Rentabilidad segura por inversiones con Hacienda

ROP dejaría de recibir ¢1.130 millones al mes por desempleo actual del COVID-19

La superintendente de Pensiones, Rocío Aguilar, advierte de “retiros masivos” del ROP, porque operadoras venderán sus activos en un mercado que no pagará por su valor.

La pandemia por COVID-19 coloca a la economía entre dos shocks muy incómodos: uno por oferta –¿quién puede producir/ganar dinero en un confinamiento?– y otro por demanda –¿quién puede suspender sus gastos en una crisis sanitaria global?

Con estas dos presiones y el actual escenario de desempleo, la Superintendencia de Pensiones (Supen) contabiliza que un total de 135.213 personas solicitaron la entrega del Fondo de Capitalización Laboral (FCL) para aliviar sus problemas de liquidez financiera. De estas personas, los datos de hasta el 14 de mayo señalan que 47,2% de ellas perdieron ingresos por despido.

Además, la suspensión temporal y la reducción pactada para las jornadas laborales –las tres causales de la entrega del FCL– repercutirán en el capital del Régimen Obligatorio de Pensiones (conocido como ROP).

“Haciendo una estimación muy general y considerando que un 1,5% de los salarios se aporta de forma directa al ROP, se tendría que este fondo estaría dejando de percibir por mes aproximadamente ¢1.130 millones”, aseguró la Supen ante una consulta hecha por UNIVERSIDAD.

“Al existir retiros que corresponden a reducción de la jornada laboral, en esos casos sí habrían aportes parciales al ROP”, también anota la Supen.

A diferencia de la erosión de las pensiones básicas de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) que ofrece la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), la superintendente de Pensiones dice que las 1,1 millones de personas que actualmente cotizan para el ROP no tienen que preocuparse por un déficit, pues dada su longevidad –fue creado hace 20 años– es un régimen que todavía tiene trabajadores jóvenes y “apenas 10.000 pensionados”.

“El ROP no genera déficit porque, a diferencia del IVM, usted tiene una contribución obligatoria pero que es individualizada. En el otro caso no, es una contribución tripartita que no está en función del ahorro”, aseguró la superintendente Rocío Aguilar, quien fue nombrada en su cargo en marzo.

Aguilar ha sido crítica de un proyecto de ley que propone la entrega del ROP completa a las personas pensionadas y que se jubilen cerca de la aprobación del proyecto. Estima que las operadoras tendrían que vender sus títulos de valores al precio que el mercado elija pagar, que en un momento con shocks de oferta y demanda sería menor al valor que rendiría el título a su vencimiento.

“Perdería el que retira porque se materializa la pérdida y tomaría más tiempo para recuperarse el valor de las carteras”, aseguró Aguilar.

A la fecha, los rendimientos a 10 años del ROP permanecen estables, en tanto los activos que tienen las seis operadoras son rentas fijas a largo plazo.

De los ¢7 billones que conforman al ROP, un 56% está colocado en bonos del Ministerio de Hacienda.

La escasa diversificación que tienen las inversiones de las operadoras nacionales podría ser una pequeña ventaja durante el COVID-19.

En el periódico estadounidense The Washington Post se afirma que los fondos de pensiones de ese país “habían invertido en activos riesgosos para superar una falta crónica de fondos con los descomunales retornos en el mercado de valores”. En cuestión de un mes de pandemia, el mercado de valores esfumó 21% de los activos para las pensiones de los empleados públicos.

En Costa Rica, más bien, la colocación mayoritaria en bonos de Hacienda mantiene rendimientos de largo plazo pequeños, relativamente estables pero que dependen de la situación fiscal país.

El antecesor de la superintendente Aguilar, Álvaro Ramos, detalla que entre el 2017 y el 2018 el ROP enfrentó minusvalías en sus rentas por un “deterioro fiscal acelerado”. Los intereses de los bonos de Gobierno fueron menos jugosos para las operadoras y, por lo tanto, no percibieron ¢160.000 millones.

Tanto Aguilar como Ramos atribuyen a la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas  la recuperación que hubo a finales del 2019 y que, en vísperas de la pandemia, queda como un buen recuerdo, entre la incertidumbre de meses siguientes.

“Si ve, al final de diciembre del 2019 llegamos a tener rendimientos del 15% positivo. Fue un año espectacular para el que tuvo sus ahorros en el ROP”, aseguró Ramos en entrevista.

¿Cuáles operadoras están más vulnerables a los cambios de mercado por el COVID-19? Aquellas que tienen sus fondos con rendimientos en dólares (debido a la fluctuación del tipo de cambio), fuera del país (en mercados de valores más grandes y voraces que el de Costa Rica) y las que tienen en su portafolio inversiones más riesgosas (Aguilar menciona el “crédito”).

Con datos a abril, las operadoras que tienen más inversiones en dólares son Popular Pensiones (37,8%) y la CCSS (36,6%). Fuera de Costa Rica, tienen inversiones Bac San José, Popular, Vida Plena del Magisterio Nacional y las pensiones de la CCSS.

El régimen administrado por la Junta de Pensiones del Magisterio Nacional puede prestar de sus fondos a sus afiliados. UNIVERSIDAD pidió información sobre si la situación del nuevo coronavirus impactó la situación de créditos de Vida Plena;sin embargo, al cierre de esta nota, esa información está pendiente.


ROP neto hasta abril era de ¢7.002 millones

Operadora Activos en millones Millones invertidos en bonos de Hacienda
CCSS OPC ¢212.717 ¢65.310 (30%)
Vida Plena ¢811.065 ¢567.430 (70%)
BAC ¢848.593 ¢549.223 (64%)
BCR ¢1.014.149 ¢545.119 (53%)
Popular ¢2.664.918 ¢1.476.816 (55%)
BN Vital ¢1.450.962 ¢440.585 (30%)

 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments