País Bebidas alcohólicas

Ministerio de Salud contabiliza 43 personas muertas sospechosas de intoxicarse con metanol

Los síntomas que presenta la persona son malestar general, sudoraciones frías, dolor de cuerpo, ceguera o trastornos de la visión, sensación de ahogo, alteración en la conciencia, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

Al día de hoy se contabilizan 83 casos de personas sospechosas de intoxicarse por consumir bebidas alcohólicas adulteradas con metanol y 43 de ellas han fallecido, según los últimos datos de la Unidad de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud.

Los casos de personas intoxicadas con metanol empezaron el 30 de setiembre, cuando las personas afectadas comenzaron a llegar al Hospital San Juan de Dios después de haber consumido guaro adulterado con metanol.

El metanol (alcohol metílico o alcohol de madera) es un alcohol tóxico para el organismo. Se obtiene en la industria por destilación de la madera, y también del monóxido de carbono o del metano, mediante un procedimiento de cloración. Se usa como disolvente, anticongelante, carburante y en la fabricación de plásticos, colas y barnices.

Las autoridades emitieron desde octubre una alerta sanitaria haciendo un llamado a la población para que no consuma productos con las etiquetas “Guaro Chonete”, “Guaro Cuerazo”, “Guaro Sacheto”, “Guaro Gran Apache”, “Aguardiente Estrella Roja”, “Guaro Montano”, “Aguardiente Barón Rojo”, “Aguardiente Timbuka”, “Aguardiente Molotov” y “Guaro Fiesta Blanca”.

A la fecha el Ministerio de Salud ha inspeccionado 666 establecimientos y ha decomisado 16.453 productos, retenido 12.398 envases y muestreado un total de 676 recipientes de bebidas alcohólicas.

De acuerdo con información de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), el hígado no puede procesar el metanol y su consumo produce falla a nivel ocular, renal y al final multiorgánica. Estas intoxicaciones tienen una tasa de letalidad del 43%. La dosis que provoca la muerte es de entre 10,3 mililitros (ml) y 200 ml (Una pacha puede tener 350 ml).

Los síntomas que presenta la persona son malestar general, sudoraciones frías, dolor de cuerpo, ceguera o trastornos de la visión, sensación de ahogo, alteración en la conciencia, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

La intoxicación por metanol puede tratarse si se diagnostica dentro de las 10 y 30 horas después de ingerido. Para eliminar el metanol del cuerpo los médicos utilizan máquinas de hemodiálisis.

El año pasado se presentó una intoxicación masiva en julio, cuando 29 personas fallecieron. En ese momento el ministro de Salud hizo una denuncia ante la Fiscalía y la investigación continúa abierta.

Ir al contenido