Gobiernos de Costa Rica y Panamá llegan a acuerdo para descongestionar frontera sur

Se calcula que hay 1.659 furgones con contenedores detenidos, tanto en la frontera de Peñas Blancas, en Nicaragua, como en la de Paso Canoas, en Panamá.

Autoridades gubernamentales de Costa Rica y Panamá acordaron implementar un plan piloto para autorizar el ingreso de transportistas a territorio nacional, a través de la frontera sur, bajo un protocolo sanitario y de seguridad.

La ministra de Comercio Exterior de Costa Rica, Dyalá Jiménez, informó que “Costa Rica y Panamá han llegado a un acuerdo binacional hoy, para plantear un plan piloto y avanzar con el flujo comercial entre ambos países y entre la región”.

El acuerdo consiste en permitir el ingreso de transportistas a Costa Rica, a través de la frontera sur. Éstos dejarán la carga en almacenes fiscales que serán previamente definidos por el sector privado y autorizados por el sector público, y posteriormente regresarán a territorio panameño.

Este acuerdo busca descongestionar la fila que hay en Paso Canoas “y probar un mecanismo que garantice mayor control sanitario porque los transportistas ingresarán con una ruta definida y un control sanitario muy estricto, con un límite de plazo de estancia en el territorio nacional suficiente para dejar la carga, descansar y levantar la carga”, dijo la jerarca.

La ruta segura deberá incorporar el uso de escoltas o dispositivos de trazabilidad de la unidad de transporte, elemento que aún se encuentra en desarrollo, se detalló en un comunicado.

La propuesta se presentó al resto de autoridades de Centroamérica y se continúa en un diálogo abierto con los demás países para que pueda ser implementada con más actores de la región, se agregó.

El ministro de Salud, Daniel Salas, señaló que “resguardando la salud de Costa Rica, hemos propuesto a los gobiernos de la región una nueva estrategia de manejo de los transportistas, mediante un mecanismo que nos permitiría resguardar sus movimientos y traslados, en aras de evitar posibles contagios por COVID-19. Hacemos un llamado a la solidaridad regional, estamos ante una situación atípica, que requiere soluciones innovadoras”.

Conflicto en fronteras por transportistas

Se calcula que hay 1.659 furgones con contenedores detenidos, tanto en la frontera de Peñas Blancas, en Nicaragua, como en la de Paso Canoas, en Panamá, según la Federación de Cámaras y Asociaciones de Exportadores de Centroamérica y el Caribe (Fecaexca). Cientos de transportistas se mantienen en sus cabezales, haciendo fila desde hace varios días, a lo largo de más de 17 kilómetros.

El 15 de mayo el Gobierno costarricense firmó dos decretos con medidas sanitarias que proponen dos mecanismos para el transporte de carga que debe entrar al país, que limita al mínimo la entrada de transportistas foráneos.

El martes el Ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, aclaró que el primer mecanismo es el convoy sanitario, que ya se ha ejecutado tres veces. Consiste en que los camiones con materias primas o productos, que ingresan por la frontera norte y su destino final no es Costa Rica, son custodiados por policías, hacen paradas estratégicas y toman precauciones para evitar el contagio.

Según Soto, el país estaba preparado para empezar a ejecutar el segundo mecanismo, que es el de enganche y desenganche de cabezales y furgones de carga (el furgón ingresa a la zona primaria, se desengancha la mercadería del cabezal, el transportista regresa a su país de origen y la mercadería la toma un transportista nacional y la entrega).

Sin embargo, tanto gremios de transportistas como la Fecaexca, Cadexco y la Cámara Nacional de Transportes de Carga (Canatrac) consideran que estas disposiciones son poco viables para realizar las operaciones de desenganche, enganche y relevo.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments