Eduardo Prado, gerente del BCCR

“La economía crecerá muy cerca de su máximo potencial”

Todavía no se incluyen los costos por daños ni las inversiones de reconstrucción frente al impacto de la tormenta tropical Nate.

El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), del Banco Central de Costa Rica (BCCR), a agosto de 2017, mostró una variación de 3,2% con respecto a la actividad observada en el mismo periodo del año pasado. Esto representa un menor crecimiento, de -0,5 puntos porcentuales, entre el mismo período de ambos años.

Esa baja se debió principalmente a una disminución de la inversión privada en el sector construcción, la cual cayó en -29,4%, no así de la inversión pública en el mismo sector, la cual más bien creció en 18,7%.

En el balance, el sector construcción presentó una variación interanual negativa de -13,0%. Para el BCCR, esta menor actividad constructiva se debió “en parte a la fuerte estación lluviosa que retrasó la iniciación de diversos proyectos”.

Es de suponer, sin embargo, que en la otra parte de la explicación jugara un papel la ‘fuerte estación política’ previa a las elecciones de febrero de 2018, la cual, como sabemos, se presenta muy ‘mojada’ por una suerte de ‘tormenta de cemento’, que metafóricamente es, además, la materia prima del sector construcción.

UNIVERSIDAD consultó a Eduardo Prado, gerente del BCCR, sobre las perspectivas de la economía costarricense para los próximos meses, considerando, también, los estragos de la tormenta tropical Nate. A continuación, sus respuestas.

La estación lluviosa y la incertidumbre política jugaron un papel en el descenso de la actividad económica en el mes de agosto.
El gráfico muestra el IMAE de Centroamérica y República Dominicana al mes de agosto. En Costa Rica, la actividad económica se desaceleró por tercer mes consecutivo, principalmente debido al sector construcción. Evolucionaron bien las actividades profesionales, científicas, técnicas, administrativas y los servicios de apoyo, las finanzas y los seguros, el transporte y el almacenamiento, el comercio, la manufactura y la agricultura.

Un reciente informe de la Cepal sostiene que, para reactivar la economía, es necesario aplicar medidas contracíclicas que incluyan aumentar la inversión pública. ¿Cuál es el margen de maniobra que tiene Costa Rica en cuanto a esta recomendación?

-Efectivamente, medidas como la sugerida por la Cepal, de incrementar la inversión pública, permitirían a Costa Rica aumentar su capacidad de crecimiento potencial. No obstante, dado el desbalance financiero del Gobierno Central y la trayectoria creciente de la razón deuda pública a Producto Interno Bruto, el margen de acción que pueda tener el Estado para emprender nuevos proyectos de inversión pública es limitado.

Particularmente, en 2017 destacan proyectos de obra pública como el del Alcantarillado Sanitario en el Área Metropolitana y la Costa Caribe, la Circunvalación Norte, la Radial Abundancia-Ciudad Quesada, edificaciones para educación superior, la construcción del Centro Nacional de Convenciones, así como la construcción de puentes en diferentes sectores como sobre el Río Virilla, en la sección Los Chiles-Río Infiernito y en Río Claro-Golfito. En términos agregados y nominales, la ejecución, en 2017, de inversión en obra pública (nueva construcción, maquinaria y equipo) se estima en ¢1,4 billones, esto es, 7,0% mayor a lo ejecutado un año atrás.

Debe recordarse que la incorporación de proyectos de inversión en obra pública no contemplados en aprobaciones presupuestarias o de endeudamiento público requiere seguir un proceso de autorización de endeudamiento público, el cual en la mayoría de los casos incorpora la solicitud de aprobación por parte de la Asamblea Legislativa.

Ese informe también afirma que, si bien la globalización financiera continúa su curso, el comercio internacional no puede dinamizar las economías debido a la fuerte incertidumbre política que existe. En su valoración, ¿cuál es el papel que la incertidumbre está jugando en la ralentización económica o en el bajo crecimiento tanto internacional como de Costa Rica?

-Costa Rica no crece a tasas bajas. En términos reales, la tasa media de crecimiento del producto fue de 4,0% en el período 2010-2016 y particularmente para este año y el 2018 se estima en 3,8% y 4,1%, en ese orden. Lo anterior indica que Costa Rica estaría creciendo a tasas cercanas a su capacidad de crecimiento potencial, estimado en 4,3%. A diferencia de lo que sucede en otras economías latinoamericanas, no es válido decir que Costa Rica crece a tasas históricamente bajas.

Para poner en contexto esas cifras, considere, por ejemplo, que América Latina decreció 1% en 2016 y se espera que crezca 1% en 2017 y 1,9% en 2018, en tanto que el crecimiento mundial fue de 3,2% en 2016 y se estima en 3,5% y 3,6% en 2017 y 2018 respectivamente.

El comercio internacional puede constituirse en un dinamizador de las economías, esto debe verse como un factor positivo. Ahora bien, compartimos la posición de que la incertidumbre política incide negativamente en el crecimiento económico. Ante una mayor incertidumbre política es de esperar que los agentes económicos pospongan sus decisiones de inversión, y que eso afecte negativamente el crecimiento económico; este comportamiento es extensivo a cualquier economía.

Si las circunstancias actuales se mantuvieran similares, ¿qué puede esperar el país en materia de crecimiento económico y empleo asalariado?

-Según la revisión del Programa Macroeconómico 2017-2018, cuyas proyecciones consideraron la información disponible en julio de 2017, el crecimiento de la economía costarricense se ubicaría, como dije, en 3,8% y 4,1% en el 2017 y 2018, respectivamente.

El Banco Central no realiza proyecciones de empleo; no obstante, debo indicarle que la información proveniente de la Encuesta Continua de Empleo del INEC señala una mejora en los indicadores de empleo: tanto el desempleo como el subempleo han disminuido. De mantenerse las condiciones de estabilidad macroeconómica y en ausencia de choques externos, no se prevé un deterioro en los indicadores de empleo.

¿Puede hacer una estimación preliminar del papel que puede jugar la reconstrucción de los daños causados por la tormenta Nate en la reactivación de la economía? En el caso de los EEUU, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, estima que la reconstrucción del daño causado por los recientes huracanes ayudará a la reactivación de esa economía.

-Se debe tomar en consideración que las autoridades gubernamentales aún están en proceso de estimar los costos totales de los daños causados por la tormenta Nate. En razón de ello, cuando las autoridades gubernamentales brinden datos oficiales, el Banco Central de Costa Rica los incorporará a sus estimaciones de crecimiento y otros análisis.

Solo como referencia, con lo ocurrido con el huracán Otto, la Comisión Nacional de Emergencias había estimado el costo total de los daños en cerca de $230 millones. Sin embargo, dada la situación fiscal que enfrenta el Gobierno, este programó en varios años las inversiones requeridas para reparar la infraestructura dañada por ese huracán.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments