País

FMI dio cinco minutos a cada grupo social para opinar sobre negociación de préstamo

Organismo internacional escuchó, de forma virtual, la posición de diferentes agrupaciones sobre la situación del país, pero sin dar opiniones ni dialogar con los participantes, denuncian dirigentes

Con un «barrido» de cinco minutos por cada posición, el Fondo Monetario Internacional (FMI) sintetizó las opiniones y descontentos de diversos grupos sociales sobre el préstamo que negocia con el Poder Ejecutivo.

Para el secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), Albino Vargas, el espacio fue muy reducido ante la necesidad que se tenía de expresar la desconfianza en el proceso. 

«Solo tuvimos cinco minutos y se nos quedó mucho por manifestar. Hay una gran sensación de desconfianza sobre lo que el presidente está negociando, con una única visión de la sociedad. Lamentamos que el espacio sea solo de una hora pero les rogamos al FMI que consideren ampliar el diálogo en próximas sesiones», dijo.

Por su parte, el presidente de la Confederación Nacional de Asociaciones de Desarrollo (Conadeco), Daniel Quesada, confirmó el poco tiempo individual para exponer las ideas y explicó que en la dinámica no existió diálogo entre las partes.

«Nos dieron cinco minutos aproximadamente para poder intervenir. El Fondo nada más nos escuchó, tomaron nota de las sugerencias y dijeron que seguirían acompañándonos si se daba la negociación. No hubo reacción a lo presentado, fue más como un espacio para quejarse», indicó.

Críticas a Gobierno

En sus intervenciones, los participantes dejaron de manifiesto su descontento con el actuar del Gobierno. Quesada dijo que en su intervención recalcó el rechazo al empréstito y la desconfianza en Casa Presidencial.

«Nosotros puntualmente señalamos que no sentimos confianza en el Gobierno, en sus datos, en que no ha hecho los estudios consensuados porque hay opiniones muy calificadas de economistas que dicen que no requerimos de una negociación», señaló.

El presidente de Conadeco también expuso la necesidad de un abordaje más social de las propuestas del Ejecutivo, el cual ha quedado relegado en los recientes proyectos.

«Se ha tenido una agenda muy economicista, en el Parlamento no han habido proyectos sociales, de desarrollo local, políticas públicas, superación de la pobreza o de atender los sectores más golpeados por la pandemia.  El Gobierno no ha querido negociar, que no ha escuchado a los sectores sociales, que les cogió tarde para el llamado al diálogo y que no se quiso conversar ahí si era conveniente esta negociación», aseguró.

Por su parte, la economista Ana Rosa Ruiz considera que el encuentro permitió dejar de manifiesto la visión social ante el posible préstamo y el manejo que ha hecho el Ejecutivo del tema.

«Es importante que vean que es una propuesta que no está reflejando las demandas que muchos sectores hemos venido planteando. El Gobierno mantiene la posición que desde el inicio han tenido, de debilitamiento de la estructura del Estado, lo cual tiene un efecto muy significativo en las capacidades de este país para salir adelante y enfrentar una reactivación económica y profundizan la desigualdad, porque su objetivo de inclusión no se refleja en su propuesta», explicó.

Ruiz calificó como «positivo» el encuentro, especialmente por la necesidad de que el FMI tenga un panorama amplio de lo que sucede en el país.

«Es una buena señal porque los sectores hemos trabajado muchas propuestas entonces el que estén conversando con los diferentes sectores me parece que por lo menos es una señal de que van a analizar con profundidad lo que el Gobierno está presentando y más cuando ya se escuchan negativas de algunas de las propuestas, por lo que el espacio es propicio para la coyuntura que estamos atravesando», consideró.

Ir al contenido