Frente Amplio propone reducir en un 40% el costo de las campañas de 2022 y 2024

José María Villalta presentó un proyecto de ley con el que estima reducir en ¢30.000 millones el monto que pagará el Estado por ambos procesos.

El diputado del Frente Amplio, José María Villalta, presentó un proyecto de ley con el que buscará reducir en un poco más del 40% el monto que deberá destinar el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) a los partidos políticos para las campañas electorales de 2022 (nacionales) y 2024 (municipales).

La iniciativa —que se tramitará bajo el expediente 20.821— propone disminuir el monto como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), que actualmente es del 0,19% y el buscaría reducirse al 0,11% para ambos periodos.

El diputado frenteamplista defendió su proyecto y aseguró que no supondría mayor inconveniente para la normalidad de las elecciones, pues “los procesos anteriores han demostrado que un 0,11% del PIB es más que suficiente para financiar campañas políticas”.

Así mismo, comentó que si bien consideran que la mejor medida sería realizar un cambio permanente en la Constitución, lo cierto es que con “la complejidad que implica” y considerando que “el tiempo promedio de aprobación de una ley son 2 años”, lo más adecuado era pensar primero en una ley y no en una reforma constitucional.

El Frente Amplio informó que —tomando como referencia las estimaciones del PIB para 2019— el proyecto representaría un ahorro de ¢30.000 millones, una pequeña porción en relación con el déficit fiscal del país, pero que ayudaría a reducirlo aunque sea en términos muy pequeños. En 2017, el desequilibrio financiero superó los ¢2 billones, por lo que ¢30.000 millones representa apenas un 1,4% del monto acumulado.

Según indicó Villalta, esta será sólo una de las medidas que el Frente Amplio espera impulsar en el campo electoral, donde además quieren “garantizar franjas en canales que utilizan frecuencias de nuestro espectro radioeléctrico para que todos los partidos tengan espacios en medios masivos para llevar su mensaje al electorado”.

Ya a finales del año pasado se impulsaron medidas similares para reducir la deuda política de las elecciones de 2018 en un 50% y redireccionar los recursos a la atención de la tormenta tropical Nate; sin embargo, la idea no prosperó por no tener sustento en un proyecto concreto.

En aquel entonces, se intentó realizar la reducción vía presupuesto de la República, algo que un grupo mayoritario de diputados evitó ante la recomendación del TSE. Sólo en las elecciones de este 2018 se invirtieron poco más de ¢25.000 millones, cifra que crecerá en igual proporción en que lo haga la producción estimada.

0 comments