“Pandemia ha reducido entre un 15% y 20% ingresos a IVM”

Jaime Barrantes, gerente de Pensiones de la CCSS aseguró que el régimen podría solventarse con el traslado de algunas cotizaciones que se hacen a Fodesaf.

La pandemia generada por el COVID-19 ha impactado en todos los ámbitos de la realidad nacional y el régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) ha enfrentado una reducción importante de sus ingresos.

Así lo confirmó el gerente de Pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Jaime Barrantes, quien indicó que al mantenerse los gastos de pensiones e incluso ir en aumento, en los últimos meses no ha sido la tónica de los ingresos, los cuales han bajado debido a las medidas de contención como suspensión de contratos, reducción de jornadas o despidos.


Lea también

Plantean que recursos de programas sociales se trasladen a pensiones de la Caja


UNIVERSIDAD conversó con Barrantes sobre las proyecciones que tienen en medio de la pandemia a mediano plazo para garantizar la sostenibilidad del régimen y la posibilidad de buscar nuevos recursos a futuro.

¿Cuál es la situación actual del régimen de IVM, según los más recientes estudios actuariales?

—En el caso de IVM, según nuestros actuarios teníamos una buena posición financiera en el corto y mediano plazo, de manera que los ingresos e intereses de la reserva alcanzaban para financiar el pago de pensiones; pero a partir de 2030 (si no se hiciera ningún ajuste) sería necesario tomar de la reserva, la cual aguantaría hasta 2037.

Ya en esos momentos podríamos enfrentar problemas de financiamiento para los beneficios actuales, tal y como están concebidos.

¿Qué acciones deberían tomar para evitar esta situación?

—Hay decisiones que podrían valorarse para no llegar hasta el 2037. Hemos realizado diversos cálculos en el informe actuarial más reciente que incluye hacer ajustes en los parámetros, buscar fuentes alternativas de recursos.

Inicialmente, podría ser variar en las medidas tradicionales que abarca todo sistema de pensiones, como monto de beneficios, prima de cotización y edad de retiro.

El informe que tenemos contempla la posibilidad de eliminar la opción de retirarse anticipadamente, manteniendo los 65 años de retiro. Solo esa medida permitiría que el régimen tenga unos 16 años más de sostenibilidad.

¿La pandemia del COVID-19 plantea una nueva realidad para el IVM?

—Igual que en todos los sectores de la economía estamos impactados por la situación que vivimos, los gastos en pensiones son los mismos y continúan creciendo conforme madura el régimen y llegan las nuevas solicitudes de pensión, mientras que los ingresos se han reducido entre un 15% y 20% mensualmente.

Lo que habíamos pensado que tardaría unos meses ahora es totalmente incierto y se proyecta que podría durar hasta un año.

Es decir, veríamos en 2020 y 2021 una reducción importante de los ingresos, que eventualmente tendremos que cubrir con los intereses de la reserva; por eso nos reunimos cada 15 días para discutir las mejores decisiones que se pueden tomar.

Ante la propuesta de la Supen de tomar recursos de Fodesaf y los dineros del INA para redirigirlos al IVM, ¿qué opinión tiene sobre esta posibilidad?

—Algo similar habíamos planteado, como una posibilidad de que el IVM aumente su prima con el traslado de algunas cotizaciones que se hacen a Fodesaf, el INA y el IMAS, aunque no es exactamente la misma propuesta.

Lo que hemos dicho es que puede hacerse de una forma gradual, teniendo presente que el pago que hace hoy el Gobierno en pensiones con cargo al presupuesto nacional, pensiones de lujo y sistemas que ya cerraron, se reducirán con el paso del tiempo, lo que permitiría ir pasando parte de lo que los patronos cotizan para estos programas y financiar al IVM, haciendo un rebalanceo de las cargas sociales.

El aumento de la prima si es necesaria, porque no vemos una sola alternativa, sino un paquete de medidas que tendrán que discutirse a nivel país, porque no es la Supen, ni la Caja la que pueda tomar esta decisión.

Las medidas y la gradualidad deberán estudiarse, pero por el momento el financiamiento de Fodesaf es esencial por el régimen no contributivo de pensiones.




 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments