País Asamblea Legislativa

Ministro del MOPT y director del Conavi no aclaran quién es el responsable político de tragedia de Cambronero

Cuando los diputados le preguntaron por qué no se cerró la ruta si tenía tantos años de abandono y casi dos años sin recibir mantenimiento, el ministro Luis Amador explicó que no tenían suficiente información.

El ministro de Obras Públicas y Transportes, Luis Amador, dijo que es muy difícil determinar el responsable político del accidente de Cambronero. “Habría que entrar a responsabilizar la falta de inversión en las carreteras que no se ha dado, la falta de protocolos, que nos llevaría para atrás hasta que se empiezan a dar problemas en esta vía”.

Así respondió Amador ante la Comisión Especial de desarrollo de la infraestructura del país, de la Asamblea Legislativa, donde los diputados Carolina Delgado, de Liberación Nacional, y Antonio Ortega, del Frente Amplio, presionaron para encontrar responsables del accidente ocurrido en la Ruta 1 el pasado 17 de setiembre de 2022.

Ese sábado por la tarde, nueve personas fallecieron y decenas resultaron heridas, cuando un autobús y una motocicleta fueron arrastrados por un deslizamiento, y cayeron a un guindo de 75 metros de profundidad.

La comisión que investiga el caso lleva tres meses de trabajo y ayer lunes 23 de enero finalizaron las audiencias, con la comparecencia del ministro y de Mauricio Batalla Otárola, director ejecutivo del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

Batalla explicó que la ruta 1 llevaba un año y medio sin contratos de mantenimiento vial y que la vía como tal “estaba abandonada por 50 años”.

La diputada Delgado insistió en que si bien el suceso era impredecible, también era prevenible, considerando dos informes del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica (UCR) de 2021 que determinaron que el sitio era de “alta prioridad de intervención”.

“¿Hay alguna investigación abierta en el Conavi para encontrar los responsables de esto?”, preguntó Delgado.

“Tenemos siete estudios técnicos de cuatro empresas privadas y dos instituciones públicas, entre ellos ingenieros civiles, topógrafos, geotecnistas, que determinaron que el suceso desgraciadamente era impredecible producto de fenómenos naturales; que las lluvias anómalas fueron las detonantes de la tragedia”, afirmó Batalla.

El funcionario mencionó que según el Instituto Meteorológico Nacional, la temporada de lluvia 2022 fue la más fuerte registrada desde 1945 y la segunda más intensa desde el año 1900.

El diputado Ortega preguntó: ¿”Quién es el responsable político de lo acontecido?”, a lo que Batalla insistió en que “es un evento de la naturaleza”.

“¿Quiénes fueron los responsables de que no hubiera contratos de mantenimiento por dos años?”, continuó Ortega.

Ante eso Batalla dijo: ¿”Por qué no ha venido aquí don Rodolfo Méndez Mata o el exdirector del Conavi?. No se habían hecho las cosas bien. A partir de ahora se están haciendo bien”.

¿Por qué no se cerró la ruta?

Cuando llegó el turno al ministro Luis Amador, Delgado preguntó: “Si no había mantenimiento, si estaba abandonada, ¿por qué no se cerró la ruta?”

El jerarca explicó que no tenían suficiente información. Indicó que los problemas empiezan cuando la zona en cuestión no está dentro de las zonas que estaban recibiendo la mayor cantidad de lluvia en el país en ese momento. Luego, señaló que el punto donde se dio el deslave estaba por fuera de la corona de deslizamiento identificada por estudios geotécnicos previos. Y mencionó que tampoco había una falla geológica que pasara por ese punto.

Amador también informó que el deslizamiento inició en una finca privada fuera del derecho de vía (que es la franja propiedad del Estado y el único sitio donde puede actuar la administración).

“La misma Comisión Nacional de Emergencias indica en su informe hasta una hora después del accidente que los suelos estaban saturados. Desde el punto de vista de la información, no teníamos suficiente información”, dijo Amador.

Con respecto al responsable político del accidente, Amador expresó: “El año del bus no tiene ni acto ni parte, puede haber sido un bus nuevo que pudo haber ocurrido lo mismo. En este tipo de accidentes, si se buscan responsables es muy difícil. Habría que entrar a responsabilizar la falta de inversión en las carreteras que no se ha dado, la falta de protocolos, que nos llevaría para atrás hasta que se empiezan a dar problemas en esta vía”.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido