País Fotoreportaje

Mujeres marcharon contra la violencia y la impunidad en Limón y San José

Las movilizaciones surgieron como respuesta a la escalada de violencia que desde hace meses han denunciado las activistas de Puerto Viejo y que se evidenció en todos los medios de comunicación la semana anterior, cuando trascendió la violación múltiple de una turista en la localidad.

Cientos de mujeres, estudiantes, trabajadoras, activistas, turistas, nacionales y extranjeras, se tomaron las calles de San José y Puerto Viejo de Talamanca, este jueves 13 de enero para exigir el fin de la violencia sexual y de género, de la impunidad de estos crímenes y de las prácticas machistas de las autoridades, que la provocan.

Las movilizaciones surgieron como respuesta a la escalada de violencia sexual que desde hace meses han denunciado las activistas limonenses y que se evidenció en todos los medios de comunicación la semana anterior, cuando trascendió la violación múltiple de una turista danesa en la playa de la localidad.

Blanca Arroyo, una vecina de Grecia de 59 años, participó en la movilización en San José para pedir que «el gobierno haga algo, que la policía haga algo, que aprueben leyes que realmente castiguen a los violadores».

«Ya no queremos que las mujeres anden con miedo. Yo tengo nietas e hijas, yo quiero que ellas puedan salir de noche a la hora que quieran, seguras, que si se quieren tomar unos tragos o los que quieran, si quieren vestirse con ropa de fiesta, ropa escotada, lo que ellas quieran, puedan hacerlo sin miedo», dijo.

Maitén Moore Arenas, joven activista talamanqueña que se unió a la movilización en San José indicó que en la comunidad las mujeres se cuidan entre sí, porque las autoridades las han abandonado. «A mí me cuidan mis amigas, porque la policía no nos cuida. ¿Dónde está la policía? Eso queremos saber».

La joven relató que sus amigas de Puerto Viejo se estaban manifestando en el mismo momento «porque están hartas también de no poder salir, no poder ni siquiera a las 4 de la tarde salir porque nos pueden violar. No podemos disfrutar nuestra vida, quieren dejarnos encerradas en la casa para que no nos pase nada. No queremos eso».

Alhana Chavarría, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica, comentó que participaron muchísimas organizaciones de mujeres, con representación de diversas comunidades. «Las mujeres vienen con esta furia y este coraje por toda la injusticia que hay en las investigaciones, en el accionar policial y judicial sobre los casos de violaciones; la inseguridad que vivimos las mujeres en las zonas urbanas y rurales».

Chavarría agregó que aún frente a una denuncia gravísima como la que generó estas protestas, las instituciones siguen sin respaldar a las mujeres. «No nos protegen y se siguen defendiendo a los violadores, porque no hacen justicia.  No tenemos apoyo y nos reciben con las puertas cerradas», dijo la activista cuando la movilización se aproximaba al Poder Judicial.

Francela, otra de las manifestantes, dijo que se acercó a protestar porque su propio abusador sigue libre y «nadie hace nada».

«Yo estoy luchando por las mujeres que estamos y por las que ya no están. Estamos pidiendo un cambio en este gobierno y en las instituciones. Además en las familias, en las mamás de las víctimas, para que las apoyen, las cosas tienen que cambiar», dijo la joven.

Jhonn Vega, del Partido de los Trabajadores (y único candidato presidencial que acompañó la marcha) indicó que participó para solidarizarse con la lucha de las mujeres. «Estamos acá para reivindicar el derecho de las mujeres a protestar, a defender sus vidas y denunciar el desprecio que este gobierno ha tenido, en los hechos, por garantizar recursos y condiciones para que se preserve en la vida de las mujeres, para que también hayan condiciones dignas de existencia, de empleo, de cuido que hoy no están garantizadas».

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido