País Perspectivas económicas del Banco Mundial:

Ingresos perdidos por dos tercios de la población mundial no se recuperarán en el 2022

Estima que Costa Rica crecerá menos de los que espera el BCCR este año.

Si bien economías como la de los Estados Unidos y China llevarán que la reactivación mundial se expanda en un 5.6% -el ritmo posterior a una recesión más acelerado de los últimos 80 años- muchos países de ingresos medios y bajos seguirán continúan luchando contra la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias.

Así lo afirmó el Banco Mundial (BM) al dar a conocer sus Perspectivas económicas mundiales de junio del 2021.

Esto implicará que, “para el 2022 las pérdidas de ingresos por persona no se habrán revertido para aproximadamente dos tercios de los mercados emergentes y economías en desarrollo”, enfatizó.

Además, reiteró que “entre las economías de ingreso bajo, en donde la vacunación se ha retrasado, los efectos de la pandemia han anulado los logros obtenidos en materia de reducción de la pobreza y han agravado la inseguridad y otros problemas de larga data”.

Para el caso de Costa Rica, el BM estimó un crecimiento de 2.7% en el presente año, 3.4% en el 2022 y 3.1% en el 2023, cifras menores a las pronosticadas por el Banco Central de Costa Rica (BCCR) en la última revisión de su Programa Macroeconómico, que son de 2,9% y 3,6% para este año y el siguiente, respectivamente. 

A pesar de la reactivación global anunciada por el BM para fin de este año, la producción mundial será alrededor de un 2% menor a lo que se proyectaba antes de la pandemia.

“Si bien existen signos de recuperación mundial que se reciben con agrado, la pandemia sigue generando pobreza e inequidad en la población de países en desarrollo de todo el mundo”, comentó el presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, según el comunicado de la entidad. 

“Es fundamental que se lleven adelante, a nivel mundial, iniciativas coordinadas destinadas a acelerar la distribución de vacunas y el alivio de la deuda, en especial, para países de ingreso bajo. A medida que la crisis de salud se apacigüe, los encargados de formular políticas deberán abordar los efectos perdurables de la pandemia y tomar medidas para impulsar un crecimiento ecológico, resiliente e inclusivo y proteger, al mismo tiempo, la estabilidad macroeconómica”, agregó.

Para este año, el BM estima que la economía de los Estados Unidos crecerá un 6,8 % como resultado del masivo apoyo fiscal y de la reducción en las restricciones establecidas debido a la pandemia. 

También prevé que China tendrá un repunte del 8,5% este año y que los mercados emergentes y las economías en desarrollo, en conjunto, crecerán un 6%, impulsados por una mayor demanda y precios de los productos básicos altos. 

“No obstante, en muchos países la reactivación se está retrasando porque han resurgido casos de COVID-19 y la vacunación avanza lentamente, y porque en algunos casos se ha retirado la ayuda proporcionada en el marco de políticas”, dice la nota.

También estima que la reactivación entre los mercados emergentes y las economías en desarrollo será moderada, de 4,7 %, en 2022, pero que los los logros en este grupo de economías no serán suficientes para recuperar las pérdidas experimentadas durante la recesión de 2020. 

Se prevé que la producción en 2022 será un 4,1% inferior a la prevista antes de la pandemia.

Por otro lado, ·el ingreso por persona en muchos mercados emergentes y economías en desarrollo continuará por debajo de los niveles anteriores a la pandemia y las pérdidas agravarán las deficiencias vinculadas con la salud, la educación y el nivel de vida”. 

“Incluso antes de la crisis por la COVID-19, se había previsto que los principales motores de crecimiento perderían su impulso; es probable que esta tendencia se incremente debido a las huellas que dejará la pandemia”, agrega.

En este sentido, las economías de ingreso bajo crecerán más lentamente el más lentamente que en los últimos 20 años (salvo el por 2020), “lo que refleja, en parte, el muy lento ritmo de vacunación”. 

Las economías de ingreso bajo se expandirán un 2,9 % en 2021, antes de repuntar hasta un 4,7 % en 2022 y su nivel de producción en 2022 será un 4,9 % menor en comparación con lo proyectado antes de la pandemia.

El documento contiene un análisis de las perspectivas de la inflación mundial ante la aceleración del crecimiento económico, el cual establece que “si bien es probable que la inflación mundial siga aumentando durante el resto de este año, se prevé que continúe dentro de los rangos objetivo en la mayoría de los países que establecen metas de inflación”. 

“En los mercados emergentes y economías en desarrollo donde la inflación supera la meta establecida, es posible que no se justifique una respuesta de política monetaria si esta es temporal y las expectativas de inflación siguen bien afianzadas”, agrega.

Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del BM, dijo que “salvo que se aborden los riesgos que implica tener niveles de endeudamiento récord, estas economías siguen siendo vulnerables a las tensiones de los mercados financieros si la confianza de los inversionistas con respecto a los riesgos se deteriorara debido a las presiones de la inflación en las economías avanzadas”, añade el comunicado.

Ir al contenido