País

Presidencia se asigna ¢2.050 millones más para 2022 y recibe fuertes críticas

Presidencia y Ministerio de la Presidencia piden a la Asamblea Legislativa que el presupuesto inicial del 2022 contemple ¢2050 millones más de lo asignado en el presupuesto total del 2021 (incluyendo extraordinarios)

La Presidencia de la República y el Ministerio de la Presidencia se asignaron ¢2. 050 millones más en el proyecto de presupuesto inicial para el 2022, que todo lo aprobado para el 2021.

Este aumento correspondería a un aumento de ¢1822 millones más para la Presidencia  y 228 millones más para el ministerio, en relación con todo lo aprobado para el año 2021. Es decir, estos recursos se incluirían en el presupuesto ordinario y podrían crecer aún más mediante presupuestos extraordinarios a lo largo del año entrante.

Así, el presupuesto total de la Presidencia ascendería a ¢42.000 y el del ministerio, a ¢11.308 millones.

Este jueves la ministra de la Presidencia, Geannina Dinarte defendió ante la Comisión de Asuntos Hacendarios el aumento presupuestario, pues insiste en que cumple con el «techo» fijado por el Ministerio de Hacienda y es parte de un presupuesto global que cumple con la regla fiscal, que establece que el presupuesto total no debe aumentar más de un 1.96%.

No obstante, nominalmente, el incremento en ambos casos es mayor al límite establecido por la regla fiscal. En el caso de la Presidencia, la variación porcentual es de 12.7% y en el caso de la cartera de Dinarte, es de 3.6%.

Durante su comparecencia, Dinarte fue cuestionada por la presidenta de la comisión, la liberacionista Ana Lucía Delgado,  sobre los aumentos presupuestados en partidas relacionadas a incentivos salariales, alquileres y  servicios de alimentos y bebidas. A la vez, señaló fuertes incrementos en jornadas extraordinarias (95%), publicidad (129%), mantenimiento de equipos de cómputo (45%), textiles y vestuarios (1400%); y seguridad (5900%).

En total, dijo la legisladora, de 64 códigos presupuestarios que usa la Presidencia, hay aumentos en 40 y de 55 subpartidas que usa el Ministerio de la Presidencia, 43 registran aumentos importantes, lo que «pareciera ser contrario a los lineamientos que ustedes mismos han generado para el sector público».

El diputado del Partido Republicano Socialcristiano, Otto Roberto Vargas, cuestionó el incremento de ¢570 millones en 2021 a ¢757 millones para publicidad de la Presidencia y el aumento de casi un 96% en los recursos disponibles para pago de tiempo extraordinario.

Por su parte, la diputada independiente Shirley Díaz señaló los aumentos paulatinos en el presupuesto de ambas entidades, que del 2020 al 2022 acumularían una diferencia de ¢4271 millones, al tiempo que señaló los altos montos que se han subejecutado históricamente.

Según dijo, en el 2016 el Ministerio de la Presidencia subejecutó ¢575 millones, en el 2017 ¢939 millones, en el 2018 ¢928 millones, en el 2019 ¢849 millones y en el 2020, falló en ejecutar 440 millones. A lo largo de los mismos años, indicó, la Presidencia tuvo montos subejecutados por ¢1210 millones, ¢1623 millones, ¢1281 millones, ¢25488 millones y ¢972,42 millones, respectivamente.

«Parece haber un incumplimiento en la racionalización del gasto», dijo Díaz y agregó que a la luz de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (Plan Fiscal) no se puede sobrepasar, a nivel global, un incremento del 1.96%.

Además, indicó, según datos del Ministerio de Hacienda para el 2020, ¢3.1 billones del gasto corriente del presupuesto nacional fueron financiados con deuda, de los cuales ¢793,8 millones fueron asignados a la Presidencia y ¢348 millones al Ministerio de la Presidencia.

La legisladora enfatizó que «hay que hacer un análisis concienzudo de cuánto de estos gastos planteados van a formar parte de la deuda» y agregó que el aumento de 1.96% debería conservarse «a lo largo y ancho de todo el Estado, pues se han dado recortes importantes en instituciones de alta importancia social y en beneficios que generan diferencias para muchos hogares», al tiempo que en otras entidades se aumentan los gastos.

Adicionalmente, el también independiene Harllan Hoepelman señaló los aumentos en los alquileres y cuestionó porqué no se presentaron ahorros, si han habido esfuerzos por renegociar contratos y además, hay personal de ambas entidades en teletrabajo. Hoepelman también cuestionó los rubros de publicidad, transporte en el exterior y viáticos al exterior.

Sobre los aumentos totales, Dinarte indicó que algunas partidas estaban prácticamente en cero debido a las circunstancias especiales de este año, por lo que los aumentos se notan más. Además, dijo que aunque nominalmente ambos presupuestos exceden el aumento permitido de 1.96% este sólo se aplica de forma global y «estamos cumpliendo en la regla fiscal pues se ha hecho una distribución de techos presupuestarios y lo propuesto está dentro de ese margen».

Según dijo, se debe contemplar que se están incluyendo recursos para que «la siguiente administración tenga disponibles» y que se incorporaron recursos para órganos desconcentrados que pasaron a ser programas presupuestarios de la Presidencia, como: la Comisión Nacional de Emergencias y Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor y el Servicio Civil. Además, dijo, en el presupuesto del ministerio de la Presidencia se incluyeron fondos para el Instituto Costarricense sobre Drogas, la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional y la la Unidad Especial de Intervención.

 

Ir al contenido