Milton Madriz, docente que conformó comisión instructora que recomendó sanción.

“La carga probatoria (en caso de catedrático Mainor Salas) no dio para el despido”

El docente alegó que si el decano reconoce que no podía asignar carga académica a Salas por rechazo del estudiantado, “es una manifestación clara y evidente de que algo está ocurriendo y que él lo sabía”.

“La carga probatoria no dio para el despido, no dio, pero le aseguro que sí daba para una suspensión larga y para muchas cosas más. El artículo 8 de sanciones (del Reglamento Contra el Hostigamiento Sexual), desde el punto de vista de este servidor, se queda corto; es desproporcional, en el sentido de que brinca de una amonestación no mayor de ocho días al despido. Necesitamos una sanción intermedia”.

Así explicó el profesor de la Universidad de Costa Rica (UCR), Milton Madriz Cedeño, las razones por las que, en el 2015, el profesor Mainor Enrique Salas Solís fue amonestado con solo ocho días de suspensión tras ser encontrado responsable de un caso de hostigamiento sexual.

Madriz fue uno de los tres docentes (él y dos profesoras) que conformaron la comisión instructora que conoció este caso y recomendó la sanción máxima para faltas consideradas “graves”. El despido se aplica solo si se determina que la falta es “muy grave”.

El docente, quien imparte lecciones en Salud Pública, ha sido parte de comisiones instructoras al menos en siete ocasiones. Sobre este caso, dijo no poder revelar detalles por respeto a la confidencialidad del proceso, pero accedió a la entrevista en razón de la información que la semana anterior fue dada a conocer por UNIVERSIDAD.

“Después de escuchar las partes y testigos, la Comisión concluye que había muchos elementos, no era solamente un tema de acoso sexual, que al final quedó evidenciado, pero encontramos que había rasgos y hallazgos de situaciones típicas de acoso simple, de bullying, incluso acciones que un docente no puede hacer en el funcionamiento como profesor. Entonces estamos hablando de ética profesional. Fue evidente, por ejemplo, la asimetría de poder”, recordó.

Madriz explicó que las conductas que no eran de acoso sexual no podían ser castigadas por la Comisión contra el Hostigamiento Sexual, sino que esto correspondía a otras instancias universitarias.

“Cuando se hizo la valoración de las pruebas que calzan dentro del concepto de acoso sexual, se consideró que era una falta grave. Probablemente la gente se pregunta: ‘¿pero ustedes no creen que eso daba para más?’ Pues posiblemente, pero la pregunta es: ¿el reglamento estipula que después de los 8 días existe algo más que eso? No, estipula que es el despido. Yo consideraría que hay un vacío normativo, que hay un vacío que la universidad no ha subsanado en estos años”, agregó.

Consultado sobre cómo se determina que una falta es grave y no muy grave, respondió que se considera, por ejemplo, si hubo reiteración de la conducta, si se trató de manifestaciones verbales o de acciones y también la relación de poder entre las partes, por ejemplo, si se trata de un docente que acosa a estudiante o si es una situación entre pares.

“Entiéndase que la Comisión contra el Hostigamiento conoce solo casos de hostigamiento sexual. Ahora, si hay otras cosas características, e incluso como un caso que recuerdo en que el superior jerárquico sabía lo que estaba ocurriendo y no lo denunció, nosotros emitimos dentro de las recomendaciones una acción disciplinaria contra el funcionario que no actúa. Perdón, pero si un superior jerárquico está enterado de que hay acoso u hostigamiento sexual y no actúa, perdóname pero es cómplice”.

Melvin Madriz, Comisión instructora

“Si hubiese sido de suspender sin llegar al despido, sepa que se hubiese suspendido por un mes o hasta donde se pudiese. Ya el hecho de expulsarlo es un hecho que generalmente se da cuando tenemos reiteraciones de acoso o cuando hay un hecho gravísimo. En el caso que teníamos eran cuestiones muy verbales, no hubo situaciones, como ha habido otros casos, de tocamientos y de abuso propiamente sexual”, añadió.

Según explicó, para tomar las decisiones en los casos, la comisión instructora se basa en la doctrina sobre el hostigamiento sexual y en la experiencia que se tiene en la materia. Resaltó que los tres docentes que conformaron este órgano tienen amplia trayectoria, incluso había una decana, y que él, por ejemplo, ha sido profesor de ética por muchos años.

“Si hay algo en lo que la Comisión (contra el Hostigamiento) se fija a la hora de escoger a los miembros de los órganos de procedimiento es que sean personas altamente objetivas, centradas. Obviamente, al igual que lo hacen los jueces, en algún momento intervienen elementos de juicio personal, de valor evidentemente subjetivo.  No existe la forma del juicio objetivo porque para ello usted requeriría tener abogados o psicólogos expertos sentados ahí, y generalmente los órganos de procedimiento administrativo, en cualquier institución, se conforman de manera multidisciplinaria para tener diferentes visiones de la situación. Esto fue lo que se buscó acá”, explicó el docente.

Madriz señaló que los elementos que se detectaron de bullying o falta de ética del profesor, aunque no podían ser objeto de sanción en el ámbito del Hostigamiento Sexual, se mencionaron en el informe que se remitió al decano y que incluso se recomiendan acciones como que el docente asista a una instancia especializada.

“La Comisión hace una recomendación de que el profesor fuera sometido a un curso un tratamiento de masculinidad y otras cosas. La pregunta del millón es si el supervisor o el jerarca de este profesor, en este caso no sé si es el señor (Alfredo) Chirino o alguna otra autoridad, se encargó de que eso se cumpliera”, dijo.

“Entiéndase que la Comisión contra el Hostigamiento conoce solo casos de hostigamiento sexual. Ahora, si hay otras cosas características, e incluso como un caso que recuerdo en que el superior jerárquico sabía lo que estaba ocurriendo y no lo denunció, nosotros emitimos dentro de las recomendaciones una acción disciplinaria contra el funcionario que no actúa. Vea qué interesante, pero fue porque la denuncia trascendió a esa dirección y el director no actúo. Perdón, pero si un superior jerárquico está enterado que hay acoso u hostigamiento sexual y no actúa, perdóname pero es cómplice”.

“Yo no veo bien que en este caso (de Mainor Salas) el decano de la Facultad de Derecho, Alfredo Chirino, se atreva a decir que había nebulosas o un fantasma, una situación negra, oscura, en la facultad. No, perdón, escuchar esa manifestación, desde el punto de vista de nosotros que trabajamos en esta materia, no es de recibo. Y se lo quiero reiterar, no es de recibo para ningún funcionario de la Universidad de Costa Rica, administrativo ni docente, que una persona que supervisa un cuerpo de profesionales se atreva a decir eso”, expresó Madriz.

El docente destacó que si el decano reconoce que no podía asignarle carga académica a Salas por rechazo del estudiantado “es una manifestación clara y evidente de que algo está ocurriendo y que él lo sabía”.

Madriz recordó que si alguna persona sufre acoso sexual puede acudir a la Comisión contra el Hostigamiento y que se pueden interponer medidas cautelares.

Además, cuestionó que se emplee como excusa la libertad de cátedra  para realizar comentarios insultivos.

En julio del 2015, la comisión instructora que conoció la denuncia contra Salas determinó que él recurrió a “diferentes estrategias para evitar que la estudiante suspenda su comunicación con él. Entre ellas se identificaba ‘retarla cognitivamente’ a discutir temas sexuales como parte de una relación académica entre profesor y estudiante; hacerse la víctima por una supuesta actitud displicente de la estudiante; buscar formas verbales para despertar el erotismo en la estudiante y que entonces se abra a comentar experiencias propias en ese ámbito”.

Además de Madriz, la Comisión estuvo conformada por Isabel Avendaño Flores y Alejandrina Mata Segreda.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/la-carga-probatoria-en-caso-de-catedratico-mainor-salas-no-dio-para-el-despido/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments