País

“Ni un solo paso” de fauna ha sido construido en ampliación de ruta 32

Con base en una sentencia de la Sala Constitucional, en abril se vence el plazo para que tengan construidos los pasos de fauna, que siguen sin hacerse según un informe del Área de Conservación Tortuguero.

“La ruta 32 no cuenta con ningún paso de fauna construido”, así de sencillo lo dice y consta en un informe con fecha del pasado 16 de diciembre elaborado por el Área de Conservación Tortuguero (ACTo), tras una visita de campo realizada un día antes de hacer el documento.

El objetivo de esa gira fue “conocer la ubicación real en campo de los pasos de fauna, así como ver el avance de construcción, diseño y si estos cumplen o no con los requerimientos para ser considerados como un paso de fauna”.

“La ruta 32 ya es una masacre, pero lo va a ser aún más”, María Elena Fournier.

Sin embargo, lo que encontró José Joaquín Vargas, inspector y evaluador de vida silvestre del ACTo y autor de la inspección, fue que lo que funcionarios del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) y la empresa ejecutora CHEC consideran como pasos de fauna, “no son más que obras de drenaje, pasos de ríos y quebradas, que se debían intervenir por causal de las obras”.

Es decir, que durante la inspección se presentaron como pasos de fauna obras de alcantarillado y demás que incumplen con las condiciones para ser utilizadas por los animales silvestres y que forman parte de las obras básicas de ampliación de la carretera.

El problema es de gravedad, pues se trata de una ruta en la que ya de por sí se da una alta incidencia de muerte de animales silvestres a causa de atropellos.

En este caso, en La Montañita de Guácimo, esta alcantarilla presenta paso de agua constante donde se supone deben cruzar mamíferos. (Tomada del Informe de ACTo).

El informe insiste en que “se evidencia que el concepto paso de fauna y alcantarilla o puente se está utilizando por parte de los desarrolladores para indicar que se está cumpliendo con la medida de mitigación propuesta, sin embargo, las visitas de campo dejan en evidencia que la obra no tiene hasta el momento construido un solo paso de fauna”.

Recién el pasado 22 de enero, una resolución de la Sala Constitucional determinó que “existe responsabilidad del Conavi en la omisión de construir y habilitar los pasos de fauna en los tramos de la Ruta Nacional No. 32” y por ello le concedió un plazo de tres meses para construir y habilitarlos. Ese periodo vence el próximo mes de abril.

“Los pasos y las medidas se deben construir, tienen que ver de dónde se saca la plata porque es un compromiso asumido”, Esther Pomareda.

Es notorio que en esa resolución consta el alegato bajo juramento del director ejecutivo de Conavi, Mario Rodríguez, quien aseguró que ya se habían construido once pasos de fauna.

El inspector Vargas informó a UNIVERSIDAD que se han dado acercamientos con el Conavi para priorizar los casos más necesarios y urgentes de intervención.

“Sabemos que es una obra de ingeniería que no van a poder hacer en tres meses, entonces se trabaja para priorizar pasos e inclusive cambiar algunos en puntos importantes. Conavi dice que le van a presentar a la Sala un avance del trabajo técnico que se hace en este momento para solicitar una ampliación del plazo, porque tienen que buscar financiamiento”, informó, al tiempo que subrayó la obligatoriedad del Conavi por cumplir lo dispuesto por el tribunal constitucional.

No se puede considerar como paso de fauna esta alcantarilla cerca del cementerio de Parismina. Para peores, se trata de uno de los puntos considerados prioritarios por la incidencia de atropellos de manigordos. (Tomada del Informe de ACTo).

“Una masacre”

Los trabajos de ampliación abarcan 107 kilómetros de la Ruta 32, por la que circulan diariamente unos 20 mil vehículos y el 80% de las mercancías exportadas e importadas. Estos trabajos iniciaron en noviembre de 2017, originalmente se planteó un costo de $485 millones, de los cuales $400 millones provinieron de un préstamo de la República Popular de China, otorgado con la condición de que la empresa china CHEC diseñara y ejecutara las obras.

Ese préstamo fue aprobado por la Asamblea Legislativa en 2015 y un año después la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) otorgó la viabilidad, con el compromiso fundamentado en estudios biológicos de que se construyeran 51 pasos de fauna -la mayoría subterráneos pero también algunos aéreos-, en sitios específicos.  La fecha de entrega original era octubre del año pasado, pero se prorrogó a mayo del año entrante.

Se buscó una posición desde el Conavi sobre el tema, pero no se obtuvo respuesta alguna a la gestión que se hizo ante la oficina de comunicación.

“Históricamente tenemos sitios de gran cantidad de atropellos, como la parte de Parismina hacia la EARTH, principalmente especies como el manigordo”, José Joaquín Vargas.

Ante la pregunta de si no es frustrante que no se hayan construido los pasos de fauna, pues estaban definidos con estudios científicos desde 2016, Vargas replicó: “es correcto, si esto se hubiera previsto ya estarían hechos por lo menos los pasos subterráneos. Lo que pasa es que al parecer CHEC no ha querido hacerlos y lo único que tenían a diciembre son alcantarillas, cuya función es el drenaje de aguas, no funcionan como pasos de fauna”.

Recalcó que en años recientes “lo normal” ha sido observar una tendencia constante al aumento de muertes de animales en esa carretera, pero ahora priorizan algunos otros puntos como el ubicado a la altura de EARTH en Guácimo, porque “el entorno es otro”.

Es decir, a pesar de que las obras de CHEC y Conavi apenas llevan un 30% de avance, lo hecho hasta ahora ha comprometido sitios en los que se había designado la construcción de pasos.

“Se están moviendo, buscando la priorización de pasos universales, es decir, un paso grande puede ser utilizado por todas las especies”, apuntó.

La activista María Elena Fournier, de la Asociación Conservacionista Yisky, la cual a su vez forma parte de la Comisión de Vías y Vida Silvestre, aseveró que “la ruta 32 ya es una masacre, pero lo va a ser aún más cuando instalen los obstáculos New Jersey, barreras de concreto que se colocan para separar los carriles en sentido contrario.

“No solamente no están construyendo bien los pasos de fauna, además de que los aéreos ni siquiera los están construyendo, los subterráneos que están llenos de sedimentos, los supuestamente nuevos no están adaptados para hacer pasos de fauna, son pasos de agua”, denunció haciéndose eco del informe del ACTo.

“Pasos de fauna debidamente establecidos, acorde con los estudios que se han hecho, si hay dos en el país creo que son muchos”, Ronald Sánchez.

“Ahora imagínense con esos obstáculos New Jersey, eso va a ser una masacre, la conectividad no existe, que los pobres animales suban de los valles de Parismina hasta la cordillera Volcánica Central y viceversa, olvídese, eso ya no va a existir y a mí sinceramente me enoja muchísimo que científicos, biólogos, el Colegio de Biólogos no se pronuncian”, reclamó. “Llamo la atención a las universidades principalmente”, añadió.

Vacío de información

La bióloga Esther Pomareda, quien forma parte del grupo Vías Amigables con la Vida Silvestre y participó de los estudios en 2016 que definieron los 51 pasos de fauna, explicó que esas investigaciones se hacen con el fin de determinar qué especies tienen presencia en los diferentes puntos de la carretera y así definir el tipo y tamaño de los pasos.

Dijo que idealmente se debería incluir unos cien metros de malla de dos metros de alto, para guiar a los animales al paso. Añadió que en el caso de los pasos aéreos, arbóreos, se requiere de anclajes y es muy importante la cobertura boscosa aledaña para que sean atraídos los animales.

Esta estructura en el sector de Iroquois, cerca de la EARTH debería servir como paso a mamíferos, pero mantiene un importante caudal de agua. (Tomada del Informe de ACTo).

Destacó la importancia de que los pasos terrestres no tengan gradas, por ejemplo, “porque hay especies pequeñas que tal vez no las van a poder trepar o bajar. Los pasos tienen que estar a un nivel continuo del del terreno, que no estén obstruidos con vegetación”.

Añadió que si se pretende aprovechar una alcantarilla de drenaje de agua como paso inferior para animales, debe contar con una pasarela que la atraviese de lado a lado. “Hay muchos animales que no les gusta mojarse los pies, entonces se van por esa gradita y logran pasar usando la alcantarilla de una forma segura”.

Detalló que  Vías Amigables con la Vida Silvestre fue contratada por la empresa CDG, regente ambiental de CHEC, para hacer los estudios que finalmente se incluyeron en el estudio de impacto ambiental (EsIA).

Pomareda es de la tesis de que se ha llegado a este nivel de conflicto porque no se sientan en una misma mesa los sectores involucrados.

“Hay una falta de comunicación de todos, de CHEC, de la regencia ambiental, de Setena, de Conavi, del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac)”.

En este punto, 100 metros antes de la EARTH, debería haberse construido un paso para jaguares. (Tomada del Informe de ACTo).

Para la bióloga, por su parte, se cumplió con hacer la investigación sobre los pasos necesarios de fauna, ahora “ya es competencia de Setena, de la regencia y de Conavi” ejecutar las obras.

Estima injustificable la afirmación de que se carece de recursos, como consta en el alegato del Conavi de la resolución de la Sala Constitucional, de no contar con unos $9 millones para construir los pasos de fauna.

“Tienen que ver de dónde se saca la plata porque es un compromiso asumido”, subrayó.

Añadió que “todo el mundo se alarma por esta situación ahorita, cuatro años después, pero hay que hacer hincapié en dónde están los informes de evaluaciones que dijeron que sí se estaban haciendo pasos, ahora resulta que no”.

Deficiencia nacional

La situación que se presenta en la ruta 32 es “repetible en todas las carreteras” aseveró el también biólogo Ronald Sánchez, hasta hace poco director del Posgrado en Desarrollo Sostenible de la UCR y máster en manejo de fauna silvestre.

“Pasos de fauna debidamente establecidos, acorde a los estudios que se han hecho, si hay dos en el país creo que son muchos”, añadió.

Ejemplificó ello al apuntar que en diversos puntos de la carretera Interamericana es fácil encontrar dantas atropelladas, así como “cientos de osos hormigueros”, hacia la zona de Guanacaste.

De manera crítica, apuntó que “como todo, lo minimizamos, y lo que queremos realmente es darle más valor a lo que se construye. Pagamos carreteras de primer mundo y nos dan trillos asfaltados, porque a pesar de que las pagamos carísimas, no cuentan con ninguna de esas características que deberían tener”.

“Ni siquiera podemos hacer un diseño acorde con esa biodiversidad que tenemos, porque, nos guste o no, debemos hacer los pasos por diferentes lugares, no solo los pasos de fauna debajo de carretera, sino cómo mantenemos la conectividad de las especies que necesitan en la parte aérea, arbórea”, cuestionó.

En su opinión el caso de la ruta 32, que ahora será de cuatro carriles, debería contar con un bulevar en el centro, de manera que monos o perezosos deban cruzar únicamente sobre dos carriles a la vez.

“Nuestros diseños favorecen a los empresarios, hay un reglamento, una normativa, un montón de cosas, pero así como la Sala IV dijo eso (la resolución contra el Conavi), igual no lo van a cumplir, no lo cumplen, ni siquiera respetamos a esas instancias”, aseveró con indignación. “Lamentablemente hay mucha plata de por medio”, acotó.

Criticó que el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) o el Sinac no lleven datos estadísticos sobre la muerte de animales bajo el pretexto de que “no hay recursos”, lo que los hace depender “de que alguien informó que en algún sitio están matando mucho a los animales”.

Este biólogo insiste en que la gente también debe reducir la velocidad vehicular en esas carreteras o se deben establecer reductores como parte de una campaña permanente, sino “somos de campañas de aguacero, una vez que pasó la cosa, se acabó”.

Ir al contenido