Personas refugiadas urgen asistencia ante crisis por COVID-19

ACNUR alertó que la emergencia sanitaria ha agravado la ya complicada situación de personas solicitantes de refugio y refugiadas, e instó a la comunidad internacional a apoyar más a los países que, como Costa Rica, acogen a esta población.

Un puñado de personas refugiadas y solicitantes de esa condición se manifestaron este martes 21 de abril ante las instalaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Las y los manifestantes denunciaron que a pesar de haber gestionado su estatus en el país y haber solicitado asistencia, no han recibido apoyo ni de las organizaciones no gubernamentales, ni del Estado costarricense.

“Yo tengo un año de estar acá, soy nicaragüense, pido ayuda a las ONG o a las instituciones, lo que queremos es donde vivir y comida. Yo soy abogado, fui empresario en mi país y recibí represión por mi forma de pensar y tuve que huir. Es indignante que nos traten como delincuentes, la policía nos para a cada rato y nos dice que estemos en nuestros hogares, pero es que no tenemos hogares”, dice “José”, uno de los solicitantes a quienes hemos decidido no identificar por su propia protección.

Varias personas comentaron estar viviendo en las calles de San José y no tener acceso a comida o medicamentos, a pesar de que muchos hicieron la solicitud ante las agencias asociadas al ACNUR. Otras afirmaron que, aunque se les indicó que tendrían atención en la Caja Costarricense del Seguro Social, en el marco de un convenio entre la institución y el organismo internacional, les han rechazado en clínicas y hospitales. También relataron que recibieron tarjetas donde les depositarían asistencia, pero siguen vacías.

“Yo tenía la esperanza de comprar algo de comer con esa plata, alguna medicina, alquilar un cuartito, pero estoy en la calle. Nosotros no vinimos porque seamos delincuentes, vinimos por un motivo político y creemos que merecemos una oportunidad en este país que nos abrió las puertas, pero ACNUR ha tenido un trato un poco seco, de parte de algunos funcionarios y no nos ha dado ninguna ayuda. Queremos que la gente se de cuenta de lo difícil que la estamos pasando”, comentó “Carlos”, refugiado nicaragüense.

“Juan”, proveniente de Cuba, indicó que tiene un año y dos meses de vivir en el país y que desde diciembre solicitó apoyo, pero no ha recibido respuesta. “Estoy en la calle, véame las fachas, así no me van a dar trabajo, todo sucio, porque no he recibido apoyo de organismo alguno, ni gubernamental ni no gubernamental”, indicó.

Jean Pierre Mora, encargado de comunicación de la oficina del ACNUR en Costa Rica, explicó que la emergencia mundial sanitaria ha agravado la ya complicada situación de personas solicitantes de refugio y refugiadas en Costa Rica. “Sabemos que sus necesidades, principalmente relacionadas con alimentación y alojamiento, se han agudizado como parte del impacto económico provocado por la pandemia del COVID-19”, manifestó.

Añadió que estas personas pretendían expresar sus necesidades y preocupaciones, pero que la mayor parte del personal del ACNUR está trabajando desde sus casas, por lo que solo estaban presentes las personas funcionarias encargadas de hacer entrega “contra cita previa, de las tarjetas de seguro médico bajo el convenio ACNUR-CCSS”. Por eso, se le solicita a esta población “utilizar los canales remotos que se han habilitado para informarse y aplicar a los programas de asistencia humanitaria”.

Sobre la entrega de tarjetas vacías el comunicador explicó que por motivos de seguridad las tarjetas financieras de la ayuda humanitaria del ACNUR se entregan sin fondos inicialmente y el depósito se hace una semana después . «Una vez hecho del depósito, se le notifica a la persona beneficiaria vía mensaje de texto. Este proceso se explica a las personas beneficiarias el día que se les entrega la tarjeta. Además, se les entregan los números telefónicos a los que pueden llamar en caso de tener cualquier problema con la tarjeta».

Mora aseguró que el programa regular de asistencia económica se ha ajustado a la coyuntura actual, para priorizar los casos más vulnerables entre las personas solicitantes de refugio y refugiadas que aplican. “Esta asistencia se limita a la disponibilidad de fondos humanitarios, por lo que el ACNUR continúa haciendo un llamado a la comunidad internacional para incrementar el apoyo a países de acogida de personas refugiadas como Costa Rica, donde es crucial reforzar la asistencia humanitaria a personas solicitantes de refugio y refugiadas tras los impactos del coronavirus”, finalizó.

Los manifestantes aseguraron que, a pesar de las indicaciones sanitarias, regresarán cada martes a las 9 a. m. para hacer presión ante las instalaciones del organismo internacional.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments