País

Presidenta del INS afirma que siguen llegando denuncias sobre corrupción en Bomberos

Aunque afirma que no cree y no tiene indicios de que haya habido "complicidad" de presidentes anteriores, sí considera que en la institución se habían normalizado estas situaciones y se acostumbraba "tomarlas de una manera light".

La presidenta ejecutiva del Instituto Nacional de Seguros (INS) Mónica Araya, informó a UNIVERSIDAD que desde que se dieron a conocer las investigaciones contra el director del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Costa Rica y se ofreció protección a las personas denunciantes, más denuncias sobre supuestos casos de corrupción han llegado tanto a la auditoría interna, como a su despacho.

Aunque no puede dar detalles sobre las investigaciones, en entrevista con UNIVERSIDAD la jerarca comentó que considera que dar apoyo a las personas que denuncian, que antes se sentían asustadas o temían represalias, ha resultado en un aumento de las quejas, por lo que se están abriendo más expedientes indagatorios.

A finales de junio se dio a conocer que el director de Bomberos, Héctor Chaves León, enfrenta investigaciones por parte del Instituto Nacional de Seguros y, también, de la Fiscalía Adjunta de Probidad, Transparencia y Anticorrupción (FAPTA), por posible uso inadecuado de recursos públicos y tráfico de influencias. Al 22 de junio al menos seis investigaciones estaban abiertas en el INS y tres causas en la fiscalía.

Sobre estos casos, su estrategia para abordarlos y su relación con el cuerpo de bomberos, Mónica Araya, conversó con este semanario. Durante la entrevista, Araya recordó que ella entró a la presidencia ejecutiva, hace más o menos un mes, y detalló que en el primer consejo directivo en que participó se dio un informe de la auditoría interna.

Así, dijo, se dio cuenta que «han habido algunas denuncias que se habían presentado tanto aquí a la presidencia como a la Fiscalía, otras se habían presentado a Contraloría y se han dado algunos informes de auditoría que le habían llegado al Consejo Directivo».

«El tema es que también se han incrementado las denuncias, precisamente por la participación mía en los consejos. Yo he entendido, por algunos de los denunciantes, que han tenido temor en sus denuncias que han presentado. En algunas ocasiones cuando hacen las denuncias, ellos dicen, no me consta, es que se han sentido amenazados o incluso que han sido trasladados», comentó la jerarca.

Araya considera que su rol como presidenta y su actitud favorable hacia las personas denunciantes o incluso víctimas, ha facilitado el proceso pero asegura que el momento también ha sido clave pues ya habían procesos encaminados y el consejo directivo tenía voluntad de tomar acciones. Así mismo, comenta, ha tenido un rol central en ordenar el cruce de información y en solicitar a la Gerencia General y al Departamento Legal que facilitaran lo correspondiente en las investigaciones que lleva a cabo la Fiscalía.

Eso sí, dice, a su llegada le preocupó que no se diera una «reacción un poquito más activa de parte del consejo, porque a veces queda la percepción de que un director tiene la responsabilidad de recibir las auditorías y las denuncias y hasta ahí, eso no es así. La responsabilidad no solo de la presidencia y esa conciencia creo que la logramos despertar», indicó.

Como resultado, dice «a lo interno se han generado investigaciones nuevas, me di cuenta que alguna gente en algún momento había presentado denuncias a algún interno del INS, no puedo decir cuáles porque a final de cuentas también estamos en investigación, pero también habían sido movilizados precisamente porque habían presentado denuncias, los habían movido de puesto. Esas investigaciones se están recuperando, se están recopilando y se están llevando a las instancias correspondientes. Se van a presentar ante la Fiscalía apenas se terminen y se van a presentar a la Contraloría también, ya hemos tenido reuniones».

La funcionaria dijo que su reacción al enterarse de los procesos abiertos y las denuncias existentes fue de sorpresa. Aunque afirmó que no cree y no tiene indicios de que haya habido complicidad de presidentes anteriores, sí considera que en la institución se habían normalizado estas situaciones y se acostumbraba «tomarlas de una manera light».

«Creo que no le han tomado la seriedad del caso y hay que tomar la seriedad del caso, esa ha sido mi responsabilidad desde el día uno», indicó.

La jerarca fue enfática en que aunque los «este es un tema de un escándalo mayor, porque no puedo decir que es un escándalo pequeño y que tal vez no es solo un incidente y aunque están incrementándose las denuncias», lo sucedido no refleja a la institución como tal y no debe manchar la reputación del Cuerpo de Bomberos. «Bomberos no es una persona», comentó.

La jerarca comentó que seguirá promoviendo la cultura de denuncia y protegiendo a las personas denunciantes, para lograr limpiar lo que se necesario y que impulsará medidas sobre aspectos como acoso laboral y sexual, para proteger a los empleados de la entidad.

«Realmente uno de los recursos más valiosos que tiene el grupo es el recurso humano y aquí hay gente tanto al interno del INS como en Bomberos, que realmente tienen años de trabajar, que dan su vida por las instituciones, que más que la camiseta tienen a la institución en las venas y precisamente por esa mística que tiene esa gente, me duelen cosas como estas, que hayan habido gente o directores o presidentes que se hayan hecho de la vista gorda», agregó.

Sobre su relación con la presidencia de Bomberos, la jerarca admitió que se ha generado un ambiente tenso, «más de él para mí, que de mi parte», pero insistió en que será «radical» con que no se use «la institución, por ejemplo, como una defensa propia, poniendo la imagen para defenderse» porque más bien, «a la institución hay que defenderla como institución».

«No es un tema personal, esto no es un tema personal», concluyó la jerarca

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido