País

Presidenta del INAMU evita opinar sobre anuncio de Salud de ‘revisar’ norma de aborto terapéutico

Jerarca ni ministra de la Mujer participaron en reunión de Rodrigo Chaves con obispos católicos opuestos a la regla emitida en el gobierno anterior para cumplimiento de artículo contenido en la ley penal.

La presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), Adilia Caravaca, evitó este jueves dar una opinión sobre la posibilidad de ‘revisar’ la norma técnica que posibilita el aborto terapéutico, como se anunció por la mañana en la Presidencia de la República tras una reunión del mandatario Rodrigo Chaves con los obispos de la Iglesia Católica.

La encargada de comunicación del INAMU, Ivannia Arias, respondió a este semanario que Caravaca ni la ministra de la Condición de la Mujer, Cindy Quesada, participaron de esa reunión, por lo que carecen de detalles.

«No es posible tener una declaración sobre el tema», dijo esta tarde la funcionaria, tras argumentar que Caravaca y Quesada estuvieron por la mañana atendiendo reuniones relacionadas a la violencia contra mujeres en la provincia de Limón.

En la cita con los obispos sí estuvo la ministra de Salud, Jocelyn Chacón,  y la de la Presidencia, Natalia Díaz, además del mandatario Chaves, quien desde la campaña dejó conocer su fe católica, al decir que la «base de la sabiduría de un gobernante viene del temor a Dios».

La ministra de Salud dijo a periodistas que la revisión comenzará en junio. «Será una comisión, iniciaremos el próximo mes, para tener estudios sobre el tema. Prevalecerá siempre la vida de la madre, eso sí; realmente, estamos muy de la mano con las solicitudes de los señores (obispos) y también de don Rodrigo (Chaves). No vamos a ser un gobierno en pro del aborto; pero sí, siempre salvaguardando la vida de la madre”, dijo la jerarca.

Aunque los temas de derechos humanos no fueron el eje de la campaña electoral, sí hubo discusiones que siguen pendientes a pesar de los avances como el matrimonio igualitario que rige desde el 2020 o el aborto terapéutico, para el cual se aprobó una norma técnica que hace posible la interrupción de embarazos cuando corran peligro la vida o la salud de la madre, como permite el Código Penal.

Grupos religiosos, tanto católicos como evangélicos, han rechazado esa norma por considerar que el aborto terapéutico es la puerta de entrada a la legalización del aborto libre, por el que también claman grupos feministas en el país.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido