CRISIS COVID-19

Pescadores afirman que les están pagando hasta 70% menos por productos del mar

MAG e Incopesca se comprometieron a promover el consumo de producto pesquero nacional mediante una campaña

El sector pesquero nacional intenta reponerse del impacto causado por la emergencia generada por el COVID-19, que ha significado una reducción drástica del consumo de productos de mar, sobre todo por el cierre de hoteles y restaurantes -que son sus principales compradores- y la paralización de las exportaciones.

Así lo explicó Mauricio González, vocero del sector pesquero (artesanal, palangre y molusquero), quien agregó que “el COVID-19 lo que hizo fue sacar a la luz lo que han enfrentado siempre las comunidades costeras de nuestro país, la crisis que ha enfrentado por años la actividad pesquera y el abandono por parte de diferentes administraciones”.

Se calcula que existen alrededor de 350 embarcaciones en el país y que el sector pesquero genera 15.000 empleos directos en las costas del Pacífico y del Atlántico.

Pero el cierre de hoteles y restaurantes; las medidas sanitarias de confinamiento social; y la paralización de las exportaciones hacia Estados Unidos (principal comprador del sector palangrero) tuvieron un impacto drástico en el consumo de productos de mar, según González.

Las embarcaciones del sector palangrero, que usualmente pasan fuera desde 15 días y hasta cinco meses, dejaron de salir al mar a finales de marzo y durante todo abril.

Se calcula que existen alrededor de 350 embarcaciones en el país. (Foto: Sector pesquero palangrero nacional)

“Pescadores en cuarentena y sin un cinco”

“Para el tiempo de Semana Santa, que para el pescador es como la Navidad, porque es cuando la gente más consume productos pesqueros, diay se vino este problema”, dijo González. “Entonces, cuando el pescador esperaba que el precio iba a estar mucho más alto, cuando comenzaron a llegar a puerto, se toparon con la sorpresa que muchos centros de recibo habían cerrado porque no tenían venta”, agregó.

Cuando muchos pescadores comenzaron a regresar a puerto se encontraron con muchos centros de recibo cerrados y con que los que estaban abiertos les daban un precio muy bajo, hasta un 70% más bajo de lo normal.

Al pescador se le paga por destajo, por lo que el porcentaje de su salario se saca una vez que se han cubierto los gastos de operación del viaje, o “alisto”.

“Si el pescador no va a pescar, no gana, y si no gana, no come. Al no sacar ni el alisto, no gana ni el pescador ni el dueño de la embarcación. Imagínese personas que después de uno, dos, tres meses en altamar, llegaron a puerto y no se ganaron ni un cinco”, se lamentó González.

Se calcula que para una embarcación palangrera que pasa mes y medio fuera, el alisto es de entre cinco y 10 millones de colones; y si pasa entre dos y tres meses en el mar, oscila entre 15 y 30 millones de colones.

Repartieron 1.600 diarios

Repartieron 1.600 diarios a familias afectadas. Foto: Sector Pesquero Palangrero Nacional)

En marzo de 2020, pescadores de palangre, artesanales, molusqueros y de pesca turística de Guanacaste y Puntarenas enviaron una carta al Ministro de Agricultura y Ganadería, Renato Alvarado, con una serie de medidas, para ayudar a paliar la crisis en el sector.

Con desesperación, el sector palangrero creó el Barco de Alimentos, una iniciativa para conseguir donaciones y armar diarios para repartir a las familias que dependen de la pesca.

González contó que invitaron a la ciudadanía costarricense a donar una bolsa de arroz, de frijoles, lo que pudieran. Diez voluntarios en San José les ayudaron a recoger las donaciones. Los viernes las llevaban a Puntarenas, armaban los diarios y los lunes los repartián a las tripulaciones de barcos pesqueros y sus familias. En total han entregado 1.600 diarios.

Ahora tienen que empezar a trabajar en la reactivación del sector, porque tienen claro que los diarios son solo “un parche a la herida”.

Llamado a consumir producto nacional

A fines de abril empezaron a salir los primeros barcos al mar, con la esperanza de pescar de nuevo. Algunas están comenzando a entrar a puerto; pero se encuentran con el mismo problema de que la comercialización y la exportación sigue paralizada y los precios siguen considerablemente bajos.

“La venta está baja y los centros de recibo se están llenando de producto, porque al estar hoteles y restaurantes cerrados, o a medio palo, no se consume. La mayoría de consumidor de producto de mar son hoteles y restaurantes con turistas”, insistió González.

Por eso hacen un llamado a la ciudadanía costarricense a que consuma producto pesquero nacional.

La semana pasada la Defensoría de los Habitantes envió nuevamente cartas a autoridades gubernamentales, “preocupada por el impacto que la situación generada por la emergencia del COVID-19 está teniendo en poblaciones dedicadas a la actividad pesquera y molusquera”.

La Defensoría solicitó a las autoridades informar de las medidas de reactivación económica y la viabilidad de implementar las propuestas del sector.

Según informó el MAG, en coordinación con Incopesca se comprometieron a promover el consumo de producto pesquero nacional a través de las redes sociales y se incorporó al sector pesquero en varias Ferias del Agricultor del país.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments