Ministro de Comercio Exterior:

Pertenecer a OCDE daría a Costa Rica marca de «país confiable»

Ingresar al organismo permitiría aplicar metodologías exitosas para resolver problemáticas nacionales.

Conseguir un pase de incorporación a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) representa para el Gobierno consolidar una marca de país confiable, serio, estructurado, institucionalizado y democrático.

Así lo afirmó el ministro de Comercio Exterior (Cómex), Alexánder Mora, en una conversación con UNIVERSIDAD, en la cual fue enfático en que todos los esfuerzos para lograr la adhesión a OCDE serán una verdadera inversión para el país.

Y es que pertenecer a este organismo, que actualmente integra a 34 países del mundo, podría convertirse en una oportunidad de reformar el modelo de gobierno y de operación de mercados de Costa Rica, de manera que ambos apunten en la misma dirección y logren conducirse hacia el verdadero desarrollo.

La OCDE utiliza el modelo de trabajo de Pares, mediante el cual se solicita el apoyo de expertos internacionales en diversas materias, para buscar alternativas y soluciones en la frontera del conocimiento de la innovación, que hayan sido probadas y tenido un éxito en países desarrollados.

La organización cuenta con un brazo técnico para apoyar a países en vías de desarrollo denominado Centro de Desarrollo, que permite la implementación de programas que acercan a las naciones a sus estándares, y así prepararlos para una futura incorporación al organismo.

A continuación un extracto de la entrevista con el ministro Mora.

 ¿Desde cuándo trabaja Costa Rica para ser parte de OCDE?

-Somos parte del Centro de Desarrollo de OCDE desde el año 2009 y hemos trabajado en la implementación de programas y análisis de temáticas para avanzar en diversos temas. Fue en 2013 cuando la OCDE admitió que Costa Rica tenía posibilidades de ser país miembro y en 2015 nos invitaron a tomar las acciones para incorporarnos.

¿Qué significa para el país incorporarse a la OCDE?

-Desde mi punto de vista, es el momento para hacerlo. Luego de que construyéramos un estado profesional, a partir de la Segunda República en 1948, desarrollamos la institucionalidad del país con estructura e instrumentos. Durante los años ochenta logramos que el gobierno tuviera una capacidad de influir en el desarrollo del modelo mixto, en el cual el mercado y el Estado operan en conjunto, tratando cada uno de hacer bien su trabajo.

Dado que el país llegó al momento en que quiere un cambio en la política nacional, manteniendo en equilibrio ambos sectores, la OCDE viene a ser una posibilidad de avance, porque es una organización especializada en abordar ambos pilares, modelos de mercados eficientes, con una buena asignación de recursos y estados transparentes y eficientes para ser eficaces.

Con la OCDE es posible aplicar el método científico, para sistematizar la información de los diferentes sectores del país y ámbitos de acción, de manera que se pueda estudiar la realidad, analizar junto a los pares posibles soluciones o mecanismos exitosos, definir acciones y establecer metas para corregir el rumbo del país.

La ventaja es que OCDE propone un abordaje en el largo plazo, con un modelo de seguimiento en el tiempo; por lo tanto, a pesar de los cambios de gobiernos de turno, será posible mantener una línea de desarrollo y acompañamiento de los países desarrollados en diversas materias.

 ¿Qué compromisos implica para Costa Rica ser parte de OCDE?

-Considero que no se trata de si es barata o cara la incorporación del país a la OCDE, porque yo lo veo como una verdadera inversión para el desarrollo del país.

Esa inversión significa tres cosas: una es pagar una cuota de participación, que aún no se ha precisado, pero que es proporcional al tamaño de la economía, y en estos momentos Costa Rica es la más pequeña de los integrantes.

Otra es el costo que implica hacer reformas y la toma de decisiones para alcanzar el desarrollo, pero que considero que se puede hacer con el presupuesto ya establecido, utilizándolo de forma más eficiente y, por último, la inversión de participar en los comités y los foros de la organización.

 ¿Cómo funciona el trabajo con OCDE?

-La mecánica consiste en tomar un tema que no esté resuelto, por ejemplo, educación técnica. Se sistematiza de manera integral los datos e información disponible en el país. Se establece una comisión de expertos nacionales, quienes trabajan en conjunto con los expertos de OCDE.

Al detectar la información disponible sobre la temática, se analiza el problema, ambos equipos proponen una hoja de ruta y soluciones. Se le da seguimiento al proceso, tanto a nivel nacional como de la organización.

 Costa Rica ya ha venido trabajando una serie de temáticas con los pares de OCDE, en las cuales se han presentado retos y soluciones a futuro. ¿Cuáles son esas áreas?

-Hasta el momento hemos trabajado en política de inversión, política de comercio, los mecanismos de gobernanza pública, competencia y protección al consumidor y educación técnica.

También en política de innovación productiva, estamos por iniciar un proceso de agricultura que nos permitirá ver cómo opera el país, con énfasis en cambio climático como hilo conductor y hemos impulsado la revisión de temas económicos, donde se revisa el tema fiscal.

 ¿Qué otros temas se verán con OCDE para acercarse aún más a sus estándares?

-Hay otros doce sectores en los que trabajaremos con los expertos de OCDE, entre ellos destacan temas como salud, política territorial, legislación ambiental, energía, infraestructura, gobernanza de las empresas del Estado, urbanismo, manejo de químicos y desechos.

 ¿Para cuándo esperan que entraría definitivamente Costa Rica a la OCDE?

-El presidente Luis Guillermo Solís nos ha propuesto como meta que antes de finalizar la administración estemos listos para hacer la petición formal de la adhesión, pero depende de que podamos hacer el trabajo y tener los recursos suficientes para lograrlo.

¿En qué consiste OCDE?

El origen de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es el Plan Marshall, una institución que tuvo a su cargo la reconstrucción de Europa y Japón después de la II Guerra Mundial y mediante el cual, Estados Unidos y Canadá dieron financiamiento a estos países para su reconstrucción física, inicialmente, y más adelante para replantear su institucionalidad.

Tantos los europeos como los norteamericanos se dieron cuenta, entonces, que para generar desarrollo en un país, se necesita una buena gobernanza. En ese marco nación OCDE.

La organización fue evolucionando progresivamente, para convertirse en una entidad que asesora y apoya en el establecimiento de planes de choque para lanzar a los países en la ruta del desarrollo.

Se trabaja bajo un modelo de Pares, es decir que en temas muy complejos se buscan expertos en la misma materia que valoren y ayuden a quienes están tomando las decisiones o ejecutando proyectos, para replicar metodologías que hayan sido comprobadas y funcionado con éxito en otras naciones.

Actualmente cuenta con 34 países miembros, entre ellos Estados Unidos, Japón, las naciones de Europa, Australia, Nueva Zelanda, México, Turquía, Estonia, Colombia, México, Chile y Korea. Además, están en proceso de adhesión naciones como Costa Rica, Lituania y Letonia.

Por otra parte, hay una entidad dentro de OCDE denominada Centro de Desarrollo, en el cual están Brasil, China, Sudáfrica, Perú y Panamá. Este es el brazo técnico que utiliza la organización para implementar programas de trabajo, que progresivamente van acercando a los países a sus estándares y a su modelo para, en un futuro, abrir el proceso de adhesión.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/pertenecer-a-ocde-daria-a-costa-rica-marca-de-pais-confiable/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

En los últimos años, y en parte, por el auge del interés en la acreditación y certificación académica de instituciones privadas de educación superior

En un debate sobre nuevo proyecto de sociedad, convocado por la Cátedra “Víctor Sanabria” de la Universidad Nacional, en 1992, el profesor