País Se “exprimirían” pensiones de ¢600.000 a ¢2 millones

Ley que congelaría aumentos en pensiones de Gobierno afectará a las más bajas

Jupema calcula que un 85% de las pensiones del Régimen de Reparto del Magisterio Nacional se verían afectadas por el congelamiento propuesto.

El Poder Ejecutivo pretende congelar los aumentos por costo de la vida de las pensiones con cargo al presupuesto del Gobierno Central a trabajadores que aportaron durante toda su vida laboral para este derecho. Esta ley exprimiría sobre todo a las pensiones que oscilan entre ¢600.000 y ¢2 millones al mes, según análisis de la Junta de Pensiones del Magisterio (Jupema) y del economista Francisco Esquivel, con base en cifras oficiales.

De acuerdo con números provistos a UNIVERSIDAD por la Dirección Nacional de Pensiones (DNP) y el Magisterio Nacional, la iniciativa afectaría a un total de 44.664 pensiones mayores a ¢462.000 al mes; conformadas por 7.362 de la DNP y 37.302 del Régimen Transitorio de Reparto (RTR) del Magisterio.

El 11 de enero el Gobierno presentó el proyecto de ley “Reducción del gasto público mediante la eliminación de plazas vacantes y congelamiento de aumento de pensiones con cargo al presupuesto nacional”, como parte de sus medidas para reducir el gasto público en los próximos cinco años, dentro de la propuesta de ajuste fiscal que el país negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En dicho texto se reforma el inciso a) del artículo 13 del Título IV de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas para que se lea: “No se ajustarán por ningún concepto las pensiones con cargo al presupuesto nacional, con excepción de aquellas inferiores al salario base mensual del Oficinista 1 (¢462.200 al mes).

Las pensiones que serían afectadas son las que se pagan con recursos del presupuesto nacional, como Hacienda, Poder Legislativo, RTR del Magisterio Nacional,  Obras Públicas y Transportes, Ferrocarriles, Régimen General de Pensiones y otras (ver infografía).

¿Por qué el congelamiento afectaría a las pensiones más bajas?

Francisco Esquivel Villegas, economista, docente de posgrado en el TEC y quien ha realizado varios análisis sobre el tema, explicó a UNIVERSIDAD que, de aprobarse el proyecto de ley, el congelamiento va a afectar sobre todo a aquellas pensiones que van de ¢600.000 a ¢2 millones al mes, porque cuando se les aplica un ajuste por inflación, estas reciben el aumento completo.

En caso contrario, explicó el economista, aquellas pensiones mayores a ¢2 millones al mes están sujetas a mayores deducciones como el impuesto sobre la renta, cotización solidaria al Magisterio, seguro de salud, 0,5% de costo administrativo al Magisterio y aporte a la póliza de vida. De esta forma, cuando se da el incremento salarial en los montos altos, este queda diluido por las deducciones aplicadas a esas pensiones.

En solo cinco años, los jubilados con pensiones menores a 1 millón experimentarían una reducción sustancial de su pensión, criticó Esquivel, pues no se les compensaría la inflación.

“¿Dónde está, por decirlo así, la carne sustanciosa, las pensiones a las que les va a caer el congelamiento? En las de ¢2 millones, ¢1 millón, ¢700.000, ¢600.000, que en este momento no pagan en deducciones. Y como no pagan les puede caer todo lo que quieran”, enfatizó el economista.

No se calculó pérdida por deducciones

El economista también indicó que el proyecto de ley no calculó lo que el Estado dejaría de percibir con esta medida porque al congelarse el aumento anual por inflación a las pensiones, también se congelaría lo que el Estado recauda a partir de las deducciones que se les aplican.

“Si la pensión aumenta, el pensionado tiene que pagar las deducciones sobre la pensión, y al no pagarse comienza a erosionarse el fondo”, apuntó el economista.

Para Esquivel, “se formula un proyecto que recaerá sobre la población pobre, con un ahorro neto pírrico; pero se olvidan de gestionar un mayor pago de los segmentos de la población con ingresos más altos”.

85% de pensiones afectadas

Los representantes de Jupema se oponen categóricamente al proyecto, aunque los diputados de la Comisión de Hacendarios que lo estudia aún no han pedido su opinión.

Ante consultas de UNIVERSIDAD indicaron que “el proyecto no es apoyado por Jupema, por cuanto las personas cuando eran trabajadores aportaron durante toda su vida laboral para el derecho a su pensión y, en consecuencia, al derecho a recibir los aumentos que correspondan, procedimiento que está claramente establecido en la ley que originó el derecho de pensión”.

En el caso del régimen de reparto, el 90% del ahorro neto que generaría el proyecto recaería en las pensiones de entre ¢1 y ¢1,5 millones. Las jubilaciones mayores a ¢2,5 millones aportarán solo el 10% del ahorro neto.

Según Jupema, un 85% de las pensiones de ese régimen se verían afectadas por el congelamiento de las pensiones.

“Asumiendo que sería el mismo incremento en las pensiones, el ahorro procedería en su mayoría de las pensiones menores a un millón, pero mayores a los ¢462.000, que representan cerca del 41% de los pensionados del RTR”, precisó Jupema.

Le seguiría el rango de pensionados de entre ¢1 millón y ¢1,5 millones (24% de la población pensionada); luego el rango entre ¢1,5 millones y ¢2,5 millones (14%); y los pensionados con montos superiores a los ¢2,5 millones (6%), según Jupema.

“No le veo viabilidad”

La diputada liberacionista Silvia Hernández, de la Comisión de Hacendarios, dijo que este proyecto inició su trámite de forma muy reciente (23 de febrero) y afirmó que inmediatamente se solicitaron las consultas obligatorias; pero que aún no han llegado las respuestas.

Sin embargo, el diputado Gustavo Viales (PLN) comentó que el Poder Ejecutivo ha perdido interés en el proyecto. “Ese proyecto de ley ha perdido interés de parte del Poder Ejecutivo y desde luego nosotros estamos a la espera del nuevo texto; sobre ese no le veo viabilidad”, declaró Viales.

Ir al contenido