Presidente compareció sobre posible favorecimiento a importador de cemento chino

Gobierno intenta capear el escándalo del cemento

Víctor Hugo Morales Zapata, uno de los hombres de confianza de Solís, le rechazó la petición de renunciar a la curul. Ahora es diputado independiente.

A las 10:40 de la noche de este lunes, el presidente Luis Guillermo Solís subía la rampa a su despacho sonriendo, sabiendo que había logrado salir vivo de una operación riesgosa. Abajo quedaba, algo frustrado, un grupo de diputados que lo interrogaron frente a cámaras –casi en cadena nacional- sobre el caso del cemento chino, el escándalo más sonoro y complejo que ha enfrentado este Gobierno.

El mandatario había dedicado tres horas a intentar convencer a los legisladores (y a los televidentes) de que su gobierno no ha dado favorecimientos indebidos al empresario Juan Carlos Bolaños, y que solo ha querido abrir el mercado del cemento en Costa Rica para abaratar el producto al consumidor. Nunca lo había prometido en campaña, pero acá está la reforma convertida en política pública.

Insistía en que “el Presidente de la República no tiene amigos”, y como prueba ofrecía la cabeza de su diputado más cercano, Víctor Morales Zapata, sobre quien caen varias de las sospechas sobre favorecimientos para el importador de cemento, al que el Banco de Costa Rica (BCR) prestó $30 millones en condiciones especiales.

El legislador, después, casi a la medianoche, anunciaría su renuncia al Partido Acción Ciudadana (PAC), pero sin renunciar a su silla de diputado. El diputado de confianza del mandatario amaneció el martes como diputado independiente.

Al acabar la comparecencia, Solís respiraba. Los cuestionamientos legislativos fueron flojos y el discurso presidencial cuidadosamente elaborado. Muy distinto al exabrupto que había lanzado una semana atrás contra quienes cuestionan, indagan o informan sobre la red de influencias que habría favorecido las operaciones del empresario importador del cemento.

Insistió en que las atenciones a Bolaños nunca depararon ventajas. En que las siete visitas que realizó a la Casa Presidencial resultaron inútiles. Fue una afirmación directa y cuestionable. Lo contradijo apenas pudo el diputado Ottón Solís, oficialista y crítico de las gestiones gubernamentales en este y otros casos. Le enumeró las ventajas que tuvo Bolaños en el Ministerio de Economía, en el BCR, en la Comisión Nacional de Emergencia (CNE) y en la Presidencia.

“Tuvo respuestas favorables por todo lado el reglamento de garantías en el BCR, donde hay cinco directivos (de siete) nombrados por usted”, pronunciaba Ottón Solís y los parlantes lo amplificaban por la nave principal de la Presidencial. La comparecencia legislativa transmitida en vivo desde la sede de Gobierno ponía al mandatario en el punto de mira; una escena simbólica de los aprietos provocados por el destape del caso revelado, a poquitos, en algunos medios de comunicación.

El mandatario evitaría la réplica ante Ottón, igual que había dejado sin mayor respuesta una crítica de la diputada Patricia Mora (Frente Amplio), quien le había reclamado por actos distintos al “cambio político” que había prometido.

Luego sería el turno de otros diputados interesados en confirmar lo que siempre se ha sabido: las relaciones de confianza de Solís con Morales Zapata, con Mariano Figueres (jefe de la DIS, amigo personal) y Melvin Jiménez, el exministro de la Presidencia y exjefe de campaña.

¿Amigos?

Los tres hombres de confianza del Presidente aparecen mencionados como gestores de Bolaños, por diversos comparecientes de la comisión legislativa.

Figueres pidió nombrar a Mario Barrenechea como gerente del BCR, hombre clave para los créditos al empresario, dijo el directivo Ronald Solís bajo juramento.

Melvin Jiménez acogió en su despacho ministerial a Bolaños para escucharle sus reclamos.

Morales Zapata también intervino por él, pidió una reunión, llamó para preguntar por un pago atrasado al empresario, y se benefició de una gestión de un empleado de Bolaños en un hotel en Guanacaste.

Pero el que respondía era el presidente Solís. “Ninguna relación de amistad personal debe ensombrecer las elevadas obligaciones que tengo con el país, so pena de debilitar nuestra institucionalidad democrática”, leyó como para sí mismo.

Y continuaba: “ni Víctor Morales Zapata ni ningún otro legislador habla en nombre del Presidente de la República y si alguien lo hiciera sería absolutamente reprochable”. Después dijo que convenía despojar de la curul a Morales Zapata. Noticia.

Ahora sí pedía su renuncia, aunque todo iba a depender de la voluntad de Morales Zapata, que no está dispuesto a irse.

Antes solo había pedido explicar sus relaciones con Bolaños, pero ahora estaba acá sacrificándolo, horas después de que rompieron relaciones con él el resto de diputados oficialistas, la asamblea general del Partido Acción Ciudadana (PAC) y el candidato presidencial, Carlos Alvarado.

El discurso de la ética del PAC está bajo sospecha, aunque Solís reiteró respetar la autonomía del BCR. Están en desarrollo una investigación interna de esa entidad estatal y otra de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

El gerente general está suspendido por tres meses y la anterior presidenta bancaria, Paola Mora, renunció por los cuestionamientos. La mayoría de los directivos actuales expresó preocupación por un cambio en el plan de negocios y cree en riesgo ese crédito, publicó La Nación la semana antepasada, con base en un acta.

Además, queda más de un mes de indagaciones de la comisión especial, nombrada para indagar los créditos del BCR para la importación de cemento y para la compra de una planta eléctrica de Coopelesca, un caso distinto utilizado como “empate” que ha resonado en medios de comunicación de manera paralela y que también motiva sospechas sobre posibles influencias indebidas.

¿Y el Ministerio Público? El fiscal general, Jorge Chavarría, confirmó que él tiene abierta una investigación sobre un supuesto pago que hizo un empleado de Bolaños para la casa en Guanacaste, donde tomó vacaciones el diputado Morales Zapata.

En febrero de este año, esa investigación se había desestimado, pero unas declaraciones del diputado al Diario Extra provocaron la reactivación de ese expediente.

El Ministerio Público investiga también un posible delito relacionado con el desembarco de un cargamento de cemento importado de China.

Una tercera investigación indaga el contenido y la veracidad del audio que contiene una conversación entre Bolaños y el exgerente del BCR, Guillermo Quesada. Este audio contiene una propuesta que motivó alarma entre los directivos del BCR, porque consideran en riesgo el crédito otorgado al empresario importador de cemento.

Más comparecencias

Morales Zapata y otros diputados también podrían ser llamados a comparecer ante sus colegas de la comisión investigadora. Ahora están llamados los expresidentes de la comisión de CNE, Daniel Gallardo y Vanessa Rosales, además de Barrenechea, el exministro de Economía, Wélmer Ramos, (gestor de la reforma reglamentaria para permitir la importación de cemento para comercialización) y su sucesora, Geannina Dinarte.

La convocatoria incluye al superintendente financiero Javier Cascante, directivos del Banco Popular y autoridades de Aduanas. La comisión legislativa debe rendir su informe en la segunda semana de octubre, justo antes de que comience formalmente la campaña electoral.


Banco Nacional cerró cuentas a empresario del cemento chino

Hulda Miranda Picado

huldamp@gmail.com

El Banco Nacional cerró las cuentas ligadas al empresario del cemento chino, Juan Carlos Bolaños Rojas, y a sus empresas, debido a que la Oficialía de Cumplimiento de esa institución detectó operaciones sospechosas.

Dos fuentes calificadas del Banco Nacional señalaron que la decisión se dio porque el empresario había respaldado sus ingresos económicos –algunos provenientes del extranjero- en sus actividades de compra y venta de cemento. Sin embargo, tras informaciones que se dieron a conocer en medios de prensa, la entidad bancaria tuvo indicios de movimientos que no eran consistentes con la información que el empresario había aportado sobre el origen de esos ingresos.

Dichas inconsistencias consistieron en que, para justificar algunas transacciones, la compañía extranjera Sinobuilding Materials Hong Kong estaba reportada como proveedora, pese a que luego se difundió información que señalaba a esta firma como ligada al grupo empresarial de Bolaños.

Esa información discrepaba con los datos que el importador de cemento había brindado al Banco Nacional dentro de la política de Conozca a su Cliente, la cual deben cumplir las instituciones financieras.

Debido a esto, el oficial de cumplimiento del banco realizó un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) y solicitó al cliente ampliar su información para aclarar dudas. No obstante, el cliente no la entregó.

Por esto, el Banco Nacional trasladó el caso a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), del Instituto Costarricense Sobre Drogas (ICD).

De acuerdo con el sitio web del ICD, “se definen como operaciones inusuales aquellas que no se ajustan al patrón de transacción habitual de cada cliente. Son operaciones sospechosas aquellas transacciones inusuales realizadas en forma periódica o aislada, que de acuerdo con los usos y costumbres de la actividad que se trate, resulten sin justificación material, económica o legal evidente, o de complejidad injustificada”.

“Las operaciones sospechosas deberán ser comunicadas a la Unidad de Inteligencia Financiera directamente, en forma confidencial. Dicho envío se efectuará en forma electrónica y bajo los lineamientos definidos  por la UIF”.

Consultado sobre este asunto, el gerente general del Banco Nacional, Juan Carlos Corrales Salas, dijo no poder referirse a ningún caso en particular.

El funcionario comentó que, en términos generales, con base en la Ley 8204 (sobre estupefacientes, sustancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, actividades conexas, legitimación de capitales y financiamiento de terrorismo), la Oficialía de Cumplimiento tiene la potestad de analizar cualquier situación que no cumpla con la política de Conozca a su Cliente y de tomar las decisiones que correspondan; por ejemplo, el cierre de cuentas cuando la situación lo amerite.

El empresario Bolaños indicó que no ha sido notificado sobre ninguna gestión de este tipo en el Banco Nacional y que sus cuentas no han sido cerradas.

Reportes de sospechas

El director del ICD, Guillermo Araya, también dijo tener prohibición para referirse a casos particulares. Él explicó que, en términos generales, los reportes de operaciones sospechosas se analizan en la UIF y ahí se determina si los expedientes deben ser remitidos al Ministerio Público por la existencia de algún delito como legitimación de capitales.

Añadió que algunos de los casos se “subsanan” con los datos que aporta el cliente. “En promedio procesamos 300 ROS al año; solo el 20 o 25% se judicializa”, detalló.

Araya comentó que las instituciones bancarias definen su política de riesgos y pueden decidir la rescisión de los contratos o cierre de cuentas a los clientes.

También hay escenarios en los que se deben congelar las cuentas ante orden de un juez, mientras se lleva a cabo una investigación judicial.


La ruta del cemento

2005: Gobierno de Abel Pacheco impone restricciones a la comercialización del cemento y da espacio a la formación de duopolio en ese mercado.

Diciembre, 2014: Gobierno pone en consulta pública reglamento que levanta barreras a comercialización del cemento.

Febrero, 2015: Juan Carlos Bolaños sostiene reuniones, por separado, con el exministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, y con el director jurídico, Marvin Carvajal, para exponer disconformidades con el texto  en consulta. Presidente Luis Guillermo Solís califica esas reuniones “infructuosas” para el empresario.

Marzo, 2015: Gobierno de Luis Guillermo Solís realiza modificaciones al reglamento para levantar las barreas de comercialización del cemento.

Abril, 2015: Bolaños se reúne con el exministro Melvin Jiménez; el exministro de Economía, Welmer Ramos; el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, Iván Brenes; y el diputado Víctor Morales Zapata, por paralización de obras del dique de Nosara.

Noviembre, 2015: A solicitud del diputado Morales Zapata, Bolaños fue recibido por el viceministro de la Presidencia, Luis Paulino Mora, para expresarle objeciones sobre un proyecto de ley que implica un impuesto sobre la venta de cemento.

Diciembre, 2015: Presidente Luis Guillermo Solís (acompañado de director de la DIS, Mariano Figueres) recibe a Juan Carlos Bolaños. “Bolaños me explicó su trayectoria y diversas actividades empresariales”, dice Solís.

Julio del 2016: Última reunión de Juan Carlos Bolaños en la Casa Presidencial. Fue recibido por Marvin Carvajal, para “denunciar” restricciones en Aduanas para importar materiales de construcción de China.


 


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/gobierno-intenta-capear-escandalo-del-cemento/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

Pocas personas le dan una verdadera importancia al tema de los alimentos transgénicos y lo que estos implican en las políticas latinoamericanas.

El humanismo de Rodrigo Facio y su concepción de la economía requieren de la intervención del Estado para que las personas puedan realizarse plenamente.

En la actualidad uno de los trending topics alrededor del globo es el cambio climático antropogénico.