yo sí creo que hay una situación bien distinta de los presidentes que con cualquier otra posición. Quien ha sido presidente en la mayor parte del mundo sigue siendo llamado presidente, porque es una persona que está con una marca, con una distinción, con una característica que le cierra muchas oportunidades y que lo obliga a muchas cosas. El que ha sido presidente tiene que seguir opinando de las cosas públicas, tiene que seguir estando enterado de las cosas públicas y recibir a cantidad de gente que lo busca para plantearle temas y pedirle opinión de temas que tienen que ver con el Estado. Creo que es lógico que tenga ese recurso para que mantenga una independencia”, argumentó el exmandatario.

Sobre la pensión del IVM consideró justo seguirla recibiendo porque esa se debe a “una contribución que uno ha hecho”.

El expresidente Pacheco también ve como adecuado que se reciba una pensión especial debido al cargo.

“Que un expresidente tenga una pensión de ¢4 o ¢5 millones cuando más de un señor que no ha hecho nada por este país tiene pensiones de ¢15, o ¢17 millones, o cuando la gente de la Corte, que ya estamos viendo que no sirven para mucho, tiene unas pensiones así exageradas, yo no me siento mal de recibir lo que recibo. Ahora, sí es de socarse la faja, yo encantado”, expresó.

La pensión del IVM, dijo, es merecida por su carrera como médico psiquiatra.

Este es el tipo de pensión que recibirá Carlos Alvarado cuando termine su periodo, a los 42 años. Según el superintendente Ramos, suponiendo una expectativa de vida de 80 años, la proyección actuarial para esa pensión especial es de ¢1.400 millones.

En el caso de exlegisladores, el régimen todavía tiene a 78 beneficiarios que fueron diputados y 129 herederos.

De los 78 exdiputados hay 9 multipensionados. La que recibe el monto más alto es la exdiputada Yolanda Calderón Sandí, quien fue legisladora entre 1978 y 1982. Ella tiene una pensión desde 1991 del régimen especial de Hacienda, de ¢8 millones en monto bruto y ¢3,6 neto. Además tiene una pensión de ¢900.000 de Jupema, a la que le rebajan ¢100.000.

También son multipensionados los exlegisladores Rogelio Ramos Valverde (partido Republicano, 1962) y Claudio Guevara Barahona (por el Partido Unidad Social Cristiana,1982). Guevara es padre del conocido exlegislador liberal Otto Guevara.

Estos dos legisladores tienen pensiones de ¢7,9 y ¢6,3 millones, en montos brutos, respectivamente, a las cuales se les rebajan alrededor de la mitad por contribución solidaria.

Además, ambos reciben pensiones del IVM. La de Ramos es un monto básico de ¢130.000 y Guevara tiene una asignación de ¢800.000.

Guevara detalló a UNIVERSIDAD que trabajó 40 años como médico y aseguró que los rebajos que se aplican son justos.

“Yo tenía lo que llamaban la pensión de lujo pero hace dos años me volaron tamaño poco. Yo creo que sí era necesario bajar esas pensiones y tienen que equiparar. A mis 92 años no necesito demasiado para sobrevivir. Únicamente la plata que me cae es para ayudar a mis nietos, un montón de nietos que tengo”, contó.

Entre los herederos de las condiciones especiales de este régimen, hay 41 que cuentan con más de una pensión, encabezada la lista por Olga Arroyo Gutiérrez, quien a pesar de tener 70 años y otro ingreso recibe una pensión de su padre.

En ese selecto grupo también está Laura León Salazar, de 63 años, hija del exdiputado Primitivo León Molina 1944 y 1948. Debido a que nunca se casó, León recibe desde 1997 una pensión especial de ¢8 millones (rebajada a ¢3,6 millones). Además, por su propio trabajo tiene una jubilación por el régimen viejo de Jupema que le reporta ¢1,1 millones en monto neto.

Estas pensiones tenían un crecimiento anual del 30% que también se eliminó.

Ir al contenido