País

Producción de guaro en Fanal se normalizaría en octubre

El CNP espera que la semana entrante la Contraloría otorgue el aval al uso de un presupuesto extraordinario para cubrir la compra del alcohol crudo.

La disposición de alcohol para la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) está asegurada y a partir del 1 de octubre “con toda seguridad” se normalizará la producción para las industrias y de licor de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal), una vez que la Contraloría General de la República (CGR) apruebe echar mano de un presupuesto extraordinario.

Así lo explicó Ángel Jiménez, presidente ejecutivo del Consejo Nacional de Producción (CNP), institución a la que está adscrita la Fanal y que además realiza las compras para dar sustento al Programa de Abastecimiento Institucional (PAI).

Mediante ese programa, el CNP compra alimentos a micro, pequeñas y medianas empresas del agro para distribuirlos en más de 30 instituciones.

El funcionario detalló que la institución se acogió al artículo 16 de la Ley de Fortalecimiento de Finanzas Públicas, y así la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) aprobó “una salida a la regla fiscal para la atención de la emergencia de la pandemia”.

Esa salida -también avalada por por el Ministerio Hacienda- se dio en dos partidas, la compra de alimentos para el PAI y la compra de alcohol “para todo el procesamiento que le damos en la Fanal”.

“El paso final que hace falta es la aprobación de presupuesto extraordinario por parte CGR, ya lo presentamos y esperamos que a más tardar jueves tengamos el visto bueno” dijo Jiménez. No se trata de una inyección de recursos nuevos, sino de establecer una excepción al tope al dinero que se puede usar impuesto por la regla fiscal, con el fin de echar mano de recursos que la misma Fanal ha generado por medio de ventas. “Con ello tendremos la aprobación para comprar unos seis millones de litros de alcohol, por un valor de unos ¢4 mil millones”.

Con esas declaraciones el jerarca buscó brindar tranquilidad al mercado tanto de los compradores de alcohol a nivel industrial como a quienes venden o consumen el guaro Cacique, pues en las últimas semanas ha sido notorio un faltante del producto en varios sitios.

“En este momento ciertamente ha mermado la producción de licor, principalmente guaro, para estirar el alcohol que teníamos y dar prioridad al de la CCSS”, aseveró.

“Por eso -añadió- hemos bajado las revoluciones en la producción y procesamiento de alcohol, pero no es que esto va a ser una constante el resto del año”.

Detalló que una vez que se cuente con el visto bueno de la CGR, que “es un tema de trámite”, la Fanal tiene que hacer la solicitud a la Liga de la Caña (Laica) para la compra del llamado alcohol crudo, que sirve de materia prima. Luego a Laica le toma tres días hábiles o más para hacer la entrega, y el refinamiento también lleva unos días más. Por ello reiteró que “con toda certeza a partir de 1 de octubre todo se debería reanudar de manera normal”

Al mismo tiempo, sentenció que “no hay escenario en que a la CCSS le falte alcohol” y subrayó la importancia de que a esa institución se le vende a precio de costo. “En muchos países la producción de alcohol está en manos del Estado porque es importante para temas de sanidad”.

Regla fiscal 2022

Jiménez sin embargo observó que las limitaciones que impone la aplicación de la regla fiscal podrían caer con todo su peso sobre la institución el año entrante, si las autoridades determinan que no es preciso aprobarle al CNP la mencionada salida a esa medida a causa de la pandemia.

Para la Fanal, la regla fiscal “nos limita para poder competir con todas las herramientas como compras e inversiones que quisiéramos realizar, porque nos deja en desventaja contra el mercado privado de guaro, sea importado u otros tipo de licores”

“La regla fiscal para una empresa en competencia, como lo es la Fanal, nos quita bastante”, insistió.

Por otra parte, respecto al PAI, dijo que esa medida fiscal resentirá “el crecimiento muy marcado que estábamos teniendo en el PAI, porque la regla fiscal nos pone techo presupuestario en el que la compra de alimentos o alcohol se ve como un gasto a nivel del Ministerio de Hacienda y es una limitante importante porque nos frena nuestras acciones como institución y nuestra razón de ser”.

Limitar la capacidad de compra de alimentos mediante el PAI podría tener un efecto realmente serio para muchos productores que comercializan el fruto de su trabajo a través de ese Programa.

Ir al contenido