País Informe del OIJ señala que médico determinó fuerte golpe e inflamación

Primer diagnóstico a Barrenechea tras caída en celda descartó fracturas en costillas

Abogado de gerente del BCR alega que primera valoración no hizo placas necesarias

El primer diagnóstico médico que recibió el gerente del Banco de Costa Rica (BCR), Mario Barrenechea Coto (68 años), luego de caerse cuando se bañaba en las celdas del OIJ en Goicoechea, descartó que tuviese fracturadas sus costillas.

Así lo indicó un informe de los encargados de cárceles de ese circuito -área que es administrada por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ)-, a solicitud de UNIVERSIDAD.

La existencia de ese primer diagnóstico fue confirmada por el abogado de Barrenechea, Andrés Pérez, quien sin embargo indicó que en esa primera atención “el médico que lo atendió careció de la pericia de ordenar las placas que podían establecer un diagnóstico definitivo. Solo un médico diligente, como tiene ahora, un especialista en tórax, ha ordenado las placas necesarias”, afirmó.

El defensor aseguró que en dos centros médicos (CIMA y Hospital Metropolitano) han confirmado la fractura y que la tarde de este martes su representado fue llevado a medicatura forense para una valoración, debido a una orden de la Sala Constitucional.

Barrenecha sufrió una caída el pasado 14 de noviembre, en el baño de la celda número 5, cuando se encontraba a la espera de una audiencia de apelación de medidas cautelares.

De acuerdo con el informe del OIJ, de inmediato se llamó a la Cruz Roja y, tras una primera valoración, Barrenechea fue llevado a un centro médico privado”.

Los funcionarios de cárceles indicaron que el detenido “presentó un fuerte golpe, pero nunca presentó lesiones (quebraduras), en sus costillas, según lo indicó el médico que lo atendió en un centro hospitalario privado”, comunicó el OIJ.

La entidad agregó: “lo que presentaba era un fuerte golpe, producto del mismo tenía inflamación en los nervios, motivo por el cual se le aplicó medicamento para el dolor.

El día de la caída de Barrenechea, su abogado manifestó a los medios de comunicación que, al parecer, su defendido se había fracturado dos costillas. Unos ocho días después, el abogado afirmó que varias radiografías revelaron que el gerente tiene seis costillas fracturadas.

Esta tarde Pérez indicó que desconoce en qué centro médico se hizo la primera valoración pero sostuvo que el médico no realizó las placas que se requerían.

Pérez añadió que, dos días después de la caída de Barrenechea, un especialista en tórax del hospital CIMA sí hizo los análisis necesarios.

Posteriormente, el gerente bancario decidió ser atendido en el Hospital Metropolitano.

Se preguntó a Adaptación Social sobre el estado en que regresó Barrenechea luego de la audiencia de apelación de medias, pero hasta ahora no ha habido respuesta.

La caída

Según el OIJ, el percance de Barrenechea ocurrió antes de las 8 a. m.

El OIJ añadió que en el video de seguridad “no se logra apreciar la dinámica del evento, sin embargo se pueden visualizar las piernas de don Mario y luego la cabeza del mismo que se observa por encima de una colchoneta que él mismo puso para tener un poco de privacidad”.

Posteriormente, en el video se observa que varios custodios ingresaron a la celda para brindarle ayuda. De inmediato se llamó a la Cruz Roja, agrega el informe.

Tras una valoración inicial de la Cruz Roja y con la autorización del Tribunal, se trasladó al detenido a un centro hospitalario privado, donde un médico lo valoró a informó al personal encargado de la custodia que no había fracturas ni fisuras, informó la entidad.

Barrenechea regresó ese mismo día al CAI Adulto Mayor de la Reforma.

No obstante, el 22 de noviembre, estando en custodia de Adaptación Social del Ministerio de Justicia, se informó que Barrenechea nuevamente fue trasladado a un centro hospitalario. Él regresó al centro penitenciario el sábado 25 de noviembre.

El abogado Pérez presentó tres recursos de habeas corpus ante la Sala Constitucional para pedir que su defendido se le respeten los derechos del Tratado de la Persona Adulta Mayor.

Él cuestionó que las celdas del OIJ no tengan condiciones para personas con discapacidad y que la audiencia de medidas cautelares se extendiera por tantas horas a pesar de que su defendido es un adulto mayor.

Ir al contenido