Los cabos sueltos (y legales) del matrimonio igualitario

Desde los roles del hogar, hasta las sanciones contra la violencia hacia la mujer, las leyes nunca contemplaron la existencia de las parejas del mismo sexo.

¿Debe ser principalmente el hombre quien aporte el sustento del hogar? ¿Cómo penalizar la violencia doméstica en matrimonios del mismo sexo? ¿Cómo se deben registrar las viviendas de interés social en uniones de hecho en parejas diversas? ¿En qué órden se deben registrar legalmente los apellidos de los hijos adoptados por estos matrimonios? ¿Cómo aplicar la legislación sobre herencias? ¿Podrán heredar los bienes de su pareja las o los viudos de matrimonios diversos?

Una serie de leyes y normas relacionadas a la vida en pareja quedarían en el limbo ante la entrada en vigencia del matrimonio y las uniones de hecho entre personas del mismo sexo.

Estas normas tienen algo en común: todas fueron creadas considerando como única forma legal válida el modelo de pareja heterosexual.

Desde la inscripción de una casa subsidiada por el Estado hasta la posibilidad de heredar los bienes de la pareja, existen cabos sueltos en la legislación que los diputados deberán amarrar a los nuevos tiempos, término que la misma Corte Interamericana de Derechos Humanos utilizó en seis ocasiones en su opinión consultiva sobre identidad de género, igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo, solicitada por el gobierno de Luis Guillermo Solís.

De no legislarse al respecto, quedaría a la libre interpretación de los jueces, en donde podrían entrar a jugar los prejuicios, valores y creencias de cada quien.

Estas son algunas de las normas vigentes que los diputados deberán actualizar, con el objetivo de garantizar la igualdad a las parejas del mismo sexo. Algunas de ellas ya se tomaron en cuenta para reformar el proyecto de matrimonio igualitario, sin embargo, otras no han sido contempladas hasta el momento.


Nota relacionada: “Diputados revisarán cabos sueltos del matrimonio igualitario”.


1-El hombre como sostén económico del hogar

“El marido es el principal obligado a sufragar los gastos que demanda la familia. La esposa está obligada a contribuir a ellos en forma solidaria y proporcional, cuando cuente con recursos propios” (Art 35, Código de Familia).

Esta norma, estipula que, en caso de matrimonio, en el hombre recae la mayor responsabilidad económica del hogar. La norma se creó en 1973, en una sociedad en la que no se cuestionaba –con la misma insistencia– el rol del hombre como principal sostén económico de la familia, mientras que el papel de la mujer se relegaba a las labores domésticas. Si el Código de Familia dice que en el matrimonio el hombre debe hacerse cargo de las obligaciones económicas del hogar, ¿qué pasará en uno compuesto por dos hombres? ¿Y quién tendrá esta “obligación” en un hogar de dos lesbianas legalmente casadas?

El engavetado proyecto de matrimonio igualitario, bajo el expediente 19.852, en lugar de derogar el artículo 35, agrega un párrafo en el artículo 34 para que todas las referencias sobre el matrimonio en el ordenamiento jurídico incluyan a parejas homosexuales. No obstante, la reforma planteada no elimina un artículo que determina roles de género en torno a las obligaciones de cada quién.

2-La inscripción de viviendas subsidiadas

“Las familias que reciban el subsidio deberán inscribir el inmueble a nombre de la pareja en el matrimonio y, en caso de unión de hecho, a nombre de la mujer; asimismo, sobre el inmueble deberá constituirse el régimen de patrimonio familiar tanto en caso de matrimonio como en unión de hecho” (Art 56, Ley del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda y Creación del Banhvi).

Si una pareja de hombres en condición de pobreza concursa para que el Banhvi les otorgue una vivienda, deberán registrarla a nombre de uno de los dos. Existe un vacío legal, puesto que la ley afirma que en caso de unión de hecho, deberá inscribirse a nombre de la mujer.

También quedaría en la incertidumbre si se tratara de una pareja de mujeres lesbianas, ya que no se especifica a cuál mujer, debido a que la norma fue creada para parejas heterosexuales.

La Sala Constitucional se pronunció a favor de un hombre que impugnó esta norma, y su jurisprudencia permite que se inscriba a nombre de ambas personas. Sin embargo, este artículo nunca se reformó.

“Hay que reformarlo, pero de oficio ya se hace a nombre de las dos personas. Ya es un derecho adquirido. Se toma por igual en estos momentos, pero es cierto que deberían modificarlo para no estar aclarando este punto”, dijo Marianela Morales, de la Unidad de Comunicaciones del Banhvi.

3-Adopciones: ¿cuál apellido va primero?

“El adoptado en forma conjunta llevará, como primer apellido, el primero del adoptante y, como segundo apellido, el primero de la adoptante.

En el caso de que un cónyuge adopte al hijo o la hija de su consorte, el adoptado usará, como primer apellido, el primero del adoptante o padre consanguíneo y, como segundo apellido, el primero de la madre consanguínea o adoptiva” (Art 104, Código de Familia).

El Código de Familia, que nunca fue creado con la visión de que algún día las parejas homosexuales podrían adoptar, establece que el adoptado llevará primero el apellido del padre y después el de la madre. Al no adaptarse a los nuevos tiempos, no habría un mecanismo para la inscripción de un hijo adoptado por una pareja homosexual.

Inclusive, el proyecto de ley de igualdad en la inscripción de apellidos, presentado por la exdiputada Patricia Mora, cuestionó el criterio que antepone el apellido del padre al de la madre en los hijos. Pese a que en su iniciativa promueve que los padres decidan esto de manera consensuada, aún sigue usando los términos “padre” y “madre”, y excluye esta posibilidad para una pareja homosexual.

El proyecto de matrimonio igualitario sí incluye una reforma en este apartado.

4-Herencias en uniones de hecho

“El conviviente en unión de hecho solo tendrá derecho cuando dicha unión se haya constituido entre un hombre y una mujer con aptitud legal para contraer matrimonio, y se haya mantenido una relación pública, singular y estable durante tres años, al menos, respecto de los bienes adquiridos durante dicha unión” (Art. 572, inciso ch, Código Civil).

Para que una persona que está en una unión de hecho pueda heredar los bienes de su pareja, tiene que ser del sexo contrario a la persona fallecida. La norma actual es clara en exigir que “dicha unión se haya constituido entre un hombre y una mujer con aptitud legal para contraer matrimonio”.

Esta regla podría sugerirle a un juez la posibilidad de impedir que una persona herede los bienes de su pareja, por el simple hecho de no estar normado en el Código Civil.

A la luz del fallo de la Sala IV, un juez podría interpretar que los mismos derechos que posee una pareja heterosexual se le deben aplicar a una pareja homosexual, mientras que otro podría apegarse al Código Civil. La inseguridad jurídica propicia estos escenarios, mientras que una reforma a este artículo dejaría nulo margen para interpretaciones.

5-Violencia contra la mujer

“Será sancionado con pena de prisión de seis meses a dos años, al que ofenda de palabra en su dignidad o decoro, a una mujer con quien mantenga una relación de matrimonio o en unión de hecho declarada o no” (Art.25, Ley de Penalización de Violencia Contra la Mujer).

La Ley de Penalización de la Violencia Contra la Mujer fue firmada en 2007, con el objetivo de resguardar a las mujeres vulnerables y sancionar las conductas de violencia hacia ellas, por razón de su género.

Varias de estas normas se construyeron con la mira en las relaciones de poder entre hombre y mujer, en donde algunos hombres ejercen dominio y violencia contra sus parejas. Sin embargo, no queda claro cuando una situación de discriminación por género pueda aplicarse en una relación entre dos mujeres, para determinar si aplica castigo por ofensas o la tipificación del delito de femicidio, si es el caso.

Hay jueces que consideran que sí puede aplicarse fácilmente, mientras que otros afirman que lo más adecuado sería reformar esta norma y especificar cómo proceder en estos casos, para así limitar los espacios de maniobra de los jueces penales.

“Como no tenemos información sobre casos de violencia intrafamiliar en parejas del mismo sexo, nos deja sin poder tomar consciencia de las relaciones de poder en este tipo de uniones”, dijo Larissa Arroyo, abogada y activista de la asociación ciudadana Acceder.

Arroyo se preguntó, en casos de violencia intrafamiliar entre dos son mujeres que mantienen una relación, ¿a quién se debe atender, quién es la víctima y quién la victimaria?

“No solo hay violencia por razones de género sino por otras cosas, como la edad y dependencia económica. Mi preocupación tiene que ver con la implementación. Si un chico que está en una unión con otro hombre llama al 911 por violencia intrafamiliar, debería ser atendido”, aseveró.

6-Licencias

“(…) La trabajadora que adopte un menor de edad disfrutará de los mismos derechos y la misma licencia de tres meses, para que ambos tengan un período de adaptación. En casos de adopción, la licencia se iniciará el día inmediato siguiente a la fecha en que sea entregada la persona menor de edad. Para gozar de la licencia, la adoptante deberá presentar una certificación, extendida por el Patronato Nacional de la Infancia o el juzgado de familia correspondiente, en la que consten los trámites de adopción.”

El Código de Trabajo le brinda a las mujeres que adoptan a un niño, una licencia de tres meses, a partir de la fecha en la que se entregue al menor de edad. En el caso de eventuales adopciones para parejas del mismo sexo, no existe una forma en la que alguno de los dos padres pueda obtener este derecho.

Esto quiere decir que ninguna de las dos personas de un matrimonio entre dos hombres podría pasar los primeros meses con su nuevo hijo o hija, mientras que en el caso de dos mujeres, habría dudas sobre el otorgamiento de la licencia a ambas o solamente a una.

Los diputados de la anterior Asamblea Legislativa detectaron un vacío normativo en este apartado, por lo que sugirieron modificar ese párrafo para que entre las dos personas se repartan mes y medio de licencia, cada uno.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/los-cabos-sueltos-y-legales-del-matrimonio-igualitario/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments