Gobierno abre portillo para construcción de carreteras en humedales

Decreto de Minae posibilita autorizar vías de comunicación nuevas cuando se dicte declaratoria de conveniencia nacional.

El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) está facultado para autorizar la construcción de infraestructura pública en humedales.

Así quedó establecido el pasado 10 de agosto, en el Decreto Ejecutivo 39838-Minae, el cual permite que el Sinac “autorice la intervención controlada por parte del Estado y demás entes públicos con competencia en infraestructura pública estatal, en ecosistemas de humedal, en virtud del desarrollo de proyectos de reparación, mantenimiento, construcción o ampliación de infraestructura pública estatal previamente declarados de conveniencia nacional”.

El decreto apunta como requisito para el aval del Sinac que se dicte una declaratoria de conveniencia nacional y que “en forma paralela” se debe tramitar la viabilidad ambiental ante la Secretaría Técnica Nacional del Ambiente (Setena).

Uno de los puntos polémicos es el tema de la restauración o canje de hábitats para reponer de alguna manera el daño realizado a un humedal.

El artículo 5 del decreto especifica que la restauración o la creación de humedales “no pueden reemplazar la destrucción o degradación de humedales naturales. Se debe evitar el canje de hábitats o ecosistemas de alta calidad bajo el concepto de restauración”. Sin embargo, hace una excepción “cuando intervengan intereses públicos debidamente comprobados por los instrumentos respectivos”.

Al respecto, Mauricio Álvarez, presidente de la Federación Conservacionista de Costa Rica (Fecon), sentenció de manera tajante que “es totalmente absurdo que se diga que hay humedales protegidos y no protegidos, porque se supone que todos están protegidos por ley”.

Consideró que ello constituye “la primera inconsistencia del decreto” y agregó que esa pretendida sustitución de un humedal por otro sería “una cuestión bastante subjetiva porque los humedales simplemente no se hacen de la noche a la mañana. Uno no puede secar un humedal y hacerlo en otro sitio”.

UNIVERSIDAD buscó el criterio del ministro de Ambiente, Édgar Gutiérrez Espeleta, y, en vista de que él se encontraba en Ecuador acompañando al presidente Luis Guillermo Solís Rivera, se le enviaron preguntas por escrito.

La oficina de prensa del Minae acusó recibo de las preguntas e informó que se les dio trámite. No obstante, al cierre de edición,  no se contó con las respuestas del funcionario.

“TRES PATINES”

El abogado Álvaro Sagot y el geólogo Allan Astorga presentaron el pasado 6 de setiembre una acción de inconstitucionalidad contra el decreto.

Astorga manifestó que ambos se sorprendieron al percatarse de que el decreto no solo permite el mantenimiento de obras viales ya existentes, sino también construcciones nuevas, lo cual “es todo un cambio en el tema de  la protección”.

El geólogo y catedrático de la UCR aseveró además que el decreto “debe tener nombre y apellido con algún proyecto vial ya en construcción o proyectado, no sé si el canal seco tendría que pasar por zonas de humedales”.

Se refirió con ello a la iniciativa de construir una vía de comunicación que facilite el transporte de mercancías a través del territorio nacional uniendo la costa caribeña con la pacífica.

El mismo cuestionamiento planteó con respecto a la carretera a San Carlos.

“Lo que se dice de obras existentes no es lo relevante, la clave es el énfasis específico en el tema de carreteras nuevas”, añadió.

Astorga añadió que avalar esto “sería justificar la negligencia de las autoridades correspondientes como el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) o el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) en no planificar”.

Calificó ello como una “falta de respeto a la sociedad” y subrayó que los humedales están establecidos en la legislación como equivalentes a áreas silvestres protegidas y no se deben tocar”.

Además, apuntó  que el daño de una obra no se limitaría al ancho de la vía construida, pues el ruido generado durante la construcción y operación afectaría a la vida animal. El geólogo, al igual que Álvarez, también criticó el tema de la restauración o compensación del humedal afectado.

“Todos los humedales -declarados o no- tienen protección de área protegida, no se puede decir que se compensa un humedal por otro… los animales no van a leer un rótulo que les diga que vayan al otro humedal”. Añadió que ello entraña una mentalidad “tipo Tres Patines: présteme plata para pagarle lo que le debo”.

“DESHUESADERO DE HUMEDALES”

El ecologista Álvarez llamó la atención a que durante la administración Solís Rivera “el tema de infraestructura se ha consolidado en detrimento del ambiente”.

Recordó un proyecto de ley que el Poder Ejecutivo presentó ante la Asamblea Legislativa, y que posteriormente retiró, el cual buscó abrir la posibilidad de construcción de carreteras en parques nacionales.

“Para la ruta 27, rompieron un humedal. Para la ruta de San Carlos, rompieron tres humedales, que se sepa. Para APM Terminals, rompieron otro humedal”, lamentó.

También citó el caso de la ruta 257, que da acceso a la Terminal de Contenedores de Moín y para cuya construcción -según dijo-,  se requería de una ley especial, porque implicaba al humedal Cariari, un área protegida por decreto.

“Cualquiera de los proyectos nuevos es muy probable que pasen por humedal, la misma ruta 32, dependiendo del diseño final, implicará romper un humedal”, agregó y señaló que iniciativas como el decreto 39838-MINAE pueden ser un intento por “curarse en salud”.

Al respecto, coincidió con Astorga en llamar la atención a la iniciativa de construir un canal seco, el cual “tendría que atravesar, en el diseño que he visto, el mismo humedal Cariari”.

“Si van a construir un muelle, como dicen, en Parismina, para el canal seco, toda esa zona está repleta de humedales. Para toda la salida de esa carretera tienen que hacer un deshuesadero de humedales”, sentenció.



El valor de los humedales

Los humedales son áreas en tierra firme cubiertas de agua, por lo que proporcionan espacios particulares de desarrollo biológico y constituyen ecosistemas valiosos.

En 1971, el reconocimiento internacional de la necesidad de preservarlos adecuadamente llevó a países y organizaciones a firmar la Convención sobre los Humedales Ramsar, firmada en la ciudad iraní del mismo nombre.

Según el sitio oficial de la Convención, los humedales son “indispensables” para la vida humana debido a los servicios ecosistémicos que brindan, como el suministro de agua, alimentos o materiales de construcción, así como la biodiversidad, control de crecidas, recarga de aguas subterráneas y mitigación del cambio climático.

Sin embargo, “un estudio tras otro demuestra que la superficie y la calidad de los humedales siguen disminuyendo en la mayoría de regiones del mundo”.

La acción de inconstitucionalidad presentada por Sagot y Astorga apunta, entre otras cosas, que los humedales sirven de nicho ecológico a cantidad de animales como insectos, arácnidos, reptiles, anfibios, mamíferos y aves, las cuales pueden ser autóctonas o migratorias.

“En el caso de las aves migratorias los humedales juegan un papel vital, como sitios de descanso y fuente de alimentación”, apunta el texto.

Otro aspecto sobre la importancia biológica destacado en la acción de inconstitucionalidad es la retención de carbono que realizan los humedales.

Desde el punto de vista biológico, se explica que ese carbono en concentración favorece el desarrollo de organismos. Por otra parte, geológicamente los humedales son sitios cuyas condiciones naturales favorecen la acumulación de sedimentos.

Esa sedimentación a lo largo del tiempo incluye a los organismos o animales que mueren en el humedal y se da en capas sucesivas de material rico en materia orgánica, con lo cual el carbono no se libera a la atmósfera.

“Los humedales conforman un eficiente sistema de acumulación del carbono, contribuyendo con solo su simple existencia a la lucha contra el Cambio Climático”, destacaron Astorga y Sagot en la acción de inconstitucionalidad.



 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments