Manuel Jiménez Echeverría, presidente del Grupo Nación

Presidente de Grupo Nación rechaza nexo con Mossack Fonseca

Diputados cuestionaron a empresario sobre cobertura de La Nación casos expuestos en Papeles de Panamá y detención de abogados Mossak y Fonseca

Durante su exposición en la comisión legislativa que investiga los llamados Papeles de Panamá, el lunes pasado, el empresario Manuel Francisco Jiménez Echeverría, presidente del Grupo Nación, aseguró que ni esta empresa “nunca han usado al bufete Mossack Fonseca” ni cometido el delito de defraudación fiscal, sino que, por el contrario, “siempre ha pagado los impuestos de ley y las cargas sociales de sus empleados”.

Así respondió ante los cuestionamientos reiterados de las diputadas Carmen Quesada(independiente) y Patricia Mora, del Frente Amplio, las respuestas de Jiménez Echeverría no variaron el guión.

También afirmó que él no había formado parte “de la Junta Directiva” de Monte del Barco, un proyecto inmobiliario del Golfo de Papagayo para el cual el Grupo Aldesa creó un fideicomiso en Panamá, o de las de otras empresas off shore reveladas por los Papeles de Panamá.

Una información publicada por el Semanario UNIVERSIDAD en abril de 2016, sobre ese proyecto inmobiliario, no afirmaba, sin embargo, que Jiménez Echeverría formara parte de esa junta directiva, sino que el empresario aparecía como inversionista del mencionado fideicomiso por un monto total de $1 millón, repartido mediante las sociedades Monitos Gemelos S. A., Pacualito S. A., Rapipunto S. A. y Tequeiz S. A., además de aparecer como socio en otras sociedades.

Al final, la insistencia de la diputada Mora por saber con qué objetivo Jiménez Echeverría había hecho “ese desperdigamiento de esas sociedades y cuál es el beneficio que ustedes han obtenido”, no hubo respuestas.

A Jiménez se le consultó sobre otros asuntos, como la causa que el Ministerio Público sigue contra el abogado Fernán Vargas, otro socio relevante del Grupo Nación, investigado actualmente por un presunto delito fiscal. Sobre esto, dijo no saber nada al respecto.

Tampoco sobre las actividades de su primo, Carlos González Jiménez, quien estaba señalado en investigación por el caso de venta simulada de las rotativas del Grupo Nación y quien también fue exministro de Hacienda del gobierno de Abel Pacheco. “Yo no manejo sus empresas ni sé de sus inversiones”, respondió Jiménez Echeverría.

En la misma línea respondió sobre la conciliación a la que llegó el Grupo Nación con el Ministerio de Hacienda, en la cual la empresa periodística aceptó pagar unos ¢3.300 millones para evitar ir a juicio.

Hacienda había señalado que ese grupo editorial había incurrido en un supuesto fraude fiscal por simular la venta de unas rotativas; el empresario afirmó que “la defraudación fiscal nunca fue demostrada”. Y añadió que nunca fue demostrada –precisamente- porque se insistió en conciliar y eso evitó que el caso llegara a la etapa de juicio y a una eventual sentencia.

Por su parte, los diputados Juan Marín, del partido Liberación Nacional, y Otto Guevara, del Movimiento Libertario, se centraron en buscar la asesoría del empresario sobre la mejor forma de manejar los asuntos tributarios. La respuesta de Jiménez Echeverría fue clara: “mientras menos reglamentación, mejor”.

Por su parte, el diputado Rafael Ortiz, del partido de Abel Pacheco, Unidad Social Cristiana, se retiró de la sesión sin hacer preguntas al invitado.

¿Adecuada cobertura?

Fue un momento cúspide de la sesión, cuando la diputada independiente Carmen Quesada le preguntó a Jiménez por qué La Nación no publicaba información ni investigaba sobre lo expuesto por los Papeles de Panamá, a pesar del escándalo internacional, de las sucesivas denuncias periodísticas dentro del país y del hecho de que la justicia panameña hubiera encarcelado recientemente a los abogados Ramón Fonseca y Jürgen Mossack, socios principales del bufete Mossack Fonseca, acusado de facilitar mundialmente la evasión fiscal y el lavado de dinero.

Jiménez Echeverría no dudó en responder: “Eso hay que preguntárselo a Armando González”, el director del diario La Nación, dando a entender así que el tipo de cobertura es una decisión del director periodístico del diario y no una directriz de sus patronos.

No obstante, el empresario evaluó como “importante” la información expuesta por su diario sobre los Papeles de Panamá.

Esta no fue la primera vez que Jiménez Echeverría afirma que las actividades empresariales del Grupo Nación y sus socios son independientes de la de sus medios periodísticos. Así lo hizo saber durante la administración del expresidente Abel Pacheco (2002-2006), cuando su tío y socio del Grupo Nación, el también empresario Rodolfo Jiménez Borbón, compareció ante la comisión de la Asamblea Legislativa que investigó a varios bancos privados locales por financiar ilegalmente la campaña electoral de Pacheco.

Entonces, Jiménez Borbón formaba parte de la junta directiva del Grupo Nación y del desaparecido banco Banex, una de las entidades acusadas de transgredir la ley en materia de financiamiento de las campañas electorales.

En aquella ocasión, Jiménez Echeverría quiso distanciar a su medio de comunicación de los cuestionamientos que recaían sobre las actividades de sus dueños.

Consultado este martes por UNIVERSIDAD, el director de La Nación, Armando González, dijo que no es cierto que no investigaran sobre los Papeles de Panamá y alegó que no informaron sobre la detención de Mossack y de Fonseca porque no se dieron cuenta de la noticia (Ver: “Se nos fue la noticia”).



Armando González, director del diario<em> La Nación: </em>“Se nos fue la noticia”

UNIVERSIDAD pidió al director del diario La Nación, el periodista Armando González, reaccionar ante la respuesta dada por Manuel Francisco Jiménez Echeverría a la diputada Carmen Quesada, cuando esta le preguntó por qué ese diario no publicaba información ni investigaba sobre lo expuesto por los Papeles de Panamá, a pesar del escándalo internacional y de las sucesivas denuncias periodísticas dentro del país.

La respuesta de Jiménez Echeverría fue “hay que preguntarle eso a Armando González”.

González negó que fuera cierto que el diario La Nación hubiera bajado el perfil a la información de los Papeles de Panamá. “Lo que encubrió es que no publicó nada que tuviera ilegalidad o inmoralidad porque no encontró nada que tuviera ilegalidad o inmoralidad alguna, como lo confesó el propio Semanario UNIVERSIDAD cuando publicó lo que publicó, sembrando duda sobre mucha gente”.

Además, afirmó que hizo varios intentos para entrevistar al director de UNIVERSIDAD, Ernesto Rivera, sobre la investigación realizada, y que nunca lo logró.

Preguntado por qué, como planteó la diputada Quesada, La Nación no informó sobre la detención de los socios del bufete Mossack Fonseca por la policía panameña, por haber facilitado el lavado de activos producto de sobornos a políticos en el caso que involucra a la constructora Odebretch, en Brasil, inicialmente respondió que no sabía de ese hecho.

Luego de consultar con uno de sus jefes de información, se corrigió y afirmó que no habían informado del hecho porque “el cable recién entró anoche. Por eso me agarró en curva. Lo vamos a publicar. Va mañana”.

Pero luego de que UNIVERSIDAD le explicara que la noticia de la detención había ocurrido hacía ya cinco días, respondió con resignación: “Bueno, esa es la razón. Se nos fue la noticia”.


 


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/presidente-de-grupo-nacion-rechaza-nexo-con-mossack-fonseca/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

Solicité este espacio al Semanario UNIVERSIDAD con el propósito de que el lector de este medio pueda darle seguimiento a la información que divulgó

Alcaldía intenta crear también red de inspectores peatonales y escolares

Ya se nos fue el 2016; entre las efemérides del mismo año ido interesa confrontar la utopía de dos políticos.

El ascenso de Trump al poder, su retórica y sus primeras acciones como gobernante, guardan una preocupante similitud con regímenes dictatoriales