José Rossi, presidente de la junta directiva Horizonte Positivo

 “No se puede satanizar el uso de datos, pero nunca hemos tenido acceso a información personal ni sensible”

Asociación asegura que solo utilizó datos “anonimizados” para comprobar el funcionamiento de la herramienta tecnológica entregada al IMAS y que no conserva ningún registro de dicha información.

Durante las últimas semanas se ha relacionado a la asociación Horizonte Positivo con el acceso a bases de datos con información sensible de la población, debido a su colaboración con el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) mediante una plataforma para la Ficha de Información Social (FIS Digital) del Sistema Nacional de Información y Registro Único de Beneficiarios del Estado (Sinirube).

El presidente de la junta directiva de Horizonte Positivo, José Rossi Umaña, niega que el grupo haya tenido acceso a dichos datos y asegura que su relación con el actual ministro de Coordinación del Sector Privado, André Garnier, es igual que con otros ministros, por lo que no les representa un “beneficio” el pasado del actual ministro.


Lea también

Políticos, empresarios y dueños de medios de comunicación conforman influyente grupo cercano al Gobierno

Cuestionan garantías de confidencialidad sobre datos de ticos en pobreza a los que tuvo acceso grupo empresarial


¿Cuál es la motivación de Horizonte Positivo para proponer estos proyectos?

— Pensamos que nos correspondía colaborar, facilitar y aportar sin protagonismo, sino que el mérito fuera del gobierno de la época. Lo hacemos en forma desinteresada, no obligatoria y por donación, no cobramos absolutamente nada por las cosas que hacemos, ni los aportes a las instituciones del Estado. Es normal que no seamos suficientemente conocidos y eso trae algunas consecuencias que tal vez las estamos pagando ahora, porque hay poco conocimiento y es muy fácil malinterpretar o elaborar versiones que no corresponden a la realidad.

¿Cómo se da la relación y los intercambios con los gobiernos?

— Nosotros hemos identificado el campo de acción donde creemos que hay una necesidad y hemos tenido la proactividad de ir a ofrecer ayuda. Cuando es una colaboración genuina, desinteresada, muy bien estructurada, pasando por todos los procedimientos requeridos y la entidad de gobierno, coincidiendo que es un campo en el cual la ayuda es necesaria y se está ofreciendo sin ningún compromiso ni costo, sería un poco raro que digan que no te la toman.

¿Cómo llegaron a la propuesta presentada al IMAS de implementar el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM)?

— Hemos hecho el esfuerzo de traer consultores o colaboradores extranjeros para identificar las mejores prácticas; por ejemplo, con la Universidad de Oxford, quien es la que nos ha dado la guía para la implementación del IPM en Costa Rica. Somos, dichos por estos expertos, un caso de ejemplo en la implementación en tiempo récord y el primer país en el mundo que ha llevado esta metodología al sector empresarial, con el IPM Empresarial, que fue una creación de Horizonte Positivo.

¿Cómo se relaciona el IPM con el acceso a datos de la población?

— Es una herramienta que le hemos dado al IMAS para la captura de datos y mejor uso de la información. Se nos ha relacionado con la UPAD y de manera categórica aseguramos que no hemos tenido absolutamente nada con el acceso, manipulación ni con haber recibido datos confidenciales o sensibles de los costarricenses. Tanto en el tablero de gerencia social como en la FIS digital, lo que hemos hecho es ayudar a conocer mejores prácticas, a adoptar metodologías técnicas y a tener herramientas tecnológicas, para tener un mejor proceso y uso de la información, con el objetivo de tomar decisiones basadas en evidencia y no en forma empírica, que puedan tener la información en forma completa y no desagregada, como ha ocurrido hasta ahora.

No por el hecho de que pueda haber existido un uso cuestionado de datos en alguna instancia del gobierno se puede o debe satanizar el uso de los datos, y nuestras relaciones, nuestra interacción ha sido con las instituciones que tienen esa responsabilidad de manejar los programas relacionados con la asistencia social y que son las entidades que tienen que manejar los datos.

Entonces, ¿cómo se obtenía la información?

— Es la institución la que introduce la información a los sistemas, la que la procesa, la tabula, la que recibe los reportes, analiza y saca sus conclusiones; Horizonte Positivo no se ha metido ahí. Es como cuando uno en la empresa contrata un sistema de cualquier cosa: el proveedor del sistema lo diseña, lo instala y lo prueba para ver que funciona adecuadamente y hasta ahí llega. Los datos son de la empresa, nunca salen de ahí y el proveedor nunca tiene acceso a ellos.

Es algo parecido, proveer la herramienta no quiere decir que tenemos acceso a los datos. Puede haber una pequeña confusión porque para hacer pruebas se ocupan datos de prueba, anonimizados o hasta inventados para cargar el sistema en una etapa pre operativa para asegurar que corre correctamente. El acceso a bases de datos nunca ha existido, ni a los servidores de las instituciones. Ha sido un complemento de los sistemas de estas instituciones.

¿Cuál información contiene esos datos “anonimizados” a los cuales hace referencia para probar el sistema?

— Quizá no soy yo la persona indicada para evacuar esa consulta, pues es un nivel de detalle que no domino en mi rol, que se limita a presidir la Junta Directiva, pero con mucho gusto me voy a aventurar. Son datos acerca de la persona y su núcleo familiar, por ejemplo: cantidad de dependientes directos y sus edades, nivel de educación de cada uno de los miembros, ingreso familiar, acceso a los servicios públicos (agua, luz, Internet), vivienda propia o alquilada, endeudamiento, acceso a los servicios de salud, etc.

También se ha cuestionado el uso de unas tabletas en poder del IMAS para recoger información y que eran de Horizonte Positivo, ¿cómo funciona este acuerdo y que pasa con los equipos?

— Para el desarrollo de la FIS Digital hicimos una alianza con la universidad Cenfotec, que es su campo. Nosotros no tenemos en nuestro poder las tabletas y nunca las hemos tenido. Como la gestionamos nosotros, la donación fue a Horizonte Positivo, pero nadie tocó ni la etiqueta de una caja de ellas. Las tabletas pasaron directo de aduana o de la bodega al IMAS, quien abrió la caja, quien ‘seteó’ las tabletas, cargó la aplicación y ha tomado los datos 100% han sido los funcionarios del IMAS. Ningún funcionario de Horizonte Positivo ha tocado una tableta y, además, fueron donadas posteriormente al IMAS. Hay un convenio de que Horizonte Positivo le facilitaba los equipos al IMAS, pero no quiere decir que en Horizonte Positivo, en tabletas de su uso, existiera información.

El actual ministro coordinador del sector privado, André Garnier, fue parte de Horizonte Positivo, incluso fue el que estableció el acuerdo de colaboración entre ustedes y el Gobierno cuando el actual presidente, Carlos Alvarado, presidía el IMAS. ¿Cómo fueron esos primeros acercamientos y cómo es ahora la relación con Garnier?

— Hay que verlo sin ningún morbo y con la más absoluta transparencia, él fue nuestro primer presidente hasta que fue llamado al Gobierno. Dio la casualidad de que ese contexto el presidente de la asociación era André y el presidente del IMAS era Carlos Alvarado, a quien llegamos a conocer hasta ese momento. Tuvimos con don Carlos una buena relación y un trabajo bien recíproco. Cuando alguien lo quiere ver con un matiz diferente podría ocurrírsele muchas cosas, pero la evolución fue esa y no hay por qué verlo con ninguna doble intención.

Don André Garnier renunció a su puesto en la organización el día 12 marzo de 2018, momento en que tomó la decisión de sumarse al actual Gobierno.  Desde ese momento dejó de participar de nuestras actividades completamente. Como parte del Gobierno, mantenemos con él una relación de colaboración en su condición de ministro, al igual que la tenemos con otros ministros.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments