Inamu obtuvo logros significativos

País mejoró atención de mujeres en diversos ámbitos

La ministra Patricia Mora aseguró que se incrementarán las acciones para fortalecer la gestión local de la entidad, reducir la violencia y los femicidios.

A pesar de ser un país de paz, en la teoría, en la práctica muchas mujeres en Costa Rica experimentan el temor, la violencia y hasta la muerte por su condición de género.

Cada año se atienden a unas 300 mujeres y 500 niños en los albergues del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu); se reciben unas 50 mil denuncias anuales por violencia de género; en promedio 24 mujeres fallecen por relaciones de poder y se requiere de grandes inversiones para dar oportunidades a miles de ellas que ocupan sacar adelante sus familias.

Con este panorama, hace cuatro años el Inamu emprendió una serie de acciones que le permitieran fortalecer la atención y acompañamiento de las mujeres, tanto en materia de prevención y erradicación de la violencia, como para la generación de oportunidades.

Las mujeres esperan un accionar mayor del INAMU, en defensa de sus derechos y como garantía de erradicar la violencia.

De acuerdo con Alejandra Mora, presidenta saliente del Inamu, este cuatrienio dejó importantes avances en esta materia, como la creación de una plataforma telefónica con personal especializado, que incluye abogadas y psicólogas, y que da asesoría sobre derechos humanos de las mujeres. Desde su implementación tuvo un alcance de 5.358 beneficiadas.

“Brindamos asesoría y representación legal en procesos judiciales relacionados con la Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres. De hecho, solamente en 2017, en la Delegación de la Mujer de San José se atendieron 7.000 mujeres por violencia de género, a las cuales se les acompañó legalmente y con atención sicológica”, indicó la exjerarca en su informe de labores.

Como parte de este proceso, impulsaron la creación de los Comités Locales para la Atención Inmediata y el Seguimiento de casos de alto riesgo por Violencia contra las Mujeres (Clais), un novedoso servicio dirigido a mujeres en riesgo y tentativa de femicidio. En estos están involucrados la Policía, el Poder Judicial y el Inamu, con el fin de atender a de estas mujeres, las cuales se retiran de sus hogares y se llevan a lugares seguros.

Según Alejandra Mora, el compromiso público que emprendieron para avanzar en materia de oportunidades y derechos entre mujeres y hombres fue real, y por ello se trabajó en la consulta, negociación y establecimiento de una Nueva Política de Estado para la Igualdad, con una vigencia hasta el 2030.

“A la vez, impulsamos la creación de lineamientos para una política y acciones en la brecha financiera que involucraron al sector financiero nacional, con la participación de ONU-Mujer, la Cepal, el BID y el Banco Nacional”, detalló Mora.

Además, incrementaron la cobertura del programa Avanzamos Mujeres, el cual se inició en el 2014 con 1.300 beneficiadas, cifra superada en el 2017 cuando se contabilizaron 11.000. Ese trabajo logró empoderarlas y fortalecer su autoestima.

También trabajaron en la implementación del programa Fomujeres, a través del cual beneficiaron a 4.070 en sus proyectos de emprendimiento durante los cuatro años.

Desde el Inamu se impulsaron acciones para el acceso de las mujeres rurales al fondo de transferencias del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y la tenencia del crédito y tierras en el Inder, así como la puesta en marcha del proyecto Emprende, ejecutado con la cooperación internacional de la Unión Europea y que favoreció el crecimiento de 996 micro y pequeñas empresas lideradas por mujeres. Ellas fueron asistidas y acompañadas durante todo el proceso de emprendimiento.

“Con el fin de promover una cultura de igualdad implementamos el programa Escuelas para el cambio, el cual se ha puesto en ejecución en todas las direcciones regionales del Ministerio de Educación y creamos el Sello de Igualdad, que impactó a más de 500 empresas e instituciones informadas. A la fecha hay una empresa debidamente acreditada y 16 con reconocimiento de buenas prácticas laborales con enfoque de género”, añadió la exjerarca.

Mediante políticas públicas de igualdad y violencia, se llevó a cabo la implementación del objetivo cinco de ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), el cual busca lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas.

Como parte del trabajo realizado estos cuatro años, el Inamu impulsó, junto con el Ministerio de Trabajo, una guía para la Dirección de Inspección con Perspectiva de Género, con el fin de atender las necesidades y prioridades de las mujeres y los hombres en todas las etapas del proceso de desarrollo laboral y aspectos no tradicionales, como corresponsabilidad social del cuido.

Por último, se realizó la primera Encuesta Nacional de Uso del Tiempo en el año 2017, la cual reveló que las mujeres invierten alrededor de 35,49 horas semanales en labores domésticas. Esta es una herramienta que permite visibilizar el aporte de las mujeres a la economía nacional y formular políticas públicas inclusivas para toda la población.

Para la presidenta ejecutiva entrante, Patricia Mora, todos estos logros son de gran trascendencia para la defensa efectiva de los derechos de las mujeres y aseguró, en entrevista con UNIVERSIDAD, que las acciones seguirán orientándose a fortalecer estos principios.

A continuación, un extracto de la conversación con la nueva presidenta ejecutiva del Inamu.

Durante la campaña electoral hubo una gran división en el país por las labores que realiza el Inamu. Un sector aseguraba que se debe convertir en un ministerio de la familia y otro que se tiene que mantener como está. ¿Cuál es su posición al respecto?

–Las críticas que se han hecho al Inamu no han estado relacionadas con actos de corrupción, ni mucho menos, sino sobre la entidad en sí y que hay una gran deuda milenaria para las mujeres. Desde mi punto de vista el Inamu tiene que fortalecerse para satisfacer en mayor grado las expectativas del trabajo que se tiene que realizar, pero en mucha medida opera una invisibilización del trabajo que ya se realiza. He tenido que sentarme desde hace diez días con diferentes grupos de mujeres para darme cuenta de cosas, que a pesar de estar siempre interesada en la temática-yo desconocía.

Era brutalmente sintomático que en un Estado como el nuestro, para muchos inflado o robusto, sea la única institución que en exclusiva pretendieran cerrar, pues se trata de la única entidad que ve en exclusiva la problemática de las mujeres, y querían que se fuera en combo con toda la familia.

La familia, esté conformada como lo esté, porque hay diversos tipos de familias, tiene un componente femenino que requiere un tratamiento distinto, que ha estado históricamente discriminado y subordinado. Por ello, requerimos ministerios de la mujer, los cuales existen en los países más desarrollados.

Lo que sí acordamos con Rodolfo Piza y el Frente Amplio fue crear una instancia de coordinación entre el Inamu, fortalecido, el PANI y otras entidades para hacer una agenda que nos involucre a todos.

Por el momento el Inamu cuenta con dos herramientas esenciales que son la Política Nacional para la Igualdad y Equidad de Género (PIEG) y la Política Nacional para la Atención y la Prevención de la Violencia contra las Mujeres (Planovi).

¿Cómo evalúa los logros del Inamu en este período de cuatro años?

–Ha tenido logros muy importantes; por ejemplo, impulsó con éxito el acompañamiento con el fondo para emprendimiento de mujeres, el cual gestiona recursos económicos, tanto para mujeres solas como para organizaciones femeninas. Ahora, en este tema, la ministra saliente se duele de que no se pudo dar mayor acompañamiento a ciertas propuestas de proyectos, por un asunto de capacidad de la institución.

Otro aspecto que fue esencial fue el de los centros de atención integral para mujeres y niños en riesgo por violencia doméstica. Ahora bien, ahí hay un tema de coordinación interinstitucional que debe evaluarse, pues requiere de un nivel tan elevado para evitar que muchas de esas mujeres no terminen siendo asesinadas.

La iniciativa del Inamu de impulsar el censo fue muy exitoso, pues eso nos permitió conocer cómo distribuimos las mujeres nuestro trabajo y las horas infinitas que laboramos, mientras un hombre dedica siete horas semanales a las labores del hogar, las mujeres, aunque trabajen fuera de la casa, dedican 35 horas semanales. Eso no aparece en las cuentas nacionales.

Además del atinado lanzamiento de las políticas PIEG y Planovi, que servirán como guía para impulsar todas las iniciativas que sean necesarias.

¿Cuál será el enfoque de su trabajo durante los próximos cuatro años?

–En primera instancia tenemos el compromiso del presidente de la República, Carlos Alvarado, de declarar como emergencia nacional el fenómeno de violencia intrafamiliar y los femicidios en este país. Esto nos permitirá impulsar acciones prontas y efectivas para paliar la problemática.

Precisamente las políticas PIEG y Planovi nos darán lineamientos de acción, enfocados en dos áreas: la prevención y cese de la violencia, y la búsqueda de una igualdad efectiva para las mujeres en todas las áreas.

Queremos superar la deuda histórica que hay con las mujeres, desarrollar una agenda para el impulso de las mujeres rurales, que incluso hay un proyecto en la Asamblea Legislativa para proteger los derechos a las semillas criollas. Además, reivindicar los derechos sexuales y reproductivos, pues hay un gran vacío en temas de salud y formación desde las aulas.

Trabajaremos en el fortalecimiento de la gestión local y la regionalización del Inamu, que ya logró representación en seis regiones distintas; de manera que deje de prevalecer la visión urbana centralizada, y se puedan atender los temas según las necesidades de las mujeres en cada zona, crear documentos que le digan a las mujeres cuáles son sus derechos, garantizar condiciones laborales, incorporando a la empresa privada en esta lucha.

¿Cómo lograrán una mayor incorporación del sector privado?

–Mediante el fortalecimiento del ya instaurado Sello de Igualdad, con capacitaciones a las empresas y el reconocimiento de aquellas que ya han logrado una verdadera igualdad laboral. También impulsaremos la aplicación a rajatablas del Código de Trabajo, incluyendo la nueva Reforma Procesal Laboral, pues en este país existen muchos islotes donde no se cumple con la normativa de trabajo.

 Y en cuanto al apoyo de las mujeres emprendedoras, ¿cuáles serán las acciones que impulsará?

–Queremos dar un mayor acompañamiento y fortalecimiento de las organizaciones de mujeres, que no sigan engrosando las filas de la informalidad laboral, mediante capacitación y fortalecimiento de redes de cuido; porque en el momento en que las mujeres son madres ya no tienen posibilidades de educarse y conseguir una mayor incorporación de la fuerza de trabajo femenina.

Buscaremos formas de incrementar la corresponsabilidad del cuido y de las labores del hogar, pues los tiempos están mal distribuidos y no deben estar en manos exclusivas de las mujeres.

¿Cómo van a atacar el problema de femicidios y violencia en el país?

–Con la declaratoria de emergencia nacional, que se comprometió a hacer el Presidente, se otorgará al Inamu, como órgano rector, la potestad de fortalecer la articular interinstitucional, el acompañamiento de la puesta en marcha de acuerdos de aquellas entidades que atienden la violencia y el fortalecimiento de planes que ayuden a prevenirla.

Es un tumor que hay que extirpar de raíz, desde la más temprana edad, por eso impulsaremos procesos de educación afectiva que garantice que esta situación va a ser superada, y nos replantearemos cuál es la atención que requieren las mujeres en el momento de la denuncia y qué es lo que ha fallado cuando ha terminado en femicidio.

El agresor deberá ser alejado físicamente de la víctima, porque no hay paliativo para eso. Vamos a empaparnos bien del tema, pero estoy confiada que el Inamu cuenta con un personal altamente calificado y comprometido, y con ellas voy a trabajar.



Feministas reconocen trayectoria de Patricia Mora

Desde la organización Mujeres en Acción reconocen a Patricia Mora, nueva presidenta ejecutiva del Inamu y ministra de la Condición de la Mujer como una persona de destacada trayectoria de liderazgo comprometido con el Estado de Derecho y la justicia social.

“Nos mantendremos vigilantes de la palabra dada por Mora, quien se comprometió con el fortalecimiento del Inamu y a impedir retrocesos en materia de derechos humanos de las mujeres, quien incluso afirmó que se ampliará el reconocimiento, contenido y garantía de derechos y que trabajará por eliminar las múltiples desigualdades que sufren las mujeres más vulnerables”, comentó Lorena Camacho, vocera de la organización.

Pese a estar alertas, consideraron como un gesto muy positivo la disposición al diálogo, así como la aceptación de que se requiere articular las demandas de la diversidad de mujeres y las organizaciones que las representan: como mujeres indígenas, afrodescendientes, con discapacidad, migrantes, LGTBI, campesinas, jóvenes, rurales, pescadoras y muchas otras.

Asimismo, reiteró el apoyo de la organización como ente autónomo, no partidario y diverso en la labor en defensa de las mujeres, al fortalecimiento del Inamu y su rol como rector de las políticas públicas para este sector.

Además, recordó que hay una serie de demandas esenciales para mejorar la atención de las mujeres y de las cuales, el nuevo presidente Carlos Alvarado, se comprometió a suscribir.

  1. Actuar desde el Poder Ejecutivo por la erradicación del femicidio, en alianza con los otros poderes del Estado, a partir de construcciones y lecciones que existen en el país.
  2. Fortalecer el Inamu como ente rector, especializado e idóneo para la defensa de los derechos humanos de las mujeres, así como establece su ley constitutiva.
  3. Cumplir compromisos internacionales y nacionales en materia de derechos humanos.
  4. Dialogar y debatir con sectores sociales en acuerdos vinculantes para dar forma al país que queremos, uno donde todos y todas quepan en equidad.

Fuente: Mujeres en Acción.



 

 

 

 

 

 

0 comments