País

Representante sindical en CCSS: la reforma a pensiones es antidemocrática, no involucró participación ciudadana

Martha Rodríguez criticó que la reforma afecta directamente a la clase trabajadora del país e ignoró las propuestas de las organizaciones.

Martha Rodríguez González, representante de los trabajadores en la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), expresó a UNIVERSIDAD que la reforma al Régimen de Pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) es antidemocrática, porque no involucró participación ciudadana.

Rodríguez fue el único voto en contra de la reforma al IVM, la cual fue aprobada el martes 14 de diciembre. Sobre dicho proceso, la sindicalista criticó que los ajustes que disminuyen el monto de pensiones y aumentan la edad para retiro afectan exclusivamente a la clase trabajadora del país, de manera que “no hay un aporte patronal o del sector del Gobierno”.

Además, la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (UNDECA) y el Bloque Unitario Sindical y Social Costarricense (BUSSCO) condenaron la aprobación de la reforma. “Este es un duro golpe a toda la población trabajadora de este país, resuelto por una Directiva burocrática de 9 miembros”, expresaron.

Aunado a lo anterior, Rodríguez comentó que el Régimen del IVM constituye el primer pilar de pensiones más importante, ya que cubre a la mayoría de los trabajadores en el país. Sin embargo, la sindicalista señaló que la propuesta de abrir un espacio de diálogo social, por parte de las organizaciones, no fue escuchada.

Cuando la reforma fue sometida a un periodo de consultas a la opinión pública, Rodríguez enfatizó que los aportes que realizaron las instituciones y los sectores tanto sindicales como sociales fueron obviados, ya que la reestructuración al IVM fue aprobada con el mismo contenido con el que fue enviada a consulta.

“Los sectores sociales y sindicales hicieron múltiples propuestas de diversas naturalezas, que consideraban una reforma mucho más estructural y de largo plazo. La reforma que se aprobó es de corto plazo y muy nociva para un solo sector, sin buscar otras alternativas de financiamiento que podían haberle dado más sostenibilidad y sin afectar tanto a las familias costarricenses” expresó Rodríguez.

De acuerdo con la sindicalista, uno de los señalamientos obviados fue el planteamiento de la Contraloría de los Habitantes, la cual señaló que el proceso de modificación de la reforma no cumplía con el precepto institucional de participación ciudadana. Por esto, Rodríguez reiteró que los ajustes realizados al IVM tienen un carácter antidemocrático.

Por otra parte, Rodríguez criticó que la reforma plantea una regresividad con las mujeres, ya que agrava la deuda histórica con la población femenina. Al ajustar la edad mínima para pensión a los 63 años y con requisito de 405 cuotas, la reforma genera acciones discriminatorias que les complica el acceso a las jubilaciones y al sistema de seguridad social, según indicó la sindicalista.

También, Rodríguez señaló que, con la aprobación de la reforma, los sectores jóvenes tendrán menos posibilidades de ingresar a las fuentes de trabajo. La sindicalista señaló que este es un elemento que no se tomó a consideración, por lo que es uno de sus argumentos para votar en contra de la modificación al IVM.

La aprobación definitiva de la reforma fue realizada el martes 14 de diciembre, con un total de 6 votos a favor y 1 en contra. Por su parte, a favor votaron 3 representantes de la UCCAEP, 2 del Estado y 1 de los trabajadores, mientras que el único voto en contra fue por parte de Rodríguez, en representación de los trabajadores sindicales. Además, estuvieron ausentes el representante de las cooperativas y un representante del Estado.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido