Informe de gastos ante el TSE: La izquierda más acaudalada de la historia

Aunque los resultados les respaldarían gastos por hasta ¢2.800 millones, el Frente Amplio solamente presentó ante el TSE el reclamo por ¢1.080 millones. (Foto:

Aunque los resultados les respaldarían gastos por hasta ¢2.800 millones, el Frente Amplio solamente presentó ante el TSE el reclamo por ¢1.080 millones. (Foto: Archivo)

Gracias a la votación recibida en las pasadas elecciones, el Frente Amplio tiene derecho a gastar hasta ¢879 millones ($1,6 millones) para organización y capacitación en los próximos cuatro años.

El Frente Amplio salió de las elecciones presidenciales del 2 de febrero como la terceraagrupación con más votos y con una reserva financiera que podría alcanzar los ¢879 millones, un logro que se suma a la obtención de nueve diputaciones por ese partido de izquierda.

El haber recibido el 17% de los votos el pasado 2 de febrero es un hito apenas comparable con el resultado del Partido Vanguardia Popular en las elecciones de 1948, aunque en aquella ocasión los nueve diputados de izquierda electos no asumieron sus cargos, por el estallido de la guerra civil.

En el 2014, los votos del Frente Amplio generaron a ese partido un excedente monetario inusual en la historia de las agrupaciones costarricenses de izquierda, que a lo largo de 85 años, cuando pudieron participar en las elecciones, siempre lo hicieron con los bolsillos vacíos y campañas muy limitadas, más por la falta de recursos que por su propia voluntad.

El Frente está a las puertas de una coyuntura atípica; para acceder a los recursos financieros − producto del financiamiento estatal a los partidos políticos− deberá aumentar su capacidad de gasto y liquidez financiera, pues las partidas producto de la deuda electoral solo pueden ejecutarse si se produce un gasto, que luego el Estado reembolsa.

El partido obtuvo 632.000 votos en las papeletas presentadas en febrero anterior. Esto le da derecho a solicitarle al Tribunal Supremo de Elecciones
(TSE) la cancelación de ¢2.880 millones. Sin embargo, de ese monto solo son redimibles los recursos que el FA demuestre haber gastado en la campaña. Ante el TSE, el FA presentó facturas por un total de ¢1.048 millones, que tras ser revisados, aprobados y reembolsados pagarán principalmente un crédito adquirido con el Banco de Costa Rica. El remanente es de unos ¢1.832 millones. Además, del total del monto al que el FA tendría derecho (¢2.880 millones), los estatutos del Partido establecen que el 15% se debe destinar a financiar gastos de organización y capacitación en periodo no electoral. Ese porcentaje equivale a ¢432 millones.

Sin embargo, el Código Electoral establece que si existe un remanente los partidos podrían sumar un monto igual al porcentaje dispuesto antes de
iniciar el proceso electoral para cubrir sus reservas de gastos ordinarios y permanentes en los rubros de organización y capacitación.

Como el FA tiene un remanente tan abultado, la suma que podría llegar a usar en esas actividades ascendería a ¢864 millones, cifra a la que se le debe
añadir un saldo de ¢15 millones de las presidenciales de 2010, que da como resultado ¢879 millones disponibles.

El excandidato presidencial del FA, José María Villalta, resaltó la importancia de contar con el dinero de reserva. En su opinión, “esos recursos nos podrán consolidar como un partido permanente”, aunque consideró que la contribución estatal está lejos de ser el principal insumo para ganar las votaciones presidenciales. (Véase: “El capital privado decide las elecciones”).

CON DINERO PERO SIN LIQUIDEZ

La legislación electoral establece que dicho monto es reembolsable, por lo que el partido de izquierda se enfrenta ahora a la tarea de captar recursos para poder ejecutarlos y luego pedir al Tribunal que los cubra.

Por ahora, el partido no cuenta con fondos propios para incrementar sus gastos, eso genera que hasta nuevo aviso la estructura se mantendrá
tal y como está. El tesorero de la agrupación política, Roberto Alfaro, indicó que primero tendrán que mejorar su nivel de recaudación para ampliar el gasto.

Alfaro fue sincero al señalar que el partido no dispone de dinero para gastar: “nosotros tenemos como para estar haciendo tallercitos y cubrir la organización
del partido, pero en grande no tenemos esa capacidad”.

Luego de las elecciones de 2010, el Frente tuvo derecho a una reserva de ¢52 millones de colones, por lo que la actual es 16 veces más grande. Para el historiador y Catedrático de la Universidad de Costa Rica Gerardo Contreras, el Frente está a las puertas de escribir la nueva historia de la izquierda costarricense.

“El partido tiene posibilidades reales de mantener o incrementar su caudal de votos”, manifestó Contreras, pero eso, añadió, “solo se logrará con
un trabajo político de base”. Aún con eso el partido debe primero canalizar un mecanismo que les permita generar recursos para destinar a las partidas de reserva, si no los fondos continuarán ociosos.

El tesorero del Frente aseveró: “nosotros lo que tenemos es el derecho de gastar hasta cierto monto, siempre y cuando usted tenga la plata”; agregó:
“ahora tenemos que buscar la manera en que los bancos nos presten el dinero para gastar”.


Ranquin de reservas

La campaña electoral deja un sabor dulce en las aceras de muy pocas agrupaciones políticas. Todos los partidos deben destinar un porcentaje del dinero al que tienen derecho como parte de la deuda política para la reserva de gastos de organización y capacitación.

Así lo establece la ley, que indica que por estatutos las agrupaciones políticas definirán el porcentaje que disponen del dinero reembolsado por el TSE.

El partido que más destina para cubrir estos rubros es Restauración Nacional, que prevé el 50% del dinero producto de la deuda política para el remanente; por su parte, la agrupación que menos definió por estatutos para este monto es el Movimiento Libertario con apenas el 3%.

No obstante los porcentajes no reflejan la reserva a la que tendrán derecho los partidos en los próximos años, que de acuerdo con las cifras aportadas por el Tribunal se les suma el dinero que no se ejecutó desde el 2010.

Siendo así, Acción Ciudadana ganó las elecciones y encabeza el ranquin de reservas con ¢1.471 millones, seguido del Frente Amplio que podría generar ¢879 millones.

Aunque quedó de segundo en las votaciones, Liberación Nacional tendría una reserva de ¢688 millones,
por su parte Accesibilidad Sin Exclusión con ¢568 millones, Renovación Costarricense tendría derecho a gastar ¢361 millones.

Los partidos Unidad Socialcristiana y Restauración Nacional tendrán reservas menores a ¢265 millones; mientras que el Movimiento Libertario tendrá ¢222 millones disponibles para ejecutar de cara al 2018.

Alianza Demócrata Cristiana, partido provincial que obtuvo una curul, no presentó liquidación de gastos ante el TSE, a pesar de tener derecho a ¢100 millones, ahora el partido cartaginés dispone para reserva ¢22 millones que al gozar de remanente podría elevar a ¢44 millones.

Para el analista político Francisco Barahona, el mapa financiero de los partidos es visto como un reflejo de los resultados del 2 de febrero.

“En términos de cambio histórico estamos en un momento de confirmación del pluripartidismo, pero ahora hacia futuro, el tema es cuál de los partidos va a continuar presente en la simpatía de los votantes”, argumentó Barahona.


La ley establece que…

Código electoral

Artículo 52: (…) Los partidos políticos garantizarán, en sus respectivas liquidaciones, que los gastos que realicen en el rubro de capacitación durante el período no electoral están siendo destinados, en sus montos y actividades, a la formación y promoción de ambos géneros en condiciones de efectiva igualdad, según el inciso p) del artículo 52 de este Código.

Para tal fin, deberán acompañar la liquidación respectiva con una certificación emitida por un contador público autorizado, en la que se especifique el cumplimiento de esta norma. Si la certificación no se aportara, el TSE entenderá que el respectivo partido político no cumplió y no autorizará el pago de monto alguno en ese rubro. (…)

Artículo 107: (…) Si de la totalidad del monto que el partido político presente por concepto de liquidación de gastos electorales queda algún remanente no reconocido, este se sumará a la reserva prevista para financiar los gastos ordinarios y permanentes de ese partido, en los rubros de organización y capacitación. En todo caso, de existir remanente, el monto a sumar no podrá ser superior al monto que resulte del porcentaje definido previamente por el partido para los rubros de organización y capacitación. Dicho remanente se liquidará de conformidad con las reglas señaladas para la liquidación de los rubros al que se suman.

(…) Reglamento sobre el Financiamiento de Partidos Políticos

Artículo 70.- Evaluación de las liquidaciones de gastos de capacitación y organización política

(…) El Tribunal dictará la resolución correspondiente ordenando el pago que fuere procedente, considerando que no se exceda la reserva prevista para financiar los gastos ordinarios y permanentes del partido político en los rubros de organización y capacitación. (…)

Fuente: Código Electoral y Reglamento sobre Financiamiento de Partidos Políticos.


Para gastar los fondos de capacitación y organización a los que tiene derecho, el Frente Amplio primero debe lograr que le presten dinero y hacer actividades antes de pedir el reembolso al TSE. (Foto: Archivo)


Los bancos nunca pierden

Los resultados podrán no acompañar a los partidos políticos en las elecciones presidenciales y provocar un hueco en sus finanzas. Sin embargo, los bancos como principales prestamistas de las agrupaciones blindan sus acuerdos con cláusulas que les permita recuperar lo invertido en campaña.

Ese el caso de Lafise, entidad financiera que en los pasados comicios fungió como prestamista de los partidos Acción Ciudadana, Liberación Nacional y Movimiento Libertario. Aquella fue una transacción que significó más de ¢12.000 millones.

Al final de la contienda, tanto Liberación Nacional como los libertarios no podrán cubrir todos sus gastos con lo que reciban de la deuda política. Pero el gerente general del banco Lafise, Gilberto Serrano, lejos de preocuparse por esto asegura que ya estaba prevista esta posibilidad.

“Todo ya está cuadrado, desde antes de las elecciones teníamos planes de contingencia por si los votos no cubrían lo solicitado”, aseguró Serrano.
Serrano manifestó que los bancos pueden perder pero en el caso de Lafise se toman las medidas adecuadas para disminuir los riesgos monetarios.
“Nosotros establecemos otras fuentes de repago, garantías adicionales”, declaró.

Asimismo, Serrano indicó que a pesar de que dos de los principales partidos que suscribieron fideicomisos con la entidad que representa no obtuvieron los resultados esperados en las presidenciales de febrero, no cierran las puertas a ninguna fuerza política a futuro.

“Seguimos igual, si los partidos nos dan la oportunidad lo seguiremos haciendo”, a lo que añadió: “para nosotros es un negocio pero también una buena opción para los partidos, y si el sistema bancario sigue financiando las campañas se vuelven más transparentes, aunque lo hagan privadamente”, concluyó Serrano.


José María Villalta, excandidato presidencial del Frente Amplio:

“El capital privado decide las elecciones” 

José María Villalta: “No teníamos la posibilidad de hacer usos de los recursos de la deuda política, porque aunque las encuestas decían que íbamos a tener una votación alta no teníamos la liquidez”. (Foto: Archivo)

¿Parte con ventaja el Frente de cara a los próximos años al tener una reserva económica importante?

-Los datos son reflejo del buen manejo financiero del partido, con transparencia y sin denuncias ante los órganos de fiscalización, usando
bien los escasos recursos.

¿Para qué fines usaría el partido la posibilidad que tiene ahora de acceder a esos fondos?

-Creo que nos van a permitir fortalecer los programas de formación y capacitación de liderazgos y fortalecer la estructura y organización del
partido en los próximos cuatro años. A diferencia de otros partidos que funcionan únicamente como maquinarias electorales, en el Frente Amplio
aspiramos a ser un partido con funcionamiento permanente y estructura propia, independientemente de los procesos electorales.

Pero hay ventaja…

-No, porque los procesos electorales están siendo decididos por la incursión masiva de recursos del capital privado que se destinan a hacer
campaña a favor o en contra de determinados candidatos, y contra ese poder del dinero privado, los recursos de la deuda política siguen siendo insignificantes.

Además, esa reserva debe ser usada para lo que dice la ley, por lo que no puede ser Gracias a la votación recibida en las pasadas elecciones, el Frente Amplio tiene derecho a gastar hasta ¢879 millones ($1,6 millones) para organización y capacitación en los próximos cuatro años usada en publicidad o gastos electorales y, aunque se pudiera, siguen siendo insuficientes respecto a los miles de millones que ingresan de dudosa procedencia y sin fiscalización del Tribunal.

¿Cuál es la importancia de esa partida?

-Esos recursos nos podrán consolidar como un partido permanente, no como un partido que aparece y desaparece cada cuatro o dos años.

¿En campaña hubo una apuesta del Frente Amplio a limitar el gasto? ¿Qué pasó? De acuerdo con los resultados, el partido pudo haber gastado mucho más.

-El Frente Amplio no pudo ejecutar más gastos. No fue que tomamos la decisión de gastar poquito, es que simplemente no teníamos la posibilidad de hacer uso de los recursos de la deuda política, porque aunque las encuestas decían que íbamos a tener una votación alta no teníamos la liquidez. La legislación electoral limita el financiamiento anticipado a un monto ridículo, además nos pusieron un montón de trabas en el fideicomiso que suscribimos.

¿Qué efecto tiene esto?

-Nosotros fuimos de los que menos gastamos en publicidad frente a la millonaria campaña que hicieron en nuestra contra. Los partidos tradicionales
sí tenían liquidez porque tenían recursos que fluían a borbotones de financistas privados que querían influir en el nuevo gobierno. Ellos sí tenían plata para gastar.

¿De cara a lo que viene, podrá el Frente aumentar su capacidad de endeudamiento y confianza con entidades bancarias?

-No creo, mientras las reglas del juego sigan como están no podría aventurarme a decir algo así, porque primero todo se basa en las encuestas
y estas tienen dueños e intereses, y quienes prestan son los bancos que también tienen intereses.

Un hecho concreto es que el Frente Amplio creció en todo sentido y ya no será el mismo partido.

-Ahora tenemos la oportunidad de avanzar en la constitución de una estructura nacional permanente y tenemos que fortalecer la capacitación a la juventud que se ha integrado.

Ese crecimiento significa un reto, el de mantener al partido fiel a su pensamiento.

-Los hechos nos respaldan, podrían hablarle horas de estos compromisos éticos pero la historia reciente muestra que una cosa es lo que se
dicen y otra los hechos. Ahora somos el único partido de los que tuvieron mayor votación que no tiene cuestionamientos o denuncias penales, mientras que todos los demás, unos más que otros, tienen dudas serias. Eso nos da una señal clara de que no solo hay habladas, sino que hay una serie de principios que se vienen respetando y eso no tendría por qué cambiar.

La otra cara de la moneda son los partidos tradicionales que no logran captar los votos y recursos públicos en esta pasada elección.

-No considero que se estén debilitando, sino que tienen deudas cuantiosas, pero el interés de ellos no es el financiamiento del Estado sino el privado. Ese es el negocio.


Otros Artículos

El equipo de fútbol de la UCR ha logrado sobrellevar una gran seguidilla de 10 compromisos, ganando 22 puntos de un máximo de 30

Ranchos y pertenencias de los indígenas fueron quemados en Salitre en julio pasado.  (Foto: David Bolaños)Las amenazas y el temor siguen tensando el ambiente

“Allá en el Rincón de Cubillos, un barrio aledaño a barrio México durante los años 1930 al 1950, la pobreza con su miseria ahogaba

Para estudiantes con Beca 11, la UCR brinda alojamiento en una residencia estudiantil a quienes lo necesitan. Actualmente, casi el 25% de los alumnos

El pasado miércoles 27 de agosto el Consejo Universitario celebró su sesión de manera extraordinaria, con un acto público para reconocer a los mejores

Marisa Victoria (izquierda) asegura que ¡Ya Basta! devolverá parte de las firmas, tras la denuncia de Vladimir Sagot (derecha) en nombre de la FEUCR.

Muchos estudiantes indígenas no hacían la prueba de admisión debido a que tenían que salir a realizarlo a colegios no indígenas, lo que implicaba

La muerte súbita en el redondeo es la que viven muchos y muchas estudiantes al final de año, cuando llega a su poder las