País

Investigan seis muertes sospechosas de ser intoxicación con metanol en Upala y San Pablo de Heredia

Durante el 2020 un total de 92 personas fallecieron en el país por consumir alcohol adulterado con metanol.

Las autoridades del Ministerio de Salud investigan la muerte de seis personas en Upala y San Pablo de Heredia, que habrían consumido guaro adulterado con metanol. En lo que llevamos del 2021 se han reportado siete casos sospechosos de intoxicación por metanol, seis hombres y una mujer; de los cuales solo un hombre ha sobrevivido.

El metanol (alcohol metílico o alcohol de madera) es un alcohol tóxico para el organismo. Se obtiene en la industria por destilación de la madera, y también del monóxido de carbono o del metano, mediante un procedimiento de cloración. Se usa como disolvente, anticongelante, carburante y en la fabricación de plásticos, colas y barnices.

El hígado no lo puede procesar, produce falla a nivel ocular, renal y al final multiorgánica. Estas intoxicaciones tienen una tasa de letalidad del 43%. La dosis que provoca la muerte es de entre 10,3 mililitros (ml) y 200 ml (Una pacha puede tener 350 ml).

Los hechos registrados en Upala y San Pablo de Heredia están bajo investigación, se informó esta tarde mediante un comunicado de prensa. El Ministerio de Salud, en coordinación con otras instituciones, realiza los decomisos en las zonas con el fin de que los alcoholes sean analizados por Inciensa. 

Según los últimos datos de la Unidad de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, el año pasado en el país se contabilizaron 92 casos sospechosos de intoxicación por metanol, 48 de los cuales fallecieron.

La alerta sanitaria sigue vigente para los siguientes productos: “Guaro Chonete”, “Guaro Cuerazo”, “Guaro Sacheto”, “Guaro Gran Apache”, “Aguardiente Estrella Roja”, “Guaro Montano”, “Aguardiente Barón Rojo”, “Aguardiente Timbuka”, “Aguardiente Molotov” y “Guaro Fiesta Blanca”.

De acuerdo con información de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), los síntomas que puede presentar la persona que ha consumido metanol son: malestar general, sudoraciones frías, dolor de cuerpo, ceguera o trastornos de la visión, sensación de ahogo, alteración en la conciencia, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

La intoxicación por metanol puede tratarse si se diagnostica dentro de las 10 y 30 horas después de ingerido. Para eliminar el metanol del cuerpo los médicos utilizan máquinas de hemodiálisis.

Las autoridades de Salud insisten en hacer un llamado especial a la población para que no consuma productos sin registro sanitario y para que denuncien ante el Ministerio de Salud a aquellos establecimientos o personas y empresas que se sospeche que están comercializando productos sin registro sanitario en el territorio nacional.

Para ello pueden acudir al Área Rectora de Salud más cercana o escribir al correo [email protected]

Ir al contenido