Pagó multa de $1.900 millones por lavado: HSBC: En el banco más grande de Europa se movió dinero del narcotráfico y terrorismo

Desde la izquierda, David Bagley, Jefe del departamento de control del banco británico HSBC, Paul Thurston, expresidente de HSBC en México, Michael

Desde la izquierda, David Bagley, Jefe del departamento de control del banco británico HSBC, Paul Thurston, expresidente de HSBC en México, Michael Gallagher, exvice presidente de la PCM de América del Norte y Cristopher Lok, exjefe global de Banknote. (Foto: cortesía de El País)


Más de $7 .000 millones de

dólares del narco mexicano

pasaron por las cuentas del

HSBC entre 2007 y 2008,

según el Senado de los

Estados Unidos.

Por las arcas del banco más grande de Europa, el londinense HSBC, pasaron durante los últimos años millones de dólares del narcotráfico mexicano y de organizaciones terroristas como Al Qaeda.

En 2012, el HSBC aceptó ante el Senado de los Estados Unidos quehabían sido permisivos con miles de transacciones procedentes del narcotráfico, el tráfico de armas y el terrorismo.

“Pedimos una disculpa, reconocemos estos errores, responderemos por nuestras acciones y nos comprometemos de manera absoluta a reparar los daños”, dijo el jefe de Asuntos Legales de HSBC, Stuart Levey, quien según la revista mexicana Proceso, entre 2004 a 2011 trabajó justamente en el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en el combate al lavado de dinero para financiar el terrorismo.

El informe del Subcomité de Investigaciones encargado de este caso determinó el lavado de unos $7.000 millones entre el 2007 y 2008 en el caso de la subsidiaria de HSBC en México, mientras que por unas 50.000 cuentas en Gran Caimán pasaron otros $2.000 millones. Luego HSBC intervino para cancelar esas cuentas.

HSBC reconoció que incluso había sido advertido, en un par de ocasiones desde el 2002, por las propias autoridades mexicanas sobre el riesgo de sus políticas laxas que estarían permitiendo el paso del dinero narco.

Ante el comité presidido por el senador demócrata Carl Levin, el expresidente de HSBC en México, Paul Thurston, admitió que el banco tuvo que cerrar varias de sus sucursales en territorio mexicano  por el alto riesgo de lavado de dinero.

Según la BBC, el informe de 334 páginas del Senado menciona casos concretos como el de Zhenly Ye Gon, un ciudadano chino-mexicano dueño de tres empresas farmacéuticas, que tenían una larga relación como clientes con HSBC.

En la residencia de Ye Gon, tras un operativo conjunto entre autoridades mexicanas y la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), se encontraron más de $205 millones en efectivo, una de las mayores incautaciones de dinero en la historia de la lucha contra el narcotráfico.

A inicios de este 2015 dos colaboradores de Ye Gon fueron condenados en México por delitos contra la Salud Pública y organización criminal, mientras que el empresario espera preso en Estados Unidos para ser extraditado.

Irán, Siria, Líbano…
El Senado estadounidense determinó que entre 2006 y 2008 este banco aceptó transferencias por más de $15.000 millones de sus filiales en México y Rusia sin supervisión alguna, pese a que son lugares calificados como de “alto riesgo” para el lavado de dinero.

La política de “ojos cerrados” del HSBC también permitió el paso de millones de dólares a destinos sancionados económicamente por los Estados Unidos, como es el caso de Cuba, Siria e Irán. En el caso de los dos últimos países se transfirió dinero proveniente del tráfico de armas entre 2002 y 2009.

Hacia Irán se dirigieron la mayor cantidad de transacciones cuestionadas, con un total de $19.400 millones entre 2001 y 2007.

En ese mismo periodo también se habrían realizado fuertes transaciones en las sucursales de HSBC en Arabia Saudita, con el fin de financiar organizaciones terroristas como Al-Qaeda.

A finales de diciembre del 2012, el HSBC, el banco más grande de Europa por su valor de mercado, pagó la multa de $1.900 millones que le impusieron las autoridades estadounidenses por permitir el
lavado de dinero.

La multa se desglosa en $1.260 millones por permitir el lavado de dinero de los cárteles mexicanos y otros $665 millones por violar las sanciones y leyes estadounidenses que prohíben las transferencias a países como Cuba, Irán, Libia, Sudán y Miammar.

En el caso de las transferencias en dólares a Cuba, prohibidas por el embargo estadounidense, el informe del Senado señaló la participación de las sucursales de HSBC en México, Colombia y Centroamérica, incluyendo en aquel momento la presencia de este banco en Costa Rica.

UN BANCO INGLÉS NACIDO EN ORIENTE

El Banco HSBC no nació en Londres, donde tiene su sede central desde 1990, sino que surgió como parte de la domi-
nación británica sobre Hong Kong, hoy territorio reincorporado a la soberanía de China.

Bajo el nombre de “Hongkong and Shanghai Banking Corporation” (HSBC) el banco empezó a funcionar en 1865 fundado por Thomas Sutherland, como respuesta al creciente comercio entre
China y Europa, que incluía también el tráfico de Opio.

En 1980 se creó el HSBC Group dando inicio a un periodo de expansión internacional que llevó al banco a tener presencia en más de 80 países alrededor del mundo.

Otros Artículos

Para el año 2011, un documental titulado Botas con Machete mostraba la posición que tienen las más de 100 familias campesinas que viven justo

El club de fútbol de la Universidad de Costa Rica consiguió sobrevivir a los embates de Liga Deportiva Alajuelense y le arañó un empate

Desde la izquierda, David Bagley, Jefe del departamento de control del banco británico HSBC, Paul Thurston, expresidente de HSBC en México, Michael

Cumplió 40 años el Tribunal Electoral Universitario (TEU) y las autoridades universitarias se han deshecho en elogios (ver la nota de Noticias UCR en

Con conciertos internacionales, batallas de rap, campeonatos de break dance, “cleteadas”, sesiones de grafiti y mucho más, este fin de semana el Festival Internacional

Ariel Contreras Rodríguez es defensor del equipo de fútbol de la UCR en la primera división. (Foto: Tomada del Facebook del equipo)Desde que el

La mentalidad burocrática –la letra manda–  no solo está detrás de las ventanillas.  Es una marea  que invade cada rincón de nuestra vida diaria