Inversionistas de Aldesa se unen para recuperar sus dineros

Miembros del grupo de negociantes considera que el desarrollo de proyectos como Terra Verbena, Monte del Barco, Bodegas en Zona Franca Coyol serían alternativas viables para recuperar sus recursos

Un grupo de unas 160 personas que invirtieron sus dineros en Aldesa decidieron unirse para buscar alternativas que les permitan recuperar los dineros que le confiaron a la corporación, y de los cuales no han recibido intereses, ni mucho menos finiquitos.

Ellos son solamente una porción de todas las personas que se han visto afectadas por invertir en proyectos, fondos de inversión o hacer negocios con la Corporación Aldesa, luego de que su presidente Javier Chaves solicitara una solicitud de Administración y Reorganización con Intervención en marzo pasado, por problemas de liquidez.

Además, Chaves pidió cerrar el Puesto de Bolsa y suspender por tres años el pago de proyectos inmobiliarios; lo implica que los inversionistas dejarán de percibir intereses o la devolución de sus dineros.

Frente a esta situación, los inversionistas comenzaron un movimiento para reunirse, informarse e investigar las formas viables para llevar adelante los proyectos que están varados y recuperar parte de los recursos invertidos.

Para esto, conformaron una comisión, integrada por ocho personas de distintas profesiones, entre ellos de ciencias económicas, derecho, bienes inmuebles, grandes contratos y comunicación, que se encarga de mantener informados a todos los inversionistas que conforman este grupo.

De acuerdo con Guiza Pinchanski Binderoski, inversionista y miembro de la comisión, el pasado 8 de marzo cuando se enteraron de la solicitud de Aldesa, la gente estaba desesperada, pues se detenían todos los pagos, no había mayor información que un breve comunicado y nadie se responsabilizaba.

“Mucha gente tiene todo su dinero invertido en Aldesa, y no es que sean puros millonarios -que hay algunos pocos-, sino que se trata de personas que, por ejemplo, habían recibido sus prestaciones, luego de toda una vida de trabajo y allí contaban con buenos intereses, que les permitía aumentar sus ingresos; pero también hay asociaciones solidaristas, cooperativas, asilos de ancianos y orfanatos que pusieron sus dineros a generar intereses. Estamos hablando de unas 25.000 personas involucradas”, comentó Pinchanski.

Alberto Golcher, otro de los miembros de la comisión de inversionistas, coincidió en que su interés primordial es encontrar una solución y lograr que se de la intervención, pues de lo contrario no les devolverían sus dineros o podrían recuperar muy poco.

“Nos hemos reunido con gente de amplia experiencia, que incluso han trabajado con Aldesa, como contratistas, constructores y compañías de obras de proyectos para analizar las acciones que podemos tomar, pero tampoco hemos tenido un gran acceso a la documentación financiera detallada para conocer a profundidad el estado de cada proyecto”, indicó Golcher.

Esta situación los ha llevado a coadyuvar en la búsqueda de alternativas para que se pongan en marcha proyectos como Terra Verbena (antes Málaga City), el cual ha pasado un calvario de procesos desde el año 2015, entre ellos, el abandono de los desarrolladores iniciales, la negociación de nuevos contratos de preventas, el atraso de las obras, siendo el anuncio de solicitud de intervención de Aldesa la estocada final.

Guiza Pinchanski explicó que, precisamente, uno de los planes de salvamento más fuertes al que apuesta Chaves en su solicitud de intervención es el desarrollo de Terra Verbena -que se encuentra en la zona de Alajuelita- y de otro desarrollo inmobiliario denominado Monte del Barco, que se ubicaría en la zona de Papagayo.

De hecho, plantea que la gestión de estos proyectos inmobiliarios, y de otros que tiene, cada uno de manera independiente, generaría ingresos para cumplir con los compromisos financieros.

Los inversionistas han estudiado estas opciones y consideran que sería una forma viable de recuperar, al menos una parte, de sus dineros; por ello, buscan alternativas para que continúen.

Durante la presentación de la primera solicitud que hizo Aldesa (tuvo que presentar una segunda) lograron convencer a unas 150 inversionistas a apersonarse a los tribunales, de manera que puedan recibir información directamente.

Además, la comisión se encarga de enviar comunicados diarios o semanales para informarles sobre las situaciones que se van dando, así como el estado del proceso, y se convoca a la gente que invirtió en los diferentes proyectos para tomar decisiones en conjunto.

“Buscamos llegar a acuerdos con proyectos pequeños para agilizar todos los procesos que sean posibles, en Terra Verbena estamos tratando de llegar a un acuerdo para que otra empresa lo desarrolle. Un ejemplo claro es el edificio de Aldesa, con el cual se pudo llegar a un convenio”, añadió Golcher.

A manos de inversionistas

El edificio de Aldesa tiene un valor pericial de $4.241.872,79 y cuenta con un préstamo bancario y títulos de inversión hipotecaria (que pertenecían a 15 inversionistas).

Una de las propuestas de Javier Chaves en la solicitud de Administración y Reorganización con Intervención Judicial, era la venta del edificio, pues eso le permitiría cancelar el pasivo bancario y los títulos.

Esta acción ya se dio, pasando a manos de un grupo de cinco inversionistas, los cuales ofrecieron a los otros inversionistas, más pequeños, pagarles el 50% de su inversión.

De acuerdo con Guiza Pinchanski, quien era inversionista del edificio, ella decidió retirarse con el 50%, pues se trataba de una operación muy riesgosa, dado que los inversionistas aumentaron la deuda del banco, pasando de una hipoteca cercana al $1 millón a una de $1,7 millones. Con el monto restante les pagaron.

“A nosotros nos pagaron los inversionistas y no Aldesa, sin embargo, quien hizo todo el contacto para la venta del edificio, organizó las reuniones y los encuentros fue la corporación”, detalló Pinchanski.

Confianza que desbordó el vaso

Aldesa era un Puesto de Bolsa que tenía 50 años en el mercado costarricense, era reconocido por su renombre, por el tipo de inversionistas que participaban, por su trayectoria y porque era regulado por la Superintendencia General de Valores (Sugeval).

Muchos de los inversionistas que hoy ven sus dineros en riesgo, confiaban que estaban invirtiendo en fondos o proyectos de gran solidez, estaban convencidos de que recibirían los intereses correspondientes y no dudaron ni por un momento de lo que prometían los asesores de Aldesa.

Las personas que tenían sus dineros invertidos en la corporación recibían llamados de sus asesores, quienes les decían que les ofrecían trasladarlos a proyectos -sobre todo inmobiliarios- manejados por Aldesa, nunca les dijeron que no eran controlados por la Sugeval, tampoco lo preguntaron, solo confiaron en esa reconocida solidez.

David Quesada, miembro de la comisión de inversionistas detalló cómo la corporación contaba con dos vertientes de inversión: una que era en el ámbito del Puesto de Bolsa y sus distintos negocios, mientras que otra eran las sociedades de fondo de inversión, donde la gente ponía sus dineros para proyectos específicos, que no estaban construidos.

“El asunto es que Aldesa ha gozado con una imagen de fondos de inversión sólidos, con supervisión directa de Sugeval, pero las otras inversiones son privadas, sin ese control del Estado, lo cual es totalmente lícito. El asunto es que a la vista de muchos inversionistas esto no quedó nunca claro y sus dineros se diluían en varios proyectos sin que entendieran el riesgo”, contó Quesada.

Todo esto se hacía a través de Aldesa Corporación de Inversiones (ACI), que es un holding, tenedora de las acciones de muchos proyectos inmobiliarios y sociedades y que pertenecen a la familia de Javier Chaves.

Captaban el dinero de la gente para un proyecto, contaban con préstamos para los desarrollos, tenían fideicomisos en los que respondían los terrenos, todo parecía un buen negocio.

El asunto es que la oferta y la publicidad que le entregan a los inversionistas se hacía desde el edificio de Aldesa, con el personal, la papelería, una marca registrada, los teléfonos, correos y demás servicios de la corporación.

Esto generó una gran confianza en entregar sus dineros para ser invertidos y la confusión de que en realidad estaban invirtiendo en algo regulado, y quienes entendían que era una inversión privada, estaban tranquilos por la solidez que representaba.

“Me he hecho de grandes amigos en este proceso, que me cuentan su historia de vida, muchos de ellos trabajaron 30 o 40 años para una empresa o el sector público, juntaron sus ahorros para complementar su pensión y la invirtieron en Aldesa. Otros trabajaron para crear una empresa y otros esperaban emprender. La gente se imagina que los inversionistas de Aldesa eran un club de millonarios y es todo lo contrario, se trata de gente muy trabajadora, sencilla, de diversos estratos sociales, que recibieron herencias y fueron convencidos de pasarse paulatinamente de un modelo regulado a uno no regulado”, detalló Quesada.

Precisamente, muchos de los inversionistas tenían sus dineros en el Puesto de Bolsa y recibieron llamadas o visitas de los asesores de Aldesa para pasarlos a proyectos específicos, que eran los no regulados, y muchos de ellos, a la fecha ni siquiera saben cómo distribuyeron sus recursos.

Todo esto lo que pone en evidencia es que el caso Aldesa no se trata de problemas financieros de una corporación, sino que tiene el rostro de muchísima gente afectada por esta situación, adultos mayores que tenían puesta la fe en aumentar sus montos de pensión con estas inversiones, dineros de trabajadores que habían confiado a las asociaciones solidaristas ahorros de muchos años, familias que depositaron sus patrimonios en una inversión que creyendo segura.


Los rostros de la inversión

Son cientos los casos de personas que invirtieron sus dineros en proyectos de Aldesa, que hoy no tienen una pista de a quién dirigirse, qué acciones tomar o para cuándo podrían recuperar sus dineros.

UNIVERSIDAD conversó con un grupo de estas personas que depositaron sus dineros y confianza en la corporación.

“La pregunta es dónde está la plata”

Carlos Pacheco -nombre ficticio que utilizaremos para guardar la identidad de un inversionista nicaragüense- aseguró a UNIVERSIDAD que puso los fondos que tenía en Aldesa, debido a que contaba con una gran imagen, no sólo en Costa Rica, sino exterior.

“Mientras vivía en Costa Rica, en los años noventa comencé a hacer inversiones en Aldesa y recientemente, mi asesor en la corporación me aconsejó pasar mis inversiones para aplicarlos en el proyecto Terra Verbena. Me dijo que era una oportunidad que se abría con un mercado asegurado y que contaba con el respaldo de grandes empresas constructoras e inmobiliarias de mucho prestigio”.

La construcción de su confianza en el momento de hacer la primera inversión era que había alrededor de Aldesa, de sus socios y su Junta Directiva personas política y socialmente bien ubicadas en el país, como él mismo las describió.

“Yo nunca supe que estaba invirtiendo en algo que no era regulado, yo no pregunté. Estoy a la espera de la decisión judicial para ver cuál es el siguiente paso. La pregunta del millón es dónde está la plata. Tengo la esperanza de recuperar algo, aunque no creo que la totalidad”.

“Yo me siento estafado”

Joancarlos Feoli depositó en enero del 2018 una inversión de 16 millones de colones en Aldesa, eran los ahorros que con tanta dedicación pudo guardar por años.

“Mi tía hacía inversiones en el Puesto de Bolsa y recibía buenos intereses; como los bancos no me estaban dando una buena retribución por mis ahorros decidí colocarlos en una de las corporaciones más antiguas del país en este tipo de transacciones”.

El asesor de Aldesa le vendió la idea de que el Puesto de Bolsa era muy sólido, que tenía muchos desarrollos inmobiliarios y que su dinero no corría ningún riesgo. Jamás le pasó por la cabeza que se iban a quedar sin la plata.

“Me dijeron que iban a poner mi dinero en distintos desarrollos inmobiliarios, que lo iban a distribuir y me tranquilizó al indicarme que la corporación tenía mucho tiempo de tenerlos. Yo sabía que estaba invirtiendo en proyectos inmobiliarios, pero no tenía claro si era regulado o no. Al principio todo bien, me daban los intereses, hasta que nos cayó el balde de agua fría, con el anuncio de que no iban a pagar más por la solicitud de intervención”.

Asegura que le indicaron que su dinero estaría en varios proyectos, entre ellos Terra Verbena y Monte del Barco, pero no han sabido precisarle el destino claro de su inversión, solamente recibió un certificado que indica que invirtió en Aldesa.

“Yo me siento estafado, ya sea que lo hicieron con mala o buena voluntad, ya sea por ignorancia o que no supieron administrar los dineros de la gente, o simplemente el negocio les salió mal, para mí en todos los casos es administración fraudulenta. Eran mis esfuerzos de muchos años y fue un dolor muy grande que me hayan quitado ese dinero”.



Las empresas de Aldesa

Quienes invirtieron en Aldesa Corporación de Inversiones (ACI) lo hicieron con la confianza de que ponían sus dineros en mano de una empresa de marcada trayectoria, pero en la mayoría de los casos no se les explicaba el destino específico al que irían sus inversiones.

De esta forma, existe toda una conformación de sociedades y empresas que están bajo la sombrilla de ACI, holding que mantenía el control de cada una de ellas y las inversiones de muchas personas se distribuían en varias de ellas a la vez.

En la solicitud de Administración y Reorganización con Intervención Judicial presentada por Aldesa y de la cual UNIVERSIDAD tiene copia, se dan a conocer todas las sociedades que manejaba ACI y de las cuales tiene una participación.

Aldesa Corporación de Inversiones (ACI) es el holding

Conformada por:

Empresas de servicios financieros y estructuración:

  • Finanzas Corporativas GBA S.A.
  • Graviton Energy Technologies Company S.A.
  • Soluciones Energéticas Renovables S.A.
  • Servicios Corporativos GBA S.A.

Empresas vinculadas al desarrollo inmobiliario:

  • ALD Inmobiliaria S.A.
  • Inmobiliaria Altos de la Verbena IAV S.R.L
  • Terra Verbena S.R.L.
  • Infinito Versol S.A.
  • Desarrollo ZF Coyol S.R.L.
  • Fortaleza Habitacional La Balvina S.A.
  • Conde Montecristo S.A.
  • Gestora Inmobiliaria MB S.A.
  • Inversiones Goda S.A.
  • Inversiones Monte del Barco S.A.
  • Zona Franca Terra S.A.
  • Hotelera Monte del Barco S.A.
  • Llanuras del Tempisque M B, S.A.
  • Achedoso MB S.A.
  • Además 6 sociedades adicionales registradas bajo número

Sociedades reguladas:

  • Grupo Bursátil Aldesa, S.A.
  • Aldesa Puesto de Bolsa, S.A.
  • Aldesa Sociedad Fondos de Inversión S.A.
  • Aldesa Sociedad Titularizadora S.A.
  • Aldesa Fideicomisos S.A.

Sociedades no operativas:

  • Cuenta con un total de 11 sociedades que no se encuentran activas.


 


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/inversionistas-de-aldesa-se-unen-para-recuperar-sus-dineros/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments