País

Presidente ejecutivo de ICE dice a diputados que modelo eléctrico de Costa Rica es obsoleto: pide reubicar funciones de la institución y de CENCE

Marco Acuña manifestó en audiencia ante la Comisión de Energía que tomará decisiones para reducir costos y trasladarlos a tarifas de electricidad, entre ellas, reducir 226 megavatios de respaldo en el sistema nacional

Marco Acuña, Presidente Ejecutivo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) acudió ante los diputados de la Comisión de Energía para dar su diagnóstico del modelo eléctrico del país y los cambios que requiere. Mencionó que se deben realizar ajustes profundos, entre ellos, sacar varias funciones que en la actualidad están en la institución que preside: la planificación eléctrica nacional y el despacho de electricidad en este mercado, actualmente a cargo del Centro Nacional de Control de Energía (CENCE), en el ICE.

«El mercado costarricense de electricidad está obsoleto, eso tiene un impacto negativo para el ICE y para la seguridad energética del país», dijo Acuña en su presentación, en la que indicó que ello se debe a varios factores, entre ellos, que existen muchas leyes para este sector que no se complementan bien. «Cada una busca el interés de cada grupo, por decirlo así, pero no a nivel del país», dijo.

Aseguró que se necesita una agenda energética que fije el norte en este tema y que haya una planificación eléctrica vinculante. «Como antes era el único actor del mercado, la planificación del ICE era la del país. Ahora hay muchos otros actores, que actúan fuera de esa planificación. Más que ser juez y parte, hay que pensar en lo que conviene al país, debe haber una planificación centralizada que sea vinculante para todos, realizada por un actor independiente», explicó.

Acuña también consideró que el tema del CENCE es similar: se desarrolló como una dependencia del ICE, ante la necesidad de controlar sus plantas y activos, no los del país, pero le fueron dando funciones que no le correspondían. «No se pensó que fuera operador del sistema, operador del mercado, que se encargara del despacho nacional de electricidad», dijo.

Enfatizó que el ICE necesita el CENCE para administrar sus plantas y líneas de transmisión, por lo que no se debe sacar del instituto. Sin embargo, si abogó por quitarle funciones. «El punto de dolor que he identificado es que se dice que no es objetivo para hacer el despacho (de electricidad), entonces que lo haga otro. Pero ojo, hay que tener un gran cuidado, EL ICE es el responsable de velar por la atención de la demanda nacional de energía, que no haya apagones, entonces se debe definir quien tendrá esa responsabilidad, si no es el ICE», manifestó.

El jerarca indicó que el ICE no puede seguir subsidiando actividades económicas que hacen uso de servicios auxiliares del ICE. Citó el caso de la reserva rodante y la reserva fría. «La reserva rodante son 200 megavatios, es como tener un carro encendido, pero sin meterle el gas,  esperando por si otro falla para entrar, esto tiene costos, pero no recibimos ingresos, costos que van a la tarifa. La reserva fría son 496 magavatios, que es el  térmico, que hoy se encuentra apagado y solo se enciende uno o dos meses, cuando hay escasez de agua, viento y sol. Esto cambiará a corto plazo, porque va a haber sobreinstalación de energía en la región», expresó

Manifestó a los diputados que en esa dirección, se tomará una medida para bajar los costos de las tarifas eléctricas. «Vamos a retirar de la base tarifaria y de la operación  226 megavatios de generación térmica, como una medida para reducir el respaldo, pero también ahorrarnos ₡30 mil millones al año», dijo.

Acuña también aseguró que no se puede seguir aumentando costos, cuando por otro lado «se nos exige reducir tarifas. Tenemos que tomar decisiones y no tenemos miedo de tomarlas», afirmó.

El Presidente Ejecutivo del ICE indicó a los legisladores que visualizan que la demanda eléctrica deberá subir 4 ó 5 veces en los próximos años para posibilitar la descarbonización de la economía. «Esto son 5 mil, 15 mil megavatios, y hay que considerar no solo la oferta, sino como se transmite. Esto es algo que se debe definir con política pública, alguien que no es el ICE», dijo.

Consultado por los diputados sobre el esquema que se debería promover, tanto en la rectoría como en la planificación eléctrica, Acuña optó por la prudencia, indicando que eso implicará una política pública, en la que no se debe perder de vista la seguridad energética nacional y sus diferentes componentes: objetividad, imparcialidad, eficiencia, solidaridad, oportunidad (tener la energía cuando se necesita), y por supuesto calidad.

Similar postura adoptó ante las preguntas de los legisladores sobre el CENCE, uno de los temas que desde ahora se muestra como polémico, ante los que indicó que «la decisión de donde esté, no me compete a mí, se debe tomar como parte de una política pública», declaró.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido