País Transporte público

Movimiento comunal critica publicación de cartel licitatorio de tren eléctrico sin préstamo del BCIE aprobado

Conadeco cuestiona que se publique cartel sin que el Gobierno tenga claro si el préstamos por $550 millones con el BCIE se va a aprobar.

La Confederación Nacional de Asociaciones de Desarrollo Comunal (Conadeco) cuestionó que el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) publique el cartel licitatorio para la construcción del tren eléctrico, sin que la Asamblea Legislativa haya aprobado el préstamo por $550 millones del banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Conadeco planteó el cuestionamiento durante la audiencia pública previa a la publicación del cartel licitatorio definitivo, realizada el miércoles 9 de junio en el Consejo Transporte Público (CTP).

“¿Por qué motivo, el Incofer decidió de manera abrupta cambiar de escenario, cuando el tema estaba siendo analizado en la Comisión de infraestructura de la Asamblea Legislativa (…) y llevarlo directamente a ser manejado por el Poder Ejecutivo?”, preguntó Daniel Quesada, presidente de Conadeco.

“El cartel establece el aporte de una contrapartida nacional para el financiamiento del proyecto, la cual vendría dada por un préstamo otorgado por el BCIE aún no aprobado por la Asamblea Legislativa. En tanto este aporte no sea realizado, el Estado debe asumir esos costos a través de los aportes anuales que realiza; aunando a la incertidumbre en proyecciones de demanda, el riesgo de la demanda que asume el Estado y la mala situación financiera”, criticó.

La agrupación también cuestionó la viabilidad técnica de la demanda de pasajeros, y citó el reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que establece que la demanda actual del tren es de 14.236 personas personas diarias, mientras los estudios de factibilidad del Gobierno afirman que la demanda sería de 200.000 personas diarias.

“Eso es más de 13 veces lo actual”, lo que señalan como “desmedido”, “desproporcionado” y “sin fundamentos que lo justifiquen”, de acuerdo con la organización.

“No existe, o al menos no conocemos, ningún estudio que determine y cuantifique con alguna certeza, el impacto de la ‘nueva normalidad’ (post Covid-19) de la movilidad del GAM en la demanda del tren rápido de pasajeros”, afirmó Quesada.

Conadeco también cuestionó que según el cartel licitatorio, los estudios de factibilidad, de prefactibilidad y de ingeniería de valor del tren (cuyo costo ascendió aproximadamente a $1 millón), “son meramente referenciales y orientativos”.

“Quiere decir que los oferentes tendrán que empezar de cero, nada de lo realizado sirve y aun así existe una carrera para que este asunto sea licitado y adjudicado, sin importar el costo alternativo relacionado y el sacrificio que representa para el país debido a la crisis fiscal existente y al endeudamiento en que tendría que incurrir el Estado”, agregó Quesada.

Conadeco tiene representantes de 3.500 Asociaciones de Desarrollo Comunal y afirma que analiza el proyecto del tren eléctrico desde hace un año, mediante conversatorios y foros con la participación de alcaldes, regidores municipales, diputados, especialistas en desarrollo ferroviario, técnicos del Incofer.

“Por escrito planteamos inquietudes y dudas sobre aspectos relevantes, tanto ante las autoridades del MOPT, como el Despacho de la Primera Dama, sin recibir respuesta alguna de nuestras observaciones”, dijo Quesada.

El Incofer advirtió previamente que el objetivo de la audiencia era “recibir de la manera más amplia toda duda, comentario, observación o sugerencia que realicen los asistentes, acerca del cartel y del proyecto”, y agregó que el Incofer “no se encuentra obligado a aceptar las observaciones o sugerencias que se le formulen”.

Ir al contenido