Hostilidad en el seno del BCR por crédito especial a importador

Indagaciones sobre cemento chino golpean al círculo de confianza de presidente Solís

Diputado Morales Zapata reconoce haber disfrutado vacaciones gestionadas por colaborador del importador del cemento. Mariano Figueres habría promovido al gerente bancario que ahora está suspendido.

Directivos del BCR comparecieron este martes 29 de agosto ante la comisión legislativa que investiga el crédito público al empresario importador de cemento chino y posible tráfico de influencias

Las indagaciones legislativas y periodísticas sobre el crédito estatal millonario para el importador de cemento chino señalan de manera directa a políticos de confianza del presidente Luis Guillermo Solís.

El diputado Víctor Hugo Morales Zapata y el director de la DIS, Mariano Figueres, resultan aludidos por las pocas confirmaciones que de momento se evidencian en el caso de posibles influencias políticas en la ruptura del duopolio que por años han mantenido las transnacionales Holcim y Cemex en Costa Rica.

El empresario Juan Carlos Bolaños y su empresa Sinocem Costa Rica están en el centro de una controversia que ahora señala a Figueres y a Morales Zapata, ambos del círculo de confianza que rodea al presidente Solís desde que era precandidato presidencial.

Morales Zapata, quien ha estado presente en reuniones en Casa Presidencial con Bolaños, aceptó a varios medios de comunicación haber aprovechado unos días de hotel de playa tramitados por una persona que trabaja con Juan Carlos Bolaños.

Figueres, por su lado, fue mencionado en la noche de este martes como promotor de la contratación de su amigo Mario Barrenechea como gerente general del Banco de Costa Rica (BCR), quien ahora está suspendido mientras se investiga si cometió faltas éticas o legales en sus actos a favor de dos créditos por un total de $30 millones para Sinocem. La mención la hizo el directivo bancario Ronald Solís ante la comisión de diputados que investiga el caso.

Tanto Morales como Figueres rechazaron ayer cualquier interés particular en el negocio del cemento chino, en línea con el mensaje iracundo que lanzó este lunes el presidente Solís, al asegurar que los cuestionamientos tienen una motivación electoral de cara a los comicios del 2018, a pesar de que también proceden desde el partido oficialista Acción Ciudadana (PAC).

“Los tengo identificados”, dijo sobre las personas que, según él, quieren afectar la imagen de su gobierno. Lo expresó durante una gira en Limón, mostrando buena parte de su gabinete, incluido Mariano Figueres, su amigo de muchos años que funge como un asesor multifuncional del propio mandatario, como su alter ego.

Hasta el momento no se conoce acto alguno de Mariano Figueres directo en favor del negocio del cemento chino, pero sí su relación muy cercana con personas que defienden a capa y espada el crédito otorgado al importador Bolaños. Entre ellos, Barrenechea y Paola Mora, directiva que fungió como presidenta del BCR hasta que renunció a este puesto el 6 de julio cuestionada por este mismo caso.

En la sesión interrogatoria de esta noche Mora admitió ser amiga de Mariano Figueres (ambos estuvieron en el partido Alianza Patriótica) y dijo que solía pasar a saludarlo a Presidencia, sin que esto la haga incurrir en falta alguna. En la misma sesión el directivo Ronald Solís contó que Barrenechea fue nombrado gerente general después de conversaciones en las que participó el actual director de la DIS (Dirección de Inteligencia y Seguridad).

Después de la comparecencia Ronald Solís contestó a UNIVERSIDAD algo más: Mariano Figueres fue el encargado de llamar a Barrenechea para que asumiera la gerencia general del BCR, cargo que le reporta un salario mensual de 15 millones de colones aún ahora mientras cumple tres meses de suspensión. “Es que son muy amigos”, justificó.

Figueres también fue mencionado en la sesión del viernes pasado con el empresario Juan Carlos Bolaños. Ahí escucharon un audio en el cual este dijo que la DIS daba seguimiento a asuntos propios del BCR y que le tenía intervenido el teléfono celular, al igual que al exgerente Guillermo Quesada, quien hizo esa grabación en forma secreta.

Figueres, como Bolaños, evitan dar por veraz ese audio, pero comentó que, de ser ciertas esas palabras, “fue una fanfarronada de Bolaños”. Este empresario habría propuesto a Quesada, según señala este con base en el audio publicado, publicar detalles privados del crédito para así poder demandar al BCR y no tener que pagar los $30 millones, de los cuales ya se giraron unos $26.

¿Dinero público en peligro?

Esta es la preocupación de diputados como el oficialista Ottón Solís, quien junto a Patricia Mora (Frente Amplio) y Ronny Monge (Liberación Nacional) ha llevado la batuta de los cuestionamientos porque cree en peligro el patrimonio público del BCR.

Esto le valió a Ottón Solís la respuesta furiosa y medio indirecta del mandatario, quien insinuó que el legislador esté motivado por una frustración o algún factor psicológico. También recibió una fuerte reacción de Morales Zapata, quien amenazó con demandarlo en tribunales por los señalamientos de posible tráfico de influencias.

Moralez Zapata, reconocido como un diputado de alta confianza del presidente, aceptó ante tres medios de comunicación haber disfrutado vacaciones en un hotel reservado por un colaborador cercano a Bolaños, en diciembre del 2015. Niega, sin embargo, que este le haga pagado el hotel en playa Potrero (Guanacaste) por un monto de casi 2 millones de colones.

Luis Diego Rodríguez Sánchez habría sido el encargado de reservar el hotel. Él es directivo de empresas del grupo JCB (iniciales Juan Carlos Bolaños), aunque el legislador asegura que lo ignoraba, que eran conocidos de mucho tiempo y que nunca se preocupó por preguntarle a qué se dedicaba.

Diario Extra publicó una entrevista con la encargada del hotel en la que habla de la gestión directa de Juan Carlos Bolaños, a cambio de presuntas gestiones políticas a favor del cemento chino. La Nación entrevisto a Zapata y este acepta el favor, pero no el pago: “el dinero lo puse yo”. CRHoy dice que el congresista aceptó el pago hecho por Rodríguez Sánchez, aunque su cita textual solo dice que este hizo las gestiones ante el hotel.

Para este semanario no fue posible  este martes hablar sobre el tema con Morales Zapata, quien ha participado en al menos dos reuniones específicas sobre el negocio del cemento chino, incluso una en Casa Presidencial en abril del 2015.

Esta supuesta dádiva ya la indagó el Ministerio Público a cargo de la fiscala Berenice Smith y desestimó en febrero la denuncia anónima presentada contra Morales y contra Otto Guevara, otro diputado promotor del ingreso del cemento chino y amigo personal de Bolaños.

Ni Morales ni Guevara son parte de la comisión especial legislativa sobre supuestas irregularidades en créditos del BCR para el cemento chino, cuya junta directiva compareció ayer y evidenció el grado de hostilidad entre varios miembros y la expresidenta Paola Mora.

Mora, que en todo momento defiende al empresario Bolaños, al crédito y al gerente Barrenechea se enfrascó en una serie de acusaciones y desmentidos contra la actual presidenta del BCR, Mónica Segnini, quien cree que hay indicios de irregularidades que podrían poner en riesgo la recuperación de los $26 millones ya girados.

Segnini leyó una moción que tenía preparada junto a otros cuatro directivos para destituir a Mora como presidenta bancaria el 5 de julio, la cual no se aplicó porque esta renunció antes. En el documento le achacan “pérdida de confianza” y gestiones indebidas en favor de Bolaños, con quien ella acepta haberse en varias ocasiones, aunque asegura que se conocieron durante el año 2016, cuando él ya era acreedor.

La diputada Patricia Mora también se enzarzó en una discusión con Paola Mora. Aseguró que en este casó hay “fechorías”, lo que provocó que la directora bancaria le advirtiera que presentará una demanda en tribunales y le pidió renunciar a la inmunidad parlamentaria para afrontarla.

Paola Mora insiste en que sus compañeros de junta directiva se han parcializado contra Sinocem y en favor de la compañía Holcim, pues otro directivo (Alberto Raven) fungió hasta marzo como fiscal en la junta directiva de esa empresa de capital suizo.

Conflicto abierto

Entre mucha información que se ha publicado por partes, algunas confirmadas y otras no, está probado que la importación del cemento chino se benefició de una reforma al reglamento en el Ministerio de Economía (principios de 2015).

También Bolaños se benefició con un cambio en el reglamento interno del BCR, para aceptarle a Sinocem cumplir el requisito de seguro de caución mediante una aseguradora privada (Oceánica) en lugar de la estatal Instituto Nacional de Seguros (INS). Segnini dijo este martes que esa reforma la aprobó Junta Directiva “de buena fe”, sin saber que sería utilizada para este caso por el Comité de Crédito del banco, bajo la autoridad de Barrenechea.

Segnini es una de las directoras que expresaron su preocupación por cambios en el plan de inversión de Sinocem. Ya fue girado todo el primer crédito por $20 millones a una supuesta empresa proveedora en Hong Kong (Sinobuilding Materials Hong Kong) y, de ese dinero, $7,5 millones retornaron a Costa Rica a cuentas de Bolaños.

“El departamento Legal del BCR ha considerado este hecho como una grave desviación del plan de inversión que permite resolver el contrato por incumplimiento grave”, dice el acta del 26 de julio citada por La Nación. Ese mismo día se notificó la suspensión al gerente Barrenechea.

Bolaños ha respondido que su crédito está al día y que podrá pagarlo antes del 2020, cuando se vence. De ello duda la diputada oficialista Nidia Jiménez, quien precisó este martes que solo ha entrado a Costa Rica el 17% de las 180.000 toneladas de cemento chino previstas en el plan de inversión.

Los legisladores han expresado dudas sobre la garantía del crédito, pues el mismo Bolaños reconoce que el propio cemento (perecedero) es parte de la garantía del crédito, pero sin detallar a qué porcentaje responde. También cuestionan la relación de Bolaños con un hijo de Barrenechea, a quien describe como un simple cliente, a pesar de que su empresa familiar HCG (que comercializa el cemento chino) fue creada tres días después del primer desembolso de $10 millones a Sinocem, como recordó este martes Patricia Mora.

Hasta ahora el Ministerio Público no ha acogido ninguna de las denuncias sobre el caso, lo cual es celebrado por los defensores del cemento chino y criticado por quienes sospechan de ilegalidades.

 


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/indagaciones-cemento-chino-golpean-al-circulo-confianza-presidente-solis/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments