País

Salud y CNE habilitarán uso de camas privadas este fin de semana ante saturación de hospitales públicos

La Caja solicitó el pasado jueves a Salud reactivar el uso de espacios en centros privados debido a la saturación hospitalaria que enfrenta el país

El Ministerio de Salud informó este viernes por la noche que junto a la Comisión de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) trabajan y coordinan con los centros de salud privados para emitir este fin de semana las resoluciones que le permitan a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) hacer uso de centros privados para internamiento de pacientes sin COVID-19.

La Caja solicitó el pasado jueves a Salud reactivar el uso de camas en centros privados debido a la saturación hospitalaria que enfrenta el país actualmente. En una misiva, las autoridades pidieron también la ampliación de los criterios ya desarrollados en las resoluciones emitidas en mayo pasado, tales como el internamiento de pacientes COVID-19 positivos, tanto leves y moderados, así como la inclusión de otro tipo de servicios médicos para pacientes sin COVID-19.

El ministro de Salud en funciones, Pedro González,  aclaró que la inclusión de estos nuevos criterios requieren de análisis de costos y modificaciones al plan de inversión, lo que conllevaría una reforma posterior; sin embargo, en primera instancia los hospitales privados atenderían a pacientes negativos por COVID-19. 

El internamiento en camas privadas (recurso físico y humano) que utilice la CCSS será financiado a través del Fondo Nacional de Emergencia, presupuestos previamente avalados por la Junta Directiva de la CNE. 

A finales del mes de mayo con el aval presupuestario de la CNE, y ante la alta ocupación hospitalaria en los centros de salud públicos, el Ministerio de Salud autorizó a la CCSS para utilizar los servicios de internamiento en hospitales privados, opción que estuvo vigente y sin uso hasta el 21 de junio.

El lunes de esta semana, los directores de centros médicos del país enviaron una misiva a las autoridades en la que manifestaron su preocupación por la saturación de servicios  hospitalarios y pidieron también que se tomen medidas para la seguridad de la población.

A esta petición se sumaron este viernes varios sindicatos de Salud, quienes piden al Gobierno endurecer las restricciones y priorizar el derecho a la salud y la vida.

Según datos del Ministerio de Salud, para este viernes se reportaron 2.825 nuevos casos de COVID-19; además, 1.311 personas se encontraban hospitalizadas, 488 de ellas en una Unidad de Cuidados Intensivos.

Ir al contenido