País

Gobierno deja nueva canasta básica tributaria con pocas frutas y alternativas para personas con diabetes 

De acuerdo con un análisis de la investigadora de la Escuela de Nutrición de la UCR, Marcela Dumani, las autoridades ampliaron también la cantidad de embutidos que pasarán a pagar un 1% del IVA

El Gobierno de la República dejó la nueva canasta básica tributaria con pocas frutas y alternativas para personas con diabetes e intolerantes al trigo. Así lo señaló a UNIVERSIDAD la investigadora de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Costa Rica (UCR), Marcela Dumani.

De acuerdo con el análisis realizado por Dumani, la nueva canasta básica tributaria incluye solamente 13 frutas que se pueden comer en porción así como 16 vegetales.

Se trata del banano, caimito, guaba, manga, mango, manzana de agua, manzana, marañón, melón, nance, papaya, piña, sandía; mientras que en los vegetales incluye el ayote sazón, ayote tierno, chayote, elote tierno, flor de itabo, lechuga criolla, pepino, pipián, rábano largo, rábano redondo, remolacha, repollo verde, tacaco, tomate, vainica y zanahoria.

“La OMS recomienda, como parte de una dieta saludable, consumir al menos 400 g de frutas y vegetales al día para mejorar la salud general y reducir el riesgo de determinadas enfermedades no transmisibles. De acuerdo con la evidencia nacional, en Costa Rica, en todos los grupos etarios, el consumo de frutas y vegetales es menos de la mitad de esta recomendación”, destacó Dumani.

Costa Rica es un país con una gran diversidad de oferta de frutas y vegetales. Estos alimentos contribuyen a una dieta equilibrada y saludable, pues constituyen importantes fuentes de vitaminas, minerales, fibra, fitoquímicos y antioxidantes.  Los fitoquímicos y vitaminas que se encuentran en las frutas y vegetales se asocian a una disminución en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y otros problemas de salud relacionados con la nutrición”, añadió. 

Pero este no es el único aspecto negativo señalado por Dumani, pues en su criterio, la nueva canasta básica tributaria incluye pocas alternativas para la población que presenta necesidades especiales en relación con su alimentación, como en el caso de la diabetes y de la intolerancia al trigo, entre otras. 

Además, amplía la presencia de embutidos al compararse con la de 2019, lo que resulta negativo al ser alimentos altos en sodio, grasa, preservantes y saborizantes artificiales, y que muchas veces no contienen una cantidad de proteína que realmente los haga ser un aporte esencial a la dieta.

Dumani agregó también que la nueva propuesta firmada ya por el Gobierno no tiene una representatividad de las culturas alimentarias regionales, por lo que por ejemplo, alimentos como la fruta de pan, el maíz pujagua, el palmito, el arracache, la papaya verde, el mondongo, las pianguas y los camarones, que se encuentran presentes en platillos regionales, estarán gravados con el 13% del IVA.

Aspectos positivos

Pero no todo es negativo alrededor de la nueva canasta básica, pues de acuerdo con la investigadora, la propuesta evidencia un cambio sustancial con respecto de la del 2019, al incorporar criterios nutricionales y una metodología con mayores criterios técnicos.

«Se nota el esfuerzo realizado por el Ministerio de Salud para lograr una canasta básica tributaria con presencia de todos los grupos de alimentos y con algunas alternativas para la preparación de comidas más saludables. En la del 2022 se nota, en relación con la del 2019, una mayor presencia de alimentos integrales y de leguminosas, lo cual es favorable porque brinda alternativas para la inclusión de alimentos fuente de fibra, que es importante en la prevención y tratamiento de diabetes, sobrepeso y enfermedades cardiovasculares tan frecuentes en la población costarricense.

Asimismo agregó que la nueva propuesta no tiene presencia de pescados que presenten riesgo de extinción (tiburones, pez vela), y además contiene una mayor presencia de olores y condimentos naturales que en la canasta básica tributaria del 2019, lo cual es positivo al brindar alternativas para que las personas condimenten sus comidas saludablemente y sin necesidad de incluir saborizantes artificiales.

Dumani hizo hincapié también en que en el caso de los grupos de panes, tortillas, repostería y galletas; cereales, arroces, harinas y pastas alimenticias; quesos y leche; aceites, margarinas y otras grasas; existe una adecuada diversidad de alimentos, lo que contribuye a que se pueda llevar a cabo una alimentación variada.

En cuanto a  los grupos de carne de res; carne de cerdo; huevos y carne de pollo; pescado y atún, estos también contribuyen a que se pueda llevar a cabo una alimentación variada, alternando los diferentes alimentos de origen animal, señaló la investigadora.

«En relación con la del 2019, la canasta básica tributaria 2022 incluye más alternativas para la preparación de bebidas, como por ejemplo chan, linaza, tés de hierbas y té negro y algunas semillas como el maní y el ajonjolí», finalizó.

La canasta básica tributaria se construye considerando aspectos como el consumo efectivo primordial del 30% de la población de menores ingresos, de conformidad con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), así como otros criterios relacionados a grupos alimenticios y dietas saludables y balanceadas para la población que forma parte de los tres primeros deciles de consumo.

Los alimentos, artículos y productos contenidos en la lista de la canasta básica tributaria gozan de una tarifa reducida de un 1% por concepto de Impuesto del Valor Agregado (IVA).

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido